dimecres, 16 de novembre de 2016

Fernández cobrará 85.000 euros más juergas en su nuevo enchufe

El PP finalmente ha encontrado acomodo para el ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Presidirá la Comisión de Peticiones del Congreso de los Diputados que no precisa votación para el nombramiento y así queda apoltronado con un sueldo de gran parásito supernumerario y superenchufado. Marca Rajoy. El extitular de Interior, colocado por su partido tras el veto de la oposición a su presencia en otras comisiones que requerían de votación, percibirá 14 pagas de 6.069,04 euros brutos cada una. Es decir, 84.966,56 euros brutos al año. En su etapa como ministro, cobró 76.478,06 euros brutos en el 2015, según el portal de transparencia del Gobierno, y 68.981 euros en años anteriores, cuando el Ejecutivo central se bajó el sueldo en una cantidad equivalente a una paga extra.

El nuevo sueldo de Fernández Díaz se distribuye en diferentes partidas: cobrará 2.813,87 euros brutos al mes de sueldo base como diputado; 1.431,31 euros brutos mensuales por ser presidente de comisión y 1.823,86 euros mensuales por ser diputado electo de fuera de Madrid. Esta última retribución, bautizada oficialmente como "indemnización por servicio del cargo", se percibe de forma íntegra, no se cotiza, por lo que, en realidad, la diferencia salarial entre su etapa como presidente de comisión y sus años como ministro aún es más amplia a favor de la actual.

El Congreso deja descolocado y sin poltrona al corrupto Fernández Díaz

El rechazo de la oposición ha impedido hoy al PP nombrar al cesado ministro del Interior del Opus Dei, Jorge Fernández Díaz, como presidente de la Comisión de Exteriores. Posteriormente, tras aplazarse esta votación por saber el PP que la perdería, ha intentado colocarlo al frente de la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas -el minisro y su ángel de la guarda lo saben todo y hacen de todo- pero tampoco lo ha logrado ante la negativa de la oposición al nepotismo descarado de Rajoy. La elección del presidente de esta comisión también ha quedado pues postergada.

Fernández y su lacayo Pino: el ladrón es el jefe y el ministro un imbécil

El último capítulo de "mala praxis policial en el caso Pujol", tal como lo definen diferentes fuentes relacionadas con el procedimiento aunque se trata de una clara conspiración fascista de Fernández Díaz y el PP con la manipulación del aparato policial, tuvo lugar la semana pasada y consiste en el intento de la Policía de incluir un pen drive con presunta información relevante sobre la familia, que la cúpula policial guardaba, aparentemente, desde 2013. Para conseguirlo, los responsables de la investigación han mentido incluso al titular del Juzgado de Instrucción Nº5 de la Audiencia Nacional, José De la Mata, al decirle que la prueba provenía del juzgado de Barcelona que instruía la causa sobre la agencia de detectives Método 3.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada