dissabte, 1 d’octubre de 2016

El enfrentamiento entre críticos y Ejecutiva impide el inicio del Comité Federal

Tensión en la calle, tensión en los despachos. El PSOE es una caldera en ebullición que no es capaz de acordar ni cómo votar en el Comité Federal ni su orden del día. El choque de legitimidades es tal que los críticos no reconocen a la actual Ejecutiva Federal en funciones, pero la todavía dirección de Ferraz cree que los Estatutos le dan la razón y han acudido en calidad de máximos dirigentes del partido. Eso es lo que se está discutiendo en estos momentos en la sede socialista, donde se ha hecho un receso de 40 minutos para intentar llegar a un acuerdo. El sector crítico quiere que los miembros de la actual dirección en funciones no voten en el Comité Federal, al igual que los 15 miembros que dimitieron el miércoles. Este sector crítico entiende que la Ejecutiva está disuelta y sus miembros dimitidos.

Además, son quince votos que perderían los críticos si finalmente se mantienen las tesis de la Ejecutiva Federal y que estos puedan votar, y aunque las cuentas parecen inclinarse a favor del sector de Susana Díaz, no va a ser por mucha diferencia. En lo que sí hay un mínimo acuerdo es que el Comité Federal se iniciará con la votación que elegirá la mesa de este órgano. Dicha votación aclarará ya cómo están las fuerzas.

Este sábado un PSOE fracturado se juega buena parte de su futuro: se celebra hoy un Comité Federal en el que se dirimirán varias cosas importantes. En primer lugar, si el PSOE se abstiene o no en una investidura de Mariano Rajoy; en segundo lugar, puede también que se decidasi Pedro Sánchez seguirá al frente del partido. Las espadas están en todo lo alto, y la expectación en la calle Ferraz de Madrid, sede del PSOE, es máxima.

Las últimas informaciones, procedentes del interior de Ferraz, se resumen así: críticos y partidarios de Sánchez negocian en el despacho de César Luena si se incluye a la Ejecutiva Federal en el censo; pero crecen los rumores de que algunos miembros que aún siguen en la Ejecutiva de Sanchez, como Patxi López o Antonio Hernando, estarían dispuestos a aceptar que se formara una gestora, lo que implicaría el cese oficial de Sánchez.

Poco a poco va llegando más gente a la calle Ferraz. "¡Esta no es la sede del PP!", corean algunos. Dentro, algunas fuentes señalan que la tensión es máxima y el bloqueo se alarga. La discusión se resume en que los críticos no quieren que los miembros que quedan de la Ejecutiva Federal no voten en el Comité Federal y que si lo hacen, que voten también entonces los 17 miembros que dimitieron el jueves. Es decir, como señala alguien en Twitter, los críticos quieren que vote Susana Díaz pero que no lo haga Pedros Sánchez.

Uno de lo ausentes este sábado es Alfredo Pérez Rubalcaba. Tiene voz pero no voto. Hoy su voz no se oirá, pero sí se oyó ayer al dar su solución al problema: "Yo lo que haría es hablar y tirar de teléfono". Muchos podrían aplicarse el cuento hoy. Los motivos del retraso del inicio del Comité Federal: el choque entre sanchistas y críticos. Manuel Sánchez cuenta, además, que el principal motivo de disensión es que los críticos no quieren que voten los miembros de la Ejecutiva Federal en funciones.

La Sexta ha enseñado una foto en la que se ve a Miquel Iceta, primer secretario del PSC y uno de los máximos valedores de Pedro Sánchez, y Susana Díaz, secretaria general del PSOE andaluz, hablando en una terraza de Ferraz. ¿Están negociando? Los manifestantes en Ferraz están con Sánchez. Los periodistas no han podido pasar al interior y deben permanecer fuera, en la calle. Algunos miembros del Comité Federal han empezado a salir de la sede del PSOE, lo que confirma el receso de 45 minutos, informa Público.

Desde "los barones son una mafia" a los aplausos a Iceta

Se han escuchado improperios como “traidores”, “vergüenza”, Felipe, burgués, el PSOE del revés, y gritos de “Pedro, Pedro” ante la llegada de los díscolos. Especialmente tenso se ha vivido el momento de la llegada de dirigentes como Eduardo Madina, el presidente de Aragón Javier Lambán y el del expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Ninguno de ellos ha querido hacer declaraciones ante el numeroso grupo de periodistas concentrado a las puertas de la sede socialista.

Por el contrario, otros barones críticos como Susana Díaz o el presidente manchego Emiliano García-Page, han acudido a la sede en coche, por tanto evitando hacer declaraciones y eludiendo los reproches de los simpatizantes de Sánchez concentrados a las puertas de Ferraz. El dirigente regional que sí ha dicho unas palabras antes de entrar al comité ha sido el extremeño Guillermo Fernández Vara, que ha reclamado ser “conscientes de lo importante que es el PSOE para este país”. Vara ha llegado en taxi al comité federal del partido y ha dicho que él espera que los socialistas estén hoy a la altura de las circunstancias.

Entre las pancartas que se han podido ver en apoyo a Sánchez figuran una que reza ‘no al PP’ o ‘la militancia extremeña con Pedro Sánchez’, ‘Los barones del PSOE son la mafia’, ‘Susana Díaz es la casta que desprecia derechos’, ‘Felipe, chivato y golpista’, y otra menos elegante: ‘Si Lorca superó el terremoto, Pedro tú superas a la lozana andaluza’.

Aplausos a Miquel Iceta

Además de insultos también se han escuchado aplausos y vítores ante la llegada de algunos declarados ‘pedristas’, en especial ante la del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien a la llegada de la sede ha señalado brevemente que cree que Sánchez no caerá y que “lo que vamos a decidir es la solución a un problema importante”. Iceta ha asegurado que afrontan la reunión con “tranquilidad, serenidad y ganas de compartir”, para que “todo el mundo pueda expresarse y se imponga respeto entre todos”, de modo que se pueda “decidir un camino para salir del atolladero”.

También se han escuchado gritos de ánimo ante la llegada de Josep Borrell y Pere Navarro, quien ha comentado que “el partido tiene que mirar más a la ciudadanía que a los estatutos” y que en el comité de este sábado “tenemos que debatir qué soluciones y el PSOE tiene que ser un referente”. Por su parte, ha asegurado que va “a defender que se hagan primarias y un congreso extraordinario” di bien ha asegurado que va a “respetar las decisiones del comité federal y del congreso”. Ante todo, Navarro ha reivindicado “un procedimiento de diálogo”.

Entre los ‘pedristas’ también se han pronunciado el expresidente del Congreso y secretario de Acción Política del PSOE, Patxi López, que ha apelado a la “serenidad”, la “sensatez” y la “cordura” en los momentos previos al inicio del comité federal y ha expresado su deseo de que “ahí dentro lo que hagamos es pensar en los miles y miles de personas que esperan a un Partido Socialista que dé respuestas y soluciones a sus problemas”, ha agregado, informa La Vanguardia.

El asalto definitivo del clan de la corrupta Susana

Detrás de la maniobra precipitada en los últimos días para relevar a Pedro Sánchez al frente del PSOE hay una concienzuda operación urdida desde hace meses por Susana Díaz y su reducido pero incondicional equipo de confianza, que ha visto en ésta la oportunidad definitiva después de varios frustrantes amagos. El objetivo de la secretaria general del PSOE-A no ha variado en este tiempo, pero su hoja de ruta se ha tenido que adaptar a las circunstancias, la más inesperada de ellas, la de encontrarse con un Pedro Sánchez rocoso que le ha obligado a exponerse mucho más de lo que Díaz hubiera querido.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada