dijous, 10 de novembre de 2016

PSOE y Més temen nuevas fugas de fascistas corruptas en Podemos

El paso más que cantado de Xelo Huertas y Montse Seijas al grupo mixto despierta temores entre PSOE y Més de más fugas en Podemos en los próximos meses. El desmarque del podemista Salvador Aguilera –que el pasado martes votó con el PP para pedir más dinero en Educación– puso en alerta a los dos socios de Podemos. Les preocupa que el grupo parlamentario que lidera Alberto Jarabo no esté sólidamente vertebrado. En las filas socialistas admiten su preocupación porque las corruptas colocadas de Podemos Huertas y Seijas arrastren consigo a otros parlamentarios podemistas, bien de manera definitiva o con desmarques puntuales en determinadas votaciones. El Pacto contaba hasta el momento con una holgada mayoría de 34 escaños, frente a los 25 de la oposición. "Lo del martes no se puede volver a repetir", lamenta Abril sobre el "espectáculo" de los desmarques de las 2 diputadas suspendidas por Podemos. Foto: Los diputados de Podemos Aitor Morràs, Xelo Huertas, Montse Seijas –ambas suspendidas– y Balti Picornell.

Al restarle los dos de las díscolas podemistas, PSOE, Més y Podemos todavía tienen un margen de otros dos votos, hasta quedarse en 30 frente a 29. PSOE y Més plantearán a Jarabo que les garantice que entre los 8 diputados con que se quedará previsiblemente el grupo de Podemos no habrá más disensiones. "Es grave lo que pasó ayer en el Parlament, no se puede volver a repetir", dijo el portavoz de Més per Mallorca, David Abril, por el pleno del martes, cuando Huertas y Seijas rompieron la disciplina de voto. El ecosoberanista habló sin rodeos de "un espectáculo" vivido en la última sesión. "Votar con el PP no es de recibo, y esta situación no se puede mantener", señaló Abril por la crisis institucional que ha abierto la suspensión cautelar de militancia de la presidenta del Parlament. "Se tienen que evitar los daños colaterales a la institución", instó Abril a la responsabilidad de la izquierda.

Para Abril, la presidenta del Parlament, al margen de que siga perteneciendo o no a Podemos, "se debe a los Acuerdos por el Cambio". En consecuencia, opina, debe respetar lo que voten los diputados del Pacto mientras no se pase al grupo mixto. "El Pacto puede quedarse con una serie de votos menos que hasta ahora", asumió el líder de Més, quien habló de la posibilidad de perder "dos, tres o cuatro" diputados podemistas. "No tememos perder la mayoría", se mostró convencido, pero añadió que "habrá que redefinir las cosas", en alusión a la relación entre Podemos, Més y PSIB-PSOE. "Como partidos responsables que somos todos, hemos de poner unas normas mínimas para garantizar la estabilidad y la imagen de estabilidad", arengó Abril a sus socios.

Uno de los escollos que deberán salvar PSOE, Podemos y Més es quién será el relevo de Xelo Huertas. Los socialistas tienen claro que apostarán por el vicepresidente de la Cámara, Vicenç Thomàs; en Més aún no saben qué postura tomar –"las sillas en este momento es lo único que no nos importa", afirmó en público Abril–. Y en Podemos siguen noqueados, pero es difícil aventurar si llegado el momento harán una batalla de esta cuestión tras lo ocurrido con Huertas.

Entretanto, el resto de partidos critican el vodevil que se vive esta semana en el Parlament. En tono irónico, Xavier Pericay, de Ciudadanos, se mostró preparado para tener a Huertas como compañera de viaje en el grupo mixto. Solo que a cambio reclama una "reconsideración de determinados derechos que tiene asignados" ahora el grupo parlamentario de Podemos. Traducido, menos asignación económica y una redistribución de los asesores. El grupo mixto pasará a tener de tres a cinco diputados, de signo político totalmente opuesto, por lo que Pericay reclama por lo menos más recursos.

El Partido Popular, por su parte, acusó a la presidenta Francina Armengol de ser "la máxima responsable de la inestabilidad" creada, al haber elegido a Podemos como socio. "Hay muchas dudas que deben aclararse", exige la portavoz popular Marga Prohens. Por su lado, Jaume Font (El Pi) insistió en denunciar una "purga" interna en Podemos, debido a "bregas personales" entre Jarabo y Huertas.

La corrupta Huertas se confiesa idiota política

La corrupta colocada por Podemos de Presidenta de Corts, Xelo Huertas dice ahora que votó con el PP porque nadie de Podemos la avisó de qué votar y, claro, ella está ahí para robar y no para hacer política y menos saber lo que interesa a sus votantes: "Nadie nos avisó a la diputada Seijas ni a mí", ha argumentado la muy indecente Huertas. Afirma además que desde Podemos la han "borrado de todos los chats de Telegram" internos, por lo que según ella no pudo saber qué votarían el resto de diputados de Podemos, algo muy difícil de preguntar a viva voz ya que reconoce su estupidez e ignorancia política que no le impide lucrarse con dinero público y añadirle negocios y chanchullos privados. Todo un ejemplo de renovación política.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada