dimarts, 29 de novembre de 2016

El obispo de Jaca roba otras 14 iglesias románicas y 9 góticas

El obispo de Jaca Julián Ruiz se ha hecho con la propiedad de catorce iglesias románicas y otras nueve góticas en el Pirineo aragonés tras aceptar el Registro de la Propiedad de esa ciudad su anotación como “declaración de obra nueva antigua”. El Ayuntamiento de Jaca dispone de seis meses para presentar alegaciones a esas anotaciones, ya que a mediados de mayo de 2017 vence el plazo de dos años del que disponen las instituciones con competencias en urbanismo para pronunciarse sobre la legalidad de ese procedimiento, en el que también tendrían algo que decir la Diputación de Huesca y el Gobierno de Aragón. Los obispos de Huesca inmatriculan monumentos mientras piden ayudas por los bienes en Cataluña.

La junta de gobierno del consistorio jaqués consideró inicialmente “conformes con la legalidad” esas inscripciones. No obstante, esa decisión se produjo el 28 de mayo de 2015. Es decir, que la tomó el equipo de gobierno del PP que tres días antes había perdido las elecciones municipales y que dos semanas más tarde iba a ser relevado por otro del PSOE con el apoyo de Chunta Aragonesista y de las listas de confluencia Ganar Jaca y Aragón Si Puede.

La “declaración de obra nueva antigua” posibilita que el registro reconozca la titularidad de las edificaciones no inscritas a sus propietarios, o quienes se presenten como tales, mediante la presentación de una escritura. Con independencia de la fecha en la que fueran construidas. El trámite tiene, entre otros efectos, el de asignar o reconocer la propiedad del inmueble al que se refiere la escritura a quien no es dueño del terreno sobre el que este se levanta, así como el de diferenciar ambas propiedades cuando ambos titulares no coinciden. Salvo que algún pacto indique otra cosa, el Código Civil Establece que el dueño del suelo lo es también de lo que se edifica sobre él.

El obispado de Jaca, dirigido desde marzo de 2011 por Julián Ruiz, que compagina esa sede con la de Huesca, combinó la vía de las inmatriculaciones —anotó a su nombre la catedral unos días antes de que el privilegio eclesiástico para usar ese trámite quedara aparcado— con las declaraciones de obra, que según algunas fuentes se habrían producido en otras zonas de la diócesis. Los 23 templos medievales forman parte de un listado de 43 declaraciones de obra realizadas solo en el municipio de Jaca que el Registro de la Propiedad notificó al ayuntamiento, entre las que se incluyen 30 “iglesias parroquiales y cementerios”, nueve ermitas, dos iglesias de la ciudad, un campo rústico y la casa diocesana.

El listado incluye las iglesias románicas de Asieso, Banaguás, Baros, Caniás, Espuéndolas, Guasa, Leres, Navasa, Orante, Osia y Ulle y, además de la de Santiago —datada en el siglo X y anterior a la catedral de Jaca—, la ermita de San Miguel de Botaya y la del Rosario de Osia; así como los templos góticos de Ascara, Gracionepel, Abay, Ara, Atarés, Baraguás, Binué, e Ipas —las seis últimas edificadas sobre otras de estilo románico— y la ermita de Santa Eulalia de Navasa.

Jaca y su comarca poseen un importante patrimonio románico y gótico por haber sido la sede de los primeros reyes de Aragón —a partir del 1035— y, después, la principal ciudad del llamado ramal francés del camino de Santiago, que entra en la península ibérica por el paso del Somport, informa Público.

Obispos de Huesca inmatriculan monumentos mientras piden ayudas por los bienes en Cataluña


El obispado de Barbastro-Monzón anota a su nombre la antigua catedral de Roda, una joya del románico lombardo restaurada con fondos públicos, a la vez que solicita ayuda pública para recuperar su patrimonio emigrado a Cataluña. La diócesis de Huesca inscribe en el Registro la propiedad de la colegiata de Alquézar, un majestuoso conjunto arquitectónico del gótico tardío, tras haber recibido una inversión autonómica de 1,8 millones. Se suman a la larga lista de joyas arquitectónicas de las que la iglesia católica se ha apropiado en Aragón en las últimas décadas. El Obispado de Jaca inscribió a su nombre la catedral 15 días antes de que venza el plazo para inmatricularla

Dos obispados de la provincia de Huesca, el de la capital y el de Barbastro-Monzón, compatibilizan la inmatriculación de monumentos con la petición de ayuda pública para recuperar su patrimonio emigrado a Cataluña. Lo han hecho con dos templos emblemáticos: la antigua catedral de Roda, degradada a abadía y parroquia desde la alta edad media, y la colegiata de Alquézar, que se suman a la lista de joyas arquitectónicas de las que la iglesia católica se ha apropiado en Aragón en las últimas décadas, en un proceso que se ha ido conociendo gracias a las investigaciones de Mhuel (Movimiento Hacia Un Estado Laico).

Entre ellas se encuentran la catedral zaragozana de La Seo, algunos de los edificios más destacados del estilo mudéjar en la capital aragonesa, un templo clave del camino de Santiago como la catedral de Jaca y, también, iglesias de pequeñas poblaciones como Pozuel de Ariza, cuya parroquia custodia una histórica pila bautismal. Los dos obispados han pedido, y obtenido, en las dos últimas décadas el apoyo del Gobierno de Aragón, entre otras instituciones, en sus reclamaciones a la diócesis de Lleida para que regresen a su territorio de origen piezas de arte sacro que se encuentran en este, como los bienes de La Franja o el portal de Berbegal, o las del monasterio de Sigena que expone el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

La diócesis de Barbastro-Monzón inscribió a su nombre el 28 de marzo de 2005 la antigua catedral de Roda de Isábena, un templo románico de 888 metros cuadrados con un claustro de 278 que se asientan sobre una finca de 1.377. El Registro Civil de Benabarre le atribuyó el pleno dominio basándose en una certificación del vicario general.

Se trata de la catedral más antigua de Aragón, una joya del románico lombardo fundada en el siglo X –fue consagrada en el año 956- aunque sus obras se prolongaron hasta el XII. Fue declarada monumento nacional en 1924 y bien de interés cultural de Aragón en 2003. Ha sido objeto de importantes inversiones por parte del Gobierno de Aragón para restaurarla. La principal, de 856.000 euros, comenzó en 2004, unos meses antes de que el obispado barbastrense la inscribiera a su nombre. Con anterioridad, el 11 de octubre de 2004 y en el Registro Civil de Fraga, hacía lo propio con la iglesia de San Juan Bautista de Zaidín, un templo asentado sobre una finca de 547 metros cuadrados y que en esa fecha fue valorada en 33.141 euros.

Inmemorial como sinónimo de apenas seis años


La descripción de esta finca incluye un pasaje surrealista: “El obispado de Barbasto-Monzón ostenta la propiedad de esta finca desde tiempo inmemorial, según consta en el libro inventario y demás documentación que obra en el archivo episcopal”, indica la ficha registral. Esta indica que la diócesis “carece de título de dominio inscribible”, pero considera acreditada la titularidad en virtud de una certificación emitida por el canciller del obispado.

Los hechos ponen en tela de juicio esas afirmaciones, salvo que la palabra “inmemorial” pueda ser utilizada como sinónimo de “apenas seis años”: Zaidín formó parte del obispado de Lleida entre mediados del siglo XII y el 17 de septiembre de 1998, cuando las parroquias de su arciprestazgo fueron segregadas para incorporarse al de Barbastro-Monzón, creado tres años antes al unir a la sede de esa primera localidad las iglesias de la Ribagorza y el Cinca Medio. Fue en la primera fase de la segregación diocesana de la Franja Oriental de Aragón, en 1995, cuando Roda pasó a Barbastro-Monzón.

El obispado de Barbastro-Monzón y el de Huesca sintonizan en al menos dos frecuencias relacionadas con el patrimonio cultural: solicitan el apoyo del Gobierno de Aragón, entre otras instituciones, en sus litigios para que la diócesis de Lleida envíe a sus parroquias obras de arte procedentes de estas y, al mismo tiempo, inscriben a su nombre en el Registro de la Propiedad el dominio de inmuebles declarados monumento y que han recibido fuertes inversiones de dinero público.

Valencia: La secta católica roba 238 millones de patrimonio inmobiliario en 10 años

La catedral de Málaga o la mezquita de Córdoba han sido algunas de las inmatriculaciones (inscripción por primera vez a su nombre) que ha realizado la 'Iglesia Católica' en España gracias a la ley de Aznar que restauraba una franquista de 1946, pero no son las únicas. Sólo en la Comunidad valenciana, la secta vaticana ha aumentado su patrimonio inmobiliario en 238 millones de euros, un incremento del 38,5% gracias a colocar 99 nuevos inmuebles públicos a su nombre, muchos de ellos situados en zonas céntricas o monumentales y siendo edificios de alto valor histórico o cultural, lo que hace que se revaloricen, según datos del Catastro.

Podemos compara las inmatriculaciones ilegales y fraudulentas de la Iglesia con “fondos buitre”

La portavoz de Cultura del grupo de Podemos Andalucía, Lucía Ayala, ha comparado hoy las inmatriculaciones de la Iglesia, que le han permitido acceder a la titularidad de edificios, templos y otros bienes inmuebles públicos, con el “saqueo llevado a cabo” por los denominados “fondos buitre”. En rueda de prensa, Lucía Ayala ha defendido la proposición no de ley que su partido lleva mañana al pleno del Parlamento, en la que pide a la Junta que reclame la titularidad de los edificios y templos que la Iglesia haya registrado a su nombre en Andalucía desde 1978 si no ha aportado documentos que demuestren que le pertenecían.

L'esglesia ha robat més de mil inmobles a Navarra

Pedro Leoz Cabodevilla i José Mari Esparza Zabalegi són portaveus de la Plataforma de defensa del patrimoni navarrès, que acaba de publicar el llibre Escàndol monumental. Des de 2007 han recopilat més de mil casos en que l'Església ha registrat com a seus immobles públics.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada