dissabte, 19 de novembre de 2016

Los trabajadores han perdido el 10% entre el 2008 y el 2014

Los salarios de los trabajadores se redujeron un 0,7 % entre 2008 y 2014, según el Índice de Precios del Trabajo (IPT) que publica este viernes por primera vez el Instituto Nacional de Estadística (INE). Si se tiene en cuenta que en este periodo se acumuló una inflación del 8,5%,según el INE, se llega a la conclusión de que los salarios perdieron una media del 9,2% de poder adquisitivo durante la crisis. Es decir, el mismo trabajador con el mismo sueldo podía comprar en el 2014 el 10% menos que en el 2008. El caso más extremo corresponde a los empleados públicos. Entre el 2008 y el 2014, los sueldos en la administración pública cayeron de media el 7,1%, según la nueva estadística del INE. Si el dato se suma al de la inflación acumulada (8,5%), la pérdida de poder adquisitivo del sueldo de los funcionarios supera el 15% (el 15,6%). En los ocho años de la estafa económica neoliberal organizada por banca, oligarquía y sus gobiernos fascistas (entre el 2008 y el 2014) la caída media salarial del 0,7% se concentró sobre todo, en la administración pública (-7,1%), entre el colectivo de directores y gerentes (-7%), en los contratos indefinidos (-1,2%) y en las empresas de 200 o más trabajadores (-2,5%).

Además, los datos de la nueva encuesta revelan que la devaluación salarial afectó más a los hombres (-1,4%) que a las mujeres (+0,3%) y a los trabajadores con una antigüedad entre 11 y 20 años (-4,3%); también se cebó más entre los trabajadores nacionales (-1,2%) que los extranjeros (+9,7%). En Catalunya los sueldos han perdido el 11,4% de su valor tras bajar el 1,2% y acumular una inflación del 10,22% desde 2008. Por comunidades autónomas, Andalucía arroja el ajuste mayor (-4%), mientras que en Catalunya ha sido del -1,2%, muy por encima de la media estatal del -0,7%. La nueva estadística, de periodicidad anual, pone de manifestó la magnitud de la devaluación salarial producida durante la crisis. “Los datos del Índice de Precios del Trabajo nos da la razón sobre la intensa pérdida de poder adquisitivo durante la crisis”, valora la UGT. Otras estadísticas salariales elaboradas también por el INE habían desmentido, hasta ahora, la existencia de tal devaluación. El despido masivo de trabajadores temporales, mientras se mantenían los empleados fijos, con mayores sueldos, hacía subir las medias salariales y daban una foto distorsionada de lo que en realidad le estaba pasando a cada trabajador.

El nuevo índice, sin embargo, parte del diseño de una "cesta básica" estandarizada de diferentes puestos de trabajo y realiza un seguimiento anual de los salarios por hora asociados a esa muestra, explica el INE. Es como si se hubiera diseñado un centro de trabajo imaginario en el que hay un número determinado de diferentes tipos de asalariados representativos de la realidad española (por sectores, comunidad autónoma, edad, sexo, nacionalidad, tipo de contrato, etcétera), que permanece invariable cada año y sobre los que se hace un seguimiento anual de los salarios por hora de cada puesto de trabajo. "El nuevo Índice del Precio del Trabajo (IPT) publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), confirma que la devaluación salarial fue más dura a lo largo de la etapa de destrucción de empleo que la mostrada por la evolución del salario medio publicado por el Instituto", sentencia CCOO.

Prácticamente toda la pérdida de poder adquisitivo de los salarios (el 9%) se concentró en los años 2011, 2012 y 2013, en los que, además, 1,54 millones de trabajadores perdieron su empleo. En los años 2009 y 2010 todavía subían los salarios, a pesar de que el paro aumentó en ese periodo en casi 1,5 millones de personas, hasta superar los 4,7 millones. El 2014, por su parte, fue el año en el que la economía española salió de la recesión y volvió la creación de empleo (433.900 puestos) y la subida de los salarios (el 0,8%, según el IPT).

CCOO ha expresado sus “dudas” sobre la nueva estadística publicada por el INE tras haber detectado “importantes incoherencias difíciles de explicar” entre sus conclusiones. En concreto, a CCOO le llama la atención el fuerte aumento de los salarios de entrada en el 2010 (13,1%) y el 2014 (12%), frente a una caída de los trabajadores que ya estaban en plantilla. También expresa su sorpresa por el fuerte aumento del salario de los contratos temporales en el 2010 y el 2014 (6,6% y 4,4%) frente al de los indefinidos (-0,5% y +0,3%), así como por la más favorable evolución de los sueldos de los jóvenes y los de los extranjeros. En los datos de carácter sectorial también llama la atención, por ejemplo la evolución de los sueldos en la hostelería, que reflejan una subida nominal del 14,8% entre el 2008 y el 2014 (reducida al 6,3% si se descuenta el efecto de la inflación), que contrasta con la devaluación media del 0,7% de la media laboral (-9,2% si se incluye el efecto de la inflación).

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, considera que “sería conveniente que en los próximos días se activasen más los contactos” sobre el pacto para subir los salarios en 2017, y opina que “si actuamos con diligencia y no dejamos pasar las semanas” es posible presentar el acuerdo al final del año.
Los sindicatos plantean para el 2017 una subida salarial de entre el 1,8% y el 3% para contribuir a la recuperación económica. Los empresarios se sitúan en la banda baja de la propuesta sindical (1,8%), o incluso más baja, en la misma referencia del 2016 (el 1,5%). En declaraciones a los periodistas tras intervenir en la II Jornada sobre VIH y discriminación laboral, Fernández Toxo destacó que las organizaciones sindicales tienen un objetivo “más ambicioso” que la subida salarial de 2017 y es lograr un acuerdo “de mayor alcance” y con vigencia de dos o tres años, lo que requiere “más frecuencia de reuniones en las próximas semanas”.

En este sentido, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, agregó que “ahora entramos en el proceso de negociación en serio”. Las organizaciones sindicales pretenden hablar de empleo, de brecha salarial entre hombres y mujeres o de la precariedad en las condiciones de trabajo, y Toxo recordó que el próximo día 24, en la reunión que mantengan los sindicatos con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, plantearán la necesidad de un plan de choque por el empleo.
Asimismo, volvieron a hacer un llamamiento al Gobierno para que “atienda la demanda” de la subida del salario mínimo interprofesional a 800 euros el año que viene y 1.000 euros a final de la legislatura, pues “sería una buena señal de que han entendido qué está pasando con el empleo y la economía”, informa El Periódico.

Así se hunde la SS: menos empleo fijo y a jornada completa

El deterioro de la calidad en el empleo está teniendo efectos negativos sobre las condiciones de trabajo de muchos ocupados. Pero también sobre las cuentas de la Seguridad Social. Un dato lo acredita. Apenas el 48% de los asalariados cotizantes tiene un empleo indefinido a tiempo completo. Es decir, que menos de la mitad de los trabajadores por cuenta ajena tiene un puesto de trabajo estable o con una jornada similar a la ordinaria (39 horas semanales). En concreto, y según datos de la propia Seguridad Social, únicamente 6,41 millones de asalariados son indefinidos a tiempo completo, mientras que 6,93 millones están empleados a tiempo parcial (aunque su contrato sea de carácter indefinido); son fijos discontinuos (trabajan durante una parte del año); tienen un contrato temporal (a tiempo completo o parcial), o han firmado un contrato de aprendiz, formación o prácticas.

Pensiones: subir un 2% anual salarios y financiación por presupuestos

El nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy que previsiblemente será investido presidente este próximo sábado va a convertir en prioritaria la reforma de la financiación del sistema de la Seguridad Social, que a finales de este año acumulará un déficit cercano a los 19.000 millones de euros. Como primera idea para garantizar la sostenibilidad de las pensiones planea la extracción de las de Viudedad y Orfandad de la caja común para que sean sufragadas vía Presupuestos, algo que paliaría el agujero del sistema durante varios años, elevar los salarios al menos un 2% al año, tal y como pide Mario Draghi (BCE), propiciaría un incremento de los ingresos por cotizaciones sociales. El pago de este tipo de pensiones va a costar este año 19.900 millones al erario público, cantidad superior a la del agujero del propio sistema.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada