diumenge, 25 de setembre de 2016

Victoria contundente de Corbyn con el 61,8% y fortalece su mandato frente a la derecha neoliberal

El líder del principal y opositor Partido Laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, ha sido reelegido con amplia ventaja del 61,8%, tras una contienda que "altos miembros del partido" catalogaron de rencorosa y traumática, tras ser batidos rotundamente por la mayoría de las bases, ajenas al neoliberalismo de los "hijos de Blair" que forman el aparato infiltrado de derechas en el partido laborista británico y que ha sido completamente derrotado y puesto en evidencia por los militantes. El partido ha estado bloqueado por peleas internas desde que Corbyn, un izquierdista de la vieja guardia laborista con una larga tradición de lucha, asumió el liderazgo pero con todo el aparato de enchufados por los viejos dirigentes de "la tercera via" -un eufemismo para camuflar las políticas imperialistas y criminales de Tony Blair y demás "socialistas" europeos-, en contra.

Aunque Corbyn tiene amplio apoyo entre los miembros del partido a nivel nacional, varios de sus colegas parlamentarios han intentado forzar su salida porque ven peligrar sus actuales privilegios si Corbyn, como es de esperar, se envuelve de una nueva candidatura realmente de izquierdas y en la tradición del laborismo masacrado por Blair. El desafío a su liderazgo lo encabezó Owen Smith, un parlamentario de Gales con vínculos conocidos con las grandes corporaciones multinacionales, que había formado parte del equipo de trabajo de Jeremy Corbyn como una rémora y un torpedo a su linea de flotación, que ha salido desviado y que ahora puede dar de lleno al aparato burocrático del partido y desmantelarlo.

Después del referendum que decidió la salida de Reino Unido de la Unión Europea, Owen Smith criticó el poco empeño de Corbyn por evitar el Brexit y lanzó el desafío para desbancarlo. Pero no pudo competir con las grandes multitudes que acompañan a Corbyn en sus congregaciones políticas ni ganarse el apoyo de los líderes sindicales. El resultado dinamitó la propaganda de los medios y las profecías de sus "analistas" -volcados por Owen y siempre críticos hasta la demagogia con Corbyn- y Corbyn ha ganado por un margen de 61,8%, por lo que sale más fortalecido que antes, con un claro mandato, comentó el analista político de la BBC, Norman Smith.

Los parlamentarios laboristas opositores de Corbyn tendrán ahora que reconsiderar su postura y, si tienen alguna decencia, dimitir en bloque. Corbyn, por su parte, se declaró "honrado" por su reelección y prometió trabajar para unir un partido dividido tras meses de tensiones internas. Se vaticina que el líder laborista concentrará sus esfuerzos en un plan para derrotar al gobernante Partido Conservador en las próximas elecciones generales.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada