dissabte, 24 de setembre de 2016

Las muertes en el trabajo aumentan un 17,6% por la precariedad laboral

Tarde o temprano, la precariedad que domina el mercado laboral tenía que pasar factura en algún momento a la salud de los trabajadores. Y ese momento ha llegado ya. Los accidentes laborales se han desbordado durante el 2016, especialmente los relacionados con el estrés de los empleados en un contexto de aumento de la exigencia por parte de las empresas con una mayor carga de trabajo. En el conjunto de España, las muertes de trabajadores en accidentes laborales alcanzaron las 360 tras subir un 17,6% de forma global si se cuentan también los fallecidos durante los desplazamientos hasta o desde la empresa, que aumentaron un 36%. Estas cifras comparativas no incluyen, para evitar el efecto distorsionador, las 31 víctimas mortales contabilizadas como accidentes laborales registradas en el siniestro de Germanwings ocurrido en marzo del año pasado. Si se tuvieran en cuenta las muertes en el accidente aéreo, el número de fallecidos durante la jornada laboral bajarían un 13%.

En Catalunya, la cifra de fallecimientos en el trabajo aumentó el 76% al pasar de 17 a 30 de enero a junio sin tener en cuenta las víctimas del accidente del avión de Germanwings. El recuento de muertos de origen laboral sigue aumentando y alcanzó los 36 hasta julio, según las estadísticas del Ministerio de Empleo. El último siniestro mortal se produjo el pasado martes al quedar sepultado un operario bajo bobinas de cable de gran tamaño en una empresa en Sant Fruitós de Bages. La cifra total de accidentes laborales se incrementó un 6,7% en el conjunto de España y llegó a los 320.721. Además, los siniestros 'in itinere', en desplazamientos al centro de trabajo, subieron un 7,8% y sumaron 43.350.

El análisis más detallado de las causas de la media de 1,7 empleados fallecidos al día durante la jornada o en desplazamientos muestra un incremento del 17% de las muertes debidas a infartos o derrames cerebrales atribuidos al trabajo. En los siete primeros meses del ejercicio, esa fue la causa de 136 fallecimientos durante la jornada laboral y de siete accidentes 'in itinere'. Los accidentes de tráfico también subieron un 30% como causa de muerte de trabajadores que se desplazan durante su jornada laboral, como los transportistas o repartidores. En cambio, las causas clásicas de accidentes laborales, como los atrapamientos, amputaciones y caídas, van a la baja.

Otro síntoma de los cambios que se están produciendo en la siniestralidad laboral se puede apreciar en la lista de los sectores en los que aumentan más los accidentes. La clasificación está encabezada por hostelería, con un incremento de los accidentes del 14%, seguida de actividades administrativas y servicios auxiliares, la industria manufacturera y la construcción.

Los primeros en dar la señal de alarma fueron los sindicatos. En abril pasado, una delegación de CCOO y UGT encabezada por Ignacio Fernández Toxo y Josep Maria Álvarez, registraron en el Congreso una propuesta de creación de una comisión parlamentaria con el fin de frenar el empeoramiento de la salud laboral. "El Congreso debe retomar esta problemática una vez se celebren las elecciones generales, empezar a analizar de manera permanente este problema y tomar medidas, o los accidentes de trabajo continuarán creciendo", advertían los sindicatos en un documento titulado explícitamente 'La reforma laboral mata'.

La relación causa-efecto entre la precariedad laboral y los accidentes es matemática, según los sindicatos. "Los trabajadores enferman más ahora y tienen más posibilidades de sufrir un accidente debido a los efectos de tener que soportar una carga de trabajo más alta con plantillas muy justas o insuficientes", indica Loly Fernández, responsable de salud laboral de CCOO de Catalunya. Un estudio llevado a cabo por CCOO en varias empresas llega a la conclusión de que los trabajadores que han sufrido ajustes de plantilla tienen entre un 40% y un 50% más de posibilidades de empeorar factores que impactan en la salud, y un 15% más de probabilidad de sufrir dolencias atribuidas a riesgos psicosociales.

La Administración también ha empezado a tomar conciencia de la magnitud del problema. El secretario general de Treball, Josep Ginesta, cita entre las causas del aumento de la siniestralidad laboral la intensificación del ritmo de trabajo, el impacto de la temporalidad por la falta de experiencia de los empleados, el deterioro de la prevención en las empresas y un incremento de los desplazamientos ligado al auge del empleo a tiempo parcial, informa El Periódico.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada