dimecres, 21 de desembre de 2016

El Parlamento polaco en estado de sitio

La oposición al gobierno ultraconservador polaco de Jaroslaw Kaczynski está fuertemente movilizada ante la asamblea nacional, seis días después de la expulsión de un diputado que protestaba contra una nueva ley que restringe gravemente la libertad de prensa. El té hierve en la tienda de un restaurante móvil, frente al Parlamento, bajo estricta vigilancia de la policía. Los varsovianos llevan alimentos: tortas, bocadillos o platos cocinados como bigos (la chucrut polaca) para los manifestantes que se relevan día y noche.

En el sexto día de protestas anti-Kaczynski, el líder de los ultras nazicatólicos en el poder, el Parlamento está en estado de sitio. Barreras de acero alrededor del edificio para evitar el acceso y cordones policiales protegen las entradas. Polonia está experimentando una crisis política sin precedentes, probablemente la peor desde la llegada al poder del Partido Ley y Justicia (PiS) de Jaroslaw Kaczynski desde hace un año, cuando atacó los derechos de la mujer, las ONG, y el Tribunal Constitucional.

Este miércoles el nombramiento de una nueva presidenta a la cabeza de esta institución legal, la más alta del país, ha sido interpretado por la oposición como un paso decisivo en en control de esta institución, convertida en una manzana de la discordia con Europa. Sin comentar directamente el nombramiento, la Comisión Europea dio el mismo día a Varsovia un plazo de dos meses para responder a las nuevas recomendaciones sobre la polémica reforma de la corte, percibidas por los ultraconservadores en el poder como un bastión de la oposición.

"Fue suficiente una chispa para incendiar el polvo, un incidente bastante significativo, pero que soplaba emociones muy fuertes en la sociedad y llevó a un difícil control de los acontecimientos", define Maciej Gdula, sociólogo de la Universidad de Varsovia. La chispa en cuestión era la expulsión de un miembro de la oposición el viernes durante el debate sobre el presupuesto, por el presidente de la Dieta, la cámara baja polaca. El liberal Michal Szczerba (Plataforma Cívica, PO) subió a la tribuna con un cartel que reclamaba "medios libres" para denunciar la nueva ley en discusión, que enmarca el trabajo de los periodistas desde el 1 de enero.

Según la norma, serán permitidos sólo dos reporteros de los medios para seguir el trabajo del Parlamento y el acceso a la galería de prensa en la Cámara. Medidas para garantizar el orden, según su autor. En respuesta, la oposición ocupó la tribuna de la asamblea y bloqueó las discusiones. No importa: los parlamentarios de la mayoría ultracatólica se desplazó a debatir en otra habitación, donde se aprobó el proyecto de ley de presupuesto. La oposición considera esta votación ilegal y requiere otra.

La calle respondió inmediatamente. El Comité de Defensa de la Democracia (KOD), una plataforma amplia de protesta social nacida para oponerse a la manipulación por parte del PiS del Tribunal Constitucional, ha movilizado a sus partidarios. Varios miles de manifestantes se lanzaron, bloqueando todas las salidas del parlamento, se estiraron en el suelo para bloquear el coche a bordo del cual estaba Jaroslaw Kaczynski... Algo inédito en Polonia. La policía tuvo que desalojar a los manifestantes para permitir que los líderes del PiS salieran del edificio con escolta, mientras la multitud coreaba: "¡Qué vergüenza" "¡Vais a acabar en los tribunales!".

La primera ministra del gobierno fascista, Beata Szydlo, describió a los manifestantes como "agitadores políticos". Y sus medios afines denuncian "un intento de golpe por la oposición que no acepta la derrota en las elecciones, y se aprovecha de los hechos para tratar de recuperar el poder en Polonia", informa Liberation.

El gobierno nazi de Polonia restringe las reuniones públicas

El Parlamento de extrema derecha de Polonia ha aprobado una ley que restringe las reuniones públicas y que ha sido criticada por la oposición como antidemocrática. La legislación, aprobada a última hora del martes, introduce el concepto de "reuniones periódicas" para manifestaciones organizadas repetidamente en el mismo lugar y en la misma fecha, dando prioridad a esas reuniones sobre otras convocatorias. Bajo la nueva ley, las reuniones no relacionadas deben tener lugar al menos a 100 metros (yardas) de cualquier reunión designada como "periódica". La oposición y los políticos de la UE condenan el atentado contra el derecho a la libertad de reunión. Foto: El presidente Jaroslaw Kaczynski asiste a una manifestación pro-gobierno para celebrar el 35 aniversario de la ley marcial en Varsovia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada