dissabte, 26 de novembre de 2016

Brasil: la corrupción tumba 6 ministros y alcanza a Temer

Los mismos que derrocaron a Dilma Rousseff en nombre de la "moral", seis meses después están probadamente acusados de corrupción. Es el caso del jefe de gabinete y hombre de mayor confianza del presidente golpista Temer. Esto se produce en un escenario de recesión económica y abierta persecución política a la oposición por parte de la oligarquía neoliberal. Temer sigue esperando en vano la llamada de Donald Trump. La oposición pide destituir a Temer por presiones al exministro de Cultura.

Estas renuncias no serán las últimas ya que el dueño de la poderosa empresa Oderbrecht prometió dar nombres y cifras de sobornos y sobornados. "El poder económico financiero, por otra parte, está decepcionado. Se refleja en la bolsa de valores y en los titulares de los medios. Hay un plan B, que implicaría la salida de Temer, pero no tiene el apoyo unánime de los factores que participaron del golpe contra Dilma Rousseff", explica el pèriodista Pignotti.

El actual escándalo parte de la denuncia del ministro de Cultura, Marcelo Calero, quien dijo haber sido presionado por el jefe de gabinete Vieira Lima para que habilitara la construcción de un edificio donde Vieira quería comprar un apartamento. Calero dijo que el presidente Michel Temer también lo llamó por el mismo asunto. El portavoz del presidente admitió que Temer y Calero tuvieron una conversación sobre el tema. Por ello acaban de renunciar los ministros Calero y Vieira.

En cuanto a la relación de Brasil con el presidente electo de Estados Unidos, Pignotti resalta que "Donald Trump ya habló con los presidentes de México, Colombia y Argentina, pero el presidente Temer hace 12 días que espera una llamada que no llega" y recordó que si bien Washington apoyó el golpe contra Rousseff, el presidente Barack Obama tampoco se acercó a Temer ni en la reunión del G-20 ni en la ONU donde ambos inauguraron la Asamblea General de septiembre pasado, informa sputniknews.com.

El gobierno de Brasil sugiere a los pobres comer ‘cada dos días’

En momentos de recortes y rebajas salariales implementados por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), en el poder tras el golpe contra Dilma Roussef, el diputado neoliberal Pedro Fernandes sugiere que los pobres coman ‘cada dos días’ para reducir costes. Los comedores populares del estado brasileño de Río de Janeiro, en el sureste de Brasil, afrontan dificultades para mantener una tarifa mínima por sus menús, entre recortes y ajustes presupuestarios elaborados por el presidente golpista y neoliberal de Brasil, Michel Temer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada