diumenge, 25 de setembre de 2016

Los millonarios chinos salen al rescate de la banca europea

Prácticamente desde comienzos de año el sector bancario europeo se ha visto acosado por rumores sobre su capacidad de salir adelante. Con la losa de una morosidad fuera de control y un negocio de escasa rentabilidad por las políticas de tipos bajos, pocos son los que apuestan por invertir en la banca, pero en los últimos meses ha surgido una excepción sorprendente: los millonarios chinos. Sólo en los últimos dos meses, las grandes fortunas chinas han invertido casi 14.000 millones de dólares en la banca europea, a través de la compra de CoCos.

En los últimos dos meses, las grandes fortunas chinas han inyectado la nada despreciable cifra de 14.000 millones de dólares en la banca europea, según publica Afr.com, que añade que la debilidad del yuan está llevando a estos inversores a buscar una diversificación de sus inversiones, una oportunidad que no están dejando pasar los bancos del Viejo Continente. Desde el 1 de agosto, hasta siete entidades han abierto sus libros de pedidos para la colocación de sus emisiones bonos, especialmente los denominados AT1 o CoCos que cuentan como capital para Basilea III, por valor de 11.900 millones de dólares.Barclays, Royal Bank of Scotland, Standard Chartered y UBS están entre los bancos que han emitido títulos de este tipo.

Adicionalmente, el británico HSBC colocó otros 2.000 millones de dólares en títulos en Taiwán. En los siete meses anteriores del año, apenas tres emisiones se habían abierto en Asia. “Los inversores asiáticos tienden a estar más hambrientos de rentabilidades y dispuestos a tomar riesgos más altos”, señala a la agencia Ben Sy, director renta fija, divisas y materias primas en la división de banca privada de JP Morgan en Hong Kong. Quizás por ello, las recientes dudas sobre el sector financiero europeo no sólo no han espantado a estos inversores acaudalados, sino todo lo contrario.

Los CoCos vendidos por emisores europeos en 2016 pagan un cupón promedio del 6,6%, en comparación del 3,9% de sus homólogos asiáticos, según muestran los datos. Estos títulos son híbridos con características de deuda (se paga un interés al inversor) y de capital. La principal característica de este tipo de emisiones es que pueden llegar a convertirse en acciones, si se dan determinadas condiciones incluidas en el folleto de emisión. En principio nacieron como un pilar fundamental del régimen normativo elaborado para fortalecer los niveles de capital de los bancos y evitar que los contribuyentes pagaran los rescates de la banca en nuevas crisis, informa El Boletín.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada