diumenge, 11 de desembre de 2016

Bob Dylan: el discurso enviado al Nobel de Literatura

Si bien no asistió a la ceremonia para recibir el Premio Nobel de Literatura 2016, el músico estadounidense Bob Dylan remitió un discurso. La Academia Sueca, encargada de entregar las distinciones, hizo el texto público la tarde de este sábado. La carta se inicia con un "Buenas noches a todos". El texto es simple, pero Dylan aclara que se tomará el tiempo para reflexionar sobre la cuestión planteada por la elección de los académicos suecos: ¿Sus canciones pertenecen a la historia de la literatura? "Yo estaba en ruta, cuando recibí esta noticia sorprendente, y necesitaba un poco de tiempo para pensar en ello. Pensé en William Shakespeare, la gran figura literaria. Creo que se veía a sí mismo como un dramaturgo. La idea de que estaba escribiendo literatura no pudo pasar por su cabeza. Sus palabras fueron escritas para la escena. Para ser dichas, no leídas".

"Cuando escribió "Hamlet", estoy seguro de que pensó en varias cosas, como ¿quienes son buenos actores para el papel? ¿Cómo podría ser puesta en escena? ¿Realmente quiero que suceda en Dinamarca? Su ambición artística fue, sin duda a la vanguardia de sus pensamientos, pero tenía también más problemas que resolver con los pies en la tierra. ¿Son las finanzas robustas? ¿Habrá buenos lugares para mis mecenas? ¿Dónde voy a encontrar un cráneo humano? Apuesto a que estaba muy lejos de preguntarse: ¿es esto literatura"?

Dylan explica que sus tormentos diarios son del mismo orden: "¿Cuáles son los mejores músicos para acompañar estas canciones? ¿Las estoy grabando en el estudio correcto? ¿Está la canción en el tono correcto? (...) Ni una sola vez he tenido tiempo para preguntarme: ¿son mis canciones "literatura"? Lamento no poder estar con ustedes en persona, pero por favor sepan que estoy definitivamente con ustedes en espíritu y honrado de recibir un premio tan prestigioso. Recibir el Premio Nobel de Literatura es algo que nunca pudiera haber imaginado o previsto".

"Estos gigantes de la literatura cuyos trabajos son enseñados en colegios, almacenados en librerías alrededor del mundo o mencionados en tono irreverente, siempre han causado una impresión profunda. Que yo me una a los nombres de esa lista es algo que no puede ser descrito con palabras. No sé si alguno de estos hombres o mujeres pensó alguna vez recibir el honor del Nobel para sí mismos, pero supongo que cualquiera que escribe un libro, un poema, una obra en cualquier lugar del mundo podría albergar ese sueño secreto".

"Yo estaba de gira cuando recibí estas sorprendentes noticias y me tomó varios minutos procesarlo completamente. (…) Como Shakespeare, estoy demasiado ocupado persiguiendo mis empresas creativas como para lidiar con todos los aspectos de la vida mundana. "En ningún momento tuve tiempo para pensar, '¿Mis canciones son literatura?'. Así que agradezco a la Academia Sueca tomar tiempo para considerar esa pregunta y, en última instancia, proveer una respuesta tan maravillosa. Mis mejores deseos para todos ustedes, Bob Dylan".

El discurso completo en inglés.

Dylan pone el Nobel en su página web y después lo borra

Bob Dylan -Robert Zimmerman- parecía que reconoció por unas horas el Premio Nobel de Literatura que le regaló Suecia al incluirlo en su página web, aunque poco después rectificó la publicación, aumentando así la intriga sobre si lo aceptará o no y las burlas y críticas a uno y otros. En una reseña publicada este miércoles para promocionar el libro 'The Lyrics: 1961-2012', sobre las letras de sus canciones figuraba el texto, en mayúsculas, 'Winner of the Nobel Prize in Literature' ('Ganador del Premio Nobel de Literatura').

Vicenç Navarro: Lo que no se ha dicho sobre Bob Dylan, el premio Nobel de Literatura de este año

No me agrada ser un aguafiestas, pero en el momento en el que muchos celebran el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, quisiera hacer algunas aclaraciones sobre su evolución, corrigiendo así una idealización de su figura que tiende a ser una práctica generalizada en los grandes medios de información españoles. A lo largo de mi vida he visto en múltiples ocasiones la evolución que siguen muchos personajes que, siendo en su juventud críticos con las estructuras del poder en los países que viven, se acomodan más tarde a estas estructuras, convirtiéndose en sus portavoces. En realidad, esta evolución es muy común. Es tan común que un dicho que se repite con gran frecuencia (sobre todo por voces conservadoras) es que “la persona que no ha sido radical contestatario en su juventud es que no tiene corazón. Pero la que continúa siéndolo más tarde, es que no tiene cabeza”. Ello ocurre en todas las áreas de actividad humana, incluso entre los músicos. Un ejemplo de esto es Bob Dylan.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada