dimarts, 15 de novembre de 2016

Gramanet y Barcelona usarán monedas locales

Los distritos de Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí, en el Eix Besòs de la ciudad, han sido los escogidos por el equipo de gobierno de Ada Colau para acoger una prueba piloto de moneda local virtual a partir del año que viene en Barcelona. Este proyecto de alcance europeo apuesta de momento por el pago digital a través de dispositivos móviles y tabletas y era uno de los puntos que En Comú Podem llevaba en su programa electoral, con el que accedió a la alcaldía en mayo de 2015. Una subvención europea posibilita que se desarrolle dicho proyecto piloto con el que se quiere promocionar el comercio local barcelonés a través de un método de pago propio con el que ya cuentan más de 4.000 ciudades en todo el mundo, abanderadas en Europa por Bristol (Reino Unido) y en Catalunya por Santa Coloma de Gramanet.

En un primer momento, no obstante, la iniciativa auspiciada por Ada Colau no recibió el visto bueno del Banco de España tras su llegada al Ajuntament. Su subgobernador, Fernando Restoy, afirmaba en el verano de 2015 que este proyecto era «imposible e indeseable», y la falta de apoyos políticos llevó a la alcaldesa a aparcar la propuesta en enero pasado y a reactivarla tras la inyección económica procedente de Europa. La moneda local forma parte del Pla d'Impuls de l'Economia Social i Solidària que ha presentado este lunes el consistorio, que está dotado con 24 millones de euros. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, apuntaba esta mañana de lunes que esta moneda local se desarrollará a partir de cómo funcione la prueba piloto y recordaba que la implantación de dicha moneda local virtual se encuentra todavía «en fase preliminar».

El precedente de Santa Coloma de Gramenet


A pesar de lo novedoso del plan, hay otro municipio que le lleva la delantera a Barcelona en Catalunya, el vecino de Santa Coloma de Gramenet, donde el pasado 2 de noviembre su alcaldesa, Núria Parlon, presentó el proceso participativo que ha iniciado la ciudad metropolitana –hasta el próximo día 25 de noviembre– para escoger el nombre de su moneda digital local, que se implantará a partir de enero del año que viene. Esta moneda tendrá paridad con el euro y se podrá comprar con ella desde plataforma digital que se puede utilizar –con dispositivos móviles– en 108 establecimientos adheridos a la red de moneda digital local. El programa colomense al que está adscrito esta moneda es el proyecto de Circuit de Comerç Social (CCS), por el que se quiere integrar en una red financiera a la ciudadanía, a los comercios, las empresas y las entidades de Santa Coloma.

Las iniciativas relacionadas con la economía social y solidaria son estratégicas para Barcelona, ya que el sector ocupa a más de 53.000 personas La nueva divisa entrará en el circuito monetario de la ciudad a través de las subvenciones de la administración pública que reciban comercios y entidades deportivas y de los sueldos de los funcionarios, que podrán cobrarse hasta en un 30% en esta moneda a partir de enero próximo.

En 2017 también entrará en funcionamiento en Barcelona otro de los puntales del Pla d'Impuls de l'Economia Social i Solidària: la apertura de un centro municipal de referencia para la innovación socioeconómica, gestionado por Barcelona Activa, y que probablemente se ubicará en El Far de la Barceloneta, que centraliza el área de trabajo de Barcelona Activa relacionado con el mar así como la sede del Institut de Nàutica de Barcelona. Las iniciativas relacionadas con la economía social y solidaria son estratégicas para Barcelona, ya que el sector ocupa a más de 53.000 personas. En Barcelona existen más de 4.718 iniciativas socioeconómicas que trabajan con criterios de economía social y solidaria, entre 2.400 entidades del tercer sector, 1.197 sociedades laborales, 861 cooperativas o 260 iniciativas de economías comunitarias, y que generan un 8% de la ocupación total, informa 20 minutos.

Colau aumenta un 7'6% las dietas de sus directivos

El Gobierno de Barcelona, liderado por Ada Colau, presentó el pasado lunes las líneas maestras de su propuesta presupuestaria para 2017. Unas cuentas expansivas que prevén incrementar un 8% las inversiones para acometer proyectos sociales como la mejora de los barrios más desfavorecidos de la ciudad o la llegada del Metro a zonas periféricas, y para ampliar en 400 personas la plantilla de empleados públicos del Consistorio. Sin embargo, las cuentas esconden gastos que contradicen el discurso empleado por Colau para alcanzar la Alcaldía de la capital catalana, como el aumento de la partida para cubrir las dietas del personal directivo del Ayuntamiento, es decir, de sus altos cargos, entre los que está colocado su cónyuge.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada