dilluns, 21 de novembre de 2016

Garzón apuesta por "superar IU" con Unidos Podemos

El máximo responsable de Izquierda Unida, Alberto Garzón, defiende una hoja de ruta hacia la creación de un bloque histórico, junto a Podemos y movimientos sociales. "Queremos superar IU", ha reconocido su coordinador federal, pero adviertiendo que este reto, plasmado ya en resoluciones políticas de la formación, "no se va a conseguir con el registro de un partido en el Ministerio de Interior, sino en la práctica". Alberto Garzón hacía así referencia a la información adelantada por este diario sobre el registro del partido Unidos Podemos, con la intención, precisamente, de integrar a las denominadas fuerzas del cambio bajo un mismo paraguas, ya no solo institucional, sino también en lo orgánico.

La construcción del bloque histórico será una de las tesis que defenderá el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, de cara al congreso de la formación, Vistalegre II, que tendrá lugar a principios de 2017 y que determinará el rumbo del partido para los próximos tres años. Un propósito que, según ha explicado el propio Garzón se encuentra "en estado embrionario". Con todo, su propósito es que se desarrolle "lo antes posible", haciendo hincapié en la necesidad de articularse en la calle y de la mano de las diferentes luchas sociales y sectoriales que protagoniza la sociedad civil.

Uno de los requisitos impuestos desde la formación liderada por Pablo Iglesias para consumar esta integración, que supere las alianzas parlamentarias y electorales apuntalándolas orgánicamente, es la reducción de la deuda que arrastra IU con los bancos por la financiación de pasadas campañas electorales. Para satisfacer esta demanda, la coalición de izquierdas está buscando ya como reducir su deuda, principalmente mediante la venta de sedes y locales.

Dirigentes históricos de la formación, como es el caso de Gaspar Llamazares, han alertado sobre hoja de ruta al considerar que pone en peligro la identidad de su formación y que la coloca como fuerza subsidiaria de Podemos. En Andalucia, donde las conversaciones entre la líder regional de Podemos, Teresa Rodríguez, y su homólogo en IU, Antonio Maíllo, ya están avanzadas de cara a la integración orgánica, el sector crítico denominado 'IU, sí, con más fuerza', que encabeza el excoordinador general Diego Valderas, se ha opuesto a esta hoja de ruta.

"Hemos defendido y seguimos defendiendo que IU no está agotada como proyecto político, y que, por el contrario, es necesario fortalecerla", han explicado en un comunicado, donde aseguran no resignarse a que, "con eufemismos y nuevos lenguajes, se avance en la disolución de IU o en su absorción o supeditación a cualquier otra fuerza política". Sin rechazar la confluencia electoral -"estrategia de convergencia"-, anteponen la "propia autonomía". En este sentido, han asegurado que las tesis, tanto de Garzón como de Maíllo "no responden al debate y al acuerdo de ningún órgano de IULV-CA y suponen una huida hacia adelante de una dirección a la deriva, que no tiene otro rumbo ni otro objetivo que la unión con Podemos a cualquier precio y condición".

El registro del nuevo partido Unidos Podemos se efectuó el pasado 29 de septiembre y es una apuesta por la unidad popular que pasa por superar la mera alianza electoral para escalar hacia una relación más orgánica, dando cabida en las estructuras del partido a la nueva Izquierda Unida de Alberto Garzón, al resto de fuerzas del cambio y a movimientos sociales. Es decir, apuntalar orgánicamente la coalición electoral y parlamentaria Unidos Podemos, dejando atrás incluso la marca con la que nació la formación morada hace casi tres años.

La explicación oficial sobre esta acción, rodeada de total secretismo y que no fue ratificada en los órganos del partido ni se informó de ello al número dos de Podemos, Iñigo Errejón, es que el registro se realizó "de modo preventivo" para que no se usurpase esta marca. Sin embargo, este registro preventivo se produce medio año después de forjarse la alianza electoral. Tras conocer esta información, el secretario Político defendió un Podemos "fuerte e independiente".

En un comunicado hecho público por los secretarios de Organización de Podemos, IU y Equo, se adelanta que serán estos partidos "decidirán orgánicamente, en el seno de cada una de las organizaciones, la consolidación del espacio político y su forma jurídica". Ante este debate, Errejón pretende reivindicar la necesidad de que Podemos siga siendo una fuerza "independiente"; es decir, que no se fusione con Izquierda Unida ni el resto de formaciones en un mismo espacio político, sino que continúe con la política de alianzas que han practicado hasta ahora.

Los afines al número dos del partido fueron quienes más resistencia presentaron a la alianza con IU en las pasadas elecciones, al entender que no sumaba, e incluso achacaron la pérdida de votos a la confluencia. A día de hoy, prefieren marcar las diferencias con la formación liderada por Alberto Garzón y acotar sus nexos a la mera actividad parlamentaria, reconociéndose como "un matrimonio de conveniencia". Todo lo contrario a lo que pretende Pablo Iglesias, quien, con la colaboración del secretario de Organización, Pablo Echenique, sacó adelante la alianza electoral Unidos Podemos tras un empeño personal que posteriormente fue ratificado mediante consulta telemática por la gran mayoría de los inscritos, informa El Confidencial.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada