dijous, 22 de setembre de 2016

"Estado de emergencia" en Charlotte tras otra noche de disturbios raciales

Charlotte, capital de Carolina del Norte, se halla en “estado de emergencia”, tras una segunda noche de disturbios raciales por la muerte el pasado martes de un ciudadano afroamericano indefenso y desarmado a manos de la policía. Durante las protestas, un hombre ha resultado herido de bala y su estado es crítico. La policía asegura que no realizó ese disparo. Tras declarar el estado de emergencia, el gobernador de Carolina del Norte ha ordenado el despliegue de la Guardia Nacional en la ciudad.

Charlotte tiene más de 800.000 habitantes y el 35% de su población es negra. Esta comunidad esta indignada por lo ocurrido que califican como un caso más de violencia racial por parte de las fuerzas del orden. El fallecido, un padre de familia de cuarenta y tres años, se encontraba dentro de su vehículo cuando fue abordado por unos agentes que buscaban a un sospechoso. Su familia asegura que estaba leyendo un libro mientras esperaba que su hijo saliera del colegio. La policía asegura que tenía una pistola en sus manos.

Las protestas de Charlotte estallaron el martes después que un agente de policía matase al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años, en el aparcamiento de un edificio de apartamentos. Según la policía, Scott iba armado -en Carolina del Norte llevar armas es legal- y suponía una "amenaza de muerte inminente" para los agentes, un relato que familiares y testigos rechazan. Estos aseguran que Scott estaba leyendo un libro mientras esperaba a su hijo.

En rueda de prensa, la alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, ha hecho una llamada a la calma y ha prometido total transparencia en la investigación de lo sucedido. A su lado, el jefe de la policía de Charlotte, Kerr Putney, ha insistido en que "la historia es muy diferente de la que se ha contado en las redes sociales" y ha asegurado que los agentes pidieron a Scott que arrojase el arma con la que salió de un vehículo. El jefe policial aseveró que en el lugar del incidente se encontró un arma cerca del cuerpo de la víctima y no un libro que supuestamente leía mientras esperaba que su hijo regresase de la escuela, tal como han manifestado sus familiares. Todo el suceso quedó registrado en vídeo gracias a la cámara que llevaba uno de los agentes implicados, pero las autoridades se han mostrado reticentes de momento a hacerlo público.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hablado con la alcaldesa Roberts para abordar la problemática y también con el alcalde de Tulsa (Oklahoma), Dewey Bartlett, ciudad que vive su particular incendio después de que la policía matase el pasado viernes al afroamericano Terence Crutcher, que iba desarmado y al que se le había averiado el vehículo. En este caso, un vídeo demuestra que Crutcher iba desarmado cuando la agente Betty Shelby le disparó.

En referencia a los sucesos en Charlotte y Tulsa, la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha subrayado que la muerte de afroamericanos a manos de policías "comienza a ser intolerable", mientras que su rival republicano, Donald Trump, ha calificado los hechos de "trágicos" y ha abogado por hacer de Estados Unidos un país "nuevamente seguro". En lo que va de año, la policía en Estados Unidos ha matado a 706 personas, 173 de las cuales afroamericanos, de acuerdo con datos del diario 'The Washington Post'.

Policía de EEUU asesina a un sordomudo desarmado

En un caso ya nada extraño, la Policía estadounidense asesinó a un conductor sordomudo en el noreste de Charlotte, Carolina del Norte (sureste). Según informó el lunes rotativo estadounidense New York Daily News, un agente intentó detener a Daniel Harris (foto) por exceso de velocidad, pero el hombre de 29 años, que se comunicaba a través del lenguaje de señas, no paró el coche.

Leyes liberticidas y racistas en los EE.UU.: ¿Congeladas o en marcha?

Desde hoy Agencia Sirius/Sírius Notícies colabora con Michel Collon Investig'Action, un honor que esperamos defender con el respeto que nos merece ese grupo de gente tan amplio como silencioso que lucha por la verdad, la justicia, la igualdad y el socialismo para todos los pueblos y naciones. La Alianza Negra para una Inmigración Justa (en inglés BAJI) es una organización de defensa de la justicia racial y los derechos de los inmigrantes negros y los nacionales norteamericanos afroamericanos. La BAJI fue creada en 2006 a raíz de las escandalosas propuestas legislativas estatales y nacionales sobre inmigración, con el fin de movilizar a los ciudadanos negros de Estados Unidos y obtener su apoyo al movimiento por los derechos de los inmigrantes.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada