divendres, 30 de setembre de 2016

El asalto definitivo del clan de la corrupta Susana

Detrás de la maniobra precipitada en los últimos días para relevar a Pedro Sánchez al frente del PSOE hay una concienzuda operación urdida desde hace meses por Susana Díaz y su reducido pero incondicional equipo de confianza, que ha visto en ésta la oportunidad definitiva después de varios frustrantes amagos. El objetivo de la secretaria general del PSOE-A no ha variado en este tiempo, pero su hoja de ruta se ha tenido que adaptar a las circunstancias, la más inesperada de ellas, la de encontrarse con un Pedro Sánchez rocoso que le ha obligado a exponerse mucho más de lo que Díaz hubiera querido.

«Primero, España, y después, el partido». Lo repitió ayer Susana Díaz ante el Comité Director del PSOE-A, lo cual sólo puede interpretarse como su disposición a permitir que gobierne Mariano Rajoy. En primer lugar, porque en sus planes no está presentarse a ningunas elecciones en diciembre y, en segundo lugar, porque después de la sangría interna de las últimas jornadas, casi todos en el PSOE piensan que ir a una contienda electoral en esta situación es un suicidio colectivo. Pero no será ella la que asuma el coste político de esa decisión, sin duda antipática a los ojos de la militancia, sino que lo hará la comisión gestora que asuma la gestión del partido si finalmente el enfrentamiento con Pedro Sánchez no acaba en enrocamiento. Y con ella, llegarán a Ferraz los andaluces de Susana.

Javier Fernández, el traidor designado

Más allá de las citas obligadas (Felipe González, Zapatero...), Susana Díaz tuvo ayer unas especiales palabras de reconocimiento para Javier Fernández, presidente de Asturias y, según todas las quinielas, candidato de los críticos a presidir esa comisión gestora. Susana Díaz tendrá así a una persona de su confianza para diseñar un congreso interno a su medida, en el que necesariamente habrá primarias, como marcan los estatutos. No es ninguna obviedad. Uno de los objetivos de Díaz era evitar someter su liderazgo a la consulta de las bases. El modelo tradicional de congreso por delegados se ajusta mejor a sus habilidades. Sin embargo, se ha visto obligada a asumir el modelo defendido por Sánchez para desarticular su discurso como defensor de dar voz a los militantes frente a las refriegas palaciegas.

Si Díaz gana el pulso de mañana, habrá primarias, pero no de forma precipitada, como pretende Pedro Sánchez, sino después de que el partido y todos los resortes de la organización estén bajo su control, aunque sea por persona interpuesta. Una vez al frente de la Secretaría General, probablemente en la próxima primavera, Susana Díaz tampoco dejaría la Presidencia de la Junta. Ella sabe que el aparato institucional que tiene a su disposición en el Gobierno andaluz es una herramienta de confrontación de primer orden para liderar la oposición a un Mariano Rajoy que navegaría en las aguas procelosas de un Gobierno sin mayoría absoluta. Además, Susana Díaz no es diputada en el Congreso. Por tanto, su liderazgo tendría que tener suficientes resortes fuera de la Carrera de San Jerónimo como para compensar ese hándicap. Compatibilizar la Secretaría General del PSOE y la Presidencia de la Junta no será un problema a corto plazo, siempre que la lealtad que Ciudadanos viene demostrando a su pacto con el PSOE en Andalucía no acabe saltando por los aires.

Máximo Díaz Cano, enchufado por Griñán


Detrás de toda la operación diseñada para el asalto a Ferraz por parte del PSOE andaluz se encuentra un manchego de La Solana (Ciudad Real), Máximo Díaz Cano, quien habría sido el artífice del diseño pormenorizado del itinerario a seguir. Llegó al Gobierno andaluz de la mano de José Antonio Griñán, aunque antes había sido colaborador (ocupó diferentes cargos en su Gobierno) de José Bono, precisamente en los tiempos en los que éste intentó hacerse con el liderazgo del PSOE en el congreso que ganó José Luis Rodríguez Zapatero. Quienes desconfían de la enorme influencia que ejerce sobre Susana Díaz recuerdan que también fue director del equipo de campaña de Carme Chacón en su intento fallido de hacerse con el partido frente a Rubalcaba. Ésta podría ser su tercera derrota o, por contra, la ocasión para sacarse la espinita por las dos anteriores. Está llamado a ocupar un puesto relevante en el nuevo PSOE de Susana Díaz.Antonio PradasEra el hombre de Susana Díaz en la Ejecutiva de Pedro Sánchez y el encargado de ponerle cara y voz a sus adversarios en las horas críticas. Ex alcalde del pueblo sevillano de El Rubio entre 1995 y 2004, fue quien entregó en el registro de Ferraz las 17 firmas con las correspondientes renuncias para forzar la dimisión del secretario general.

Verónica Pérez, el ladrido de su ama

Para España entera, Verónica Pérez, presidenta del Comité Federal que mañana dirimirá la crisis, ha sido la gran revelación de esta crisis por su intervención de ayer. Pero quienes siguen a Susana Díaz en Andalucía están acostumbrados a verla a su sombra. Es la secretaria general del PSOE de Sevilla, que durante años ha sido la mejor escuela para las contiendas orgánicas fratricidas. Algunos la ven ya como sucesora de Susana Díaz al frente del PSOE andaluz y su intervención a las puertas de Ferraz -«la única autoridad del PSOE soy yo»- habría sido una eficacísima carta de presentación, informa El Mundo.

Susana y familia: la buena vida de quien vive robando

Sigue aumentando la lista de familiares de la presidenta de la Junta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, que se han beneficiado de las subvenciones para cursos de formación concedidas por el Gobierno andaluz, que ahora están bajo sospecha, con una docena de juzgados en toda Andalucía examinándolas y con una comisión de investigación abierta en el Parlamento para depurar responsabilidades políticas por este escándalo.Al listado que encabezan José María Moriche Ibáñez, marido de la presidenta de la Junta, y Felipe Gallardo Álvarez, pareja de Rocío Díaz Pacheco -de los que viene informando EL MUNDO- se une otra cuñada más de la presidenta andaluza, Anaís García Eicher, que es pareja de Francisco Javier Moriche Ibáñez, hermano del marido de Susana Díaz.

El marido y los dos cuñados de la presidenta del Gobierno andaluz fueron trabajadores del ente de UGT encargado de impartir la formación subvencionada, el Instituto de Formación y Estudios Sociales (Ifes). Nóminas y gastos de viajes de los tres familiares de Susana Díaz se cargaron a ayudas concedidas por la Junta a UGT, según pudo confirmar este diario. Casualmente, los nombres de los tres figuran en la misma página [documento reproducido en la parte superior de esta página] del listado de gastos de viajes presentado por el sindicato a la Administración andaluza para justificar la subvención para cursos 98/2008/J/0244, en virtud de la cual el Consejo de Gobierno presidido entonces por Manuel Chaves aprobó conceder 14 millones de euros a UGT el 29 de julio de 2008.Precisamente esta subvención 98/2008/J/0244 es ahora objeto de un expediente de reintegro, ya que el Gobierno andaluz solicita a UGT que devuelva 12.419.266,60 euros de los 14 millones concedidos. La reclamación todavía no es firme.

Entre las irregularidades detectadas por la Administración, destaca que se hicieran pasar por docentes a empleados del Ifes de UGT que no lo eran. En esa situación está, por ejemplo, el marido de la presidenta que, pese a estar contratado como auxiliar administrativo, figura como «tutor, evaluador y preparador» de cursos de informática, diseño web y multimedia, técnico de sonido, infografista de medios audiovisuales, vigilante de seguridad, diseño aeronáutico y azafata auxiliar de congresos, entre otros. Las nóminas de Moriche se cargaron al menos a 102 cursos distintos correspondientes a tres subvenciones concedidas por la Junta a UGT-A entre 2008 y 2010 que suman 25.008.656,75 euros.

Anaís García Eicher estuvo contratada como auxiliar administrativo del Ifes de UGT al menos en los años 2009, 2010 y 2011. Durante ese periodo, coincidió con el marido y el cuñado de Susana Díaz. El marido de la presidenta andaluza permaneció casi una década vinculado laboralmente a UGT. Estuvo, primero, un año contratado por el sindicato y, después, durante ocho años más por el Ifes, hasta que su esposa fue nombrada consejera de Presidencia en 2012 por el entonces presidente del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán.

Durante su comparecencia ante la comisión de investigación del Parlamento sobre el presunto fraude de la formación el 31 de mayo, Susana Díaz zanjó con un «me he casado con un tieso» las preguntas sobre su marido, al insistir en que las nóminas de su esposo oscilaban entre los 700 y los 1.200 euros.El nombre de la segunda cuñada de Díaz que se benefició de los cursos también figura en uno de los expedientes clave del presunto fraude de la formación, el 98/2009/J/217, por el que UGT recibió 8 millones de euros de la Junta.En ese expediente, Anaís García aparece como trabajadora del Ifes, al igual que su cuñado José María Moriche. Es una subvención clave porque, como han alertado la Fiscalía Superior y la Cámara de Cuentas, la Junta podría estar dejando prescribir un expediente de reintegro iniciado administrativamente en mayo de 2012. Además, incluye presuntas facturas falsas. Las primeras revelaciones de El Mundo sobre los desmanes contables de UGT aludían expresamente al expediente 98/2009/J/217 donde sale a relucir el nombre de la cuñada y el esposo de la presidenta de la Junta.

PP, Podemos e IU acusan a Susana Díaz de complicidad en el fraude andaluz


Todos los partidos de la oposición, excepto Ciudadanos que apoya al Gobierno andaluz del PSOE, han señalado este lunes a la presidenta Susana Díaz como una de las máximas responsables políticas del fraude de ayudas públicas para cursos de formación a parados. Podemos e IU la acusan de “negligencia” por haber paralizado las ayudas cuando saltó el escándalo en los juzgados, privando de formación para el empleo al millón de parados andaluces. Los populares van más allá y denuncian que Díaz maniobró para perjudicar la investigación parlamentaria sobre el caso y colaboró en el “caos” administrativo que hizo posible el supuesto fraude. Así consta en los escritos que PP, Podemos e IU han registrado este lunes en el Parlamento andaluz, como parte de sus conclusiones en la comisión parlamentaria que investiga el supuesto fraude.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada