dilluns, 5 de desembre de 2016

Finlandia: Dos periodistas y una política local asesinadas a tiros

Salían de cenar juntas plácidamente y murieron tiroteadas en Finlandia, un país que, como todos los nórdicos, se vende como modelo de convivencia pese a asesinatos y violencia de todo tipo, como los del nazi Breivick en Noruega o el de Olof Palme en Suecia, las muy fascistas repúblicas escandinavas, entre las que destaca Finlandia como uno de los más incidencia en violencia doméstica pese a su muy publicitado y supuesto éxito educativo. Todavía se buscan respuestas ante el crimen cometido por el joven de 23 años, ya detenido, que este sábado por la noche mató a tres mujeres con un rifle de caza frente a un restaurante local en la pequeña ciudad de Imatra, de 27.500 habitantes, a 230 kilómetros de Helsinki, próxima a la frontera con Rusia. Las víctimas son la presidenta del consejo municipal de Imatra, Tiina Wilén-Jäppinen, y dos periodistas locales.

La policía, tras interrogar al triple homicida, aún desconoce los motivos del crimen, y sospecha que las víctimas fueron elegidas al azar. En un primer momento, las autoridades negaron que pudiera estar “vinculado a cuestiones políticas o al extremismo islámico”. Según la investigación policial, el sospechoso aparcó su coche sobre la medianoche en una calle peatonal, cogió el fusil del maletero y disparó a las tres mujeres, que acababan de salir de un restaurante próximo. Con la ayuda de algunos testigos, la policía detuvo rápidamente al supuesto autor de los hechos, que no ofreció resistencia. También registró el coche del sospechoso, en cuyo maletero hallaron el rifle de caza con el que disparó a sus víctimas.

El detenido, un joven residente en Imatra, efectuó presuntamente cuatro o cinco disparos a corta distancia, alcanzando a una de las mujeres en la cabeza y a las otras dos en el pecho. Las tres fallecieron al instante. El alcalde de Imatra, Pertti Lintunen, confirmó que la socialdemócrata Wilén-Jäppinen, nacida en 1963, estaba entre las víctimas. La identidad de las dos periodistas, nacidas en 1964 y 1980, respectivamente, no fue revelada. “El crimen ha sido cruel y brutal. En cierto modo ha sido planeado, pero las víctimas no”, declaró a la televisión pública YLE el jefe de la investigación, Saku Tielinen. “El sospechoso no ofreció ninguna resistencia cuando fue detenido, ni mostró ninguna intención de huir del lugar. Se comportó con mucha tranquilidad y no dijo nada”, añadió Tielinen.

El arma estaba registrada legalmente, pero no pertenecía al supuesto agresor. La policía no quiso dar más detalles de momento sobre la identidad de su propietario o la forma en que el sospechoso se hizo con ella. El detenido, sin vínculos conocidos con ningún grupo político, tiene antecedentes penales por “pequeños delitos contra la propiedad y actos violentos”, según las autoridades. Los primeros indicios apuntan que actuó solo, por lo que no se busca a más sospechosos. Aun siendo un país con bajos índices de criminalidad, sobre todo en relación al resto de Europa, la tragedia de Imatra ha sacado a relucir el problema de las armas en Finlandia. Sus habitantes, muy aficionados a la caza, están entre los primeros poseedores de rifles del mundo. Según el estudio Small Arms Survey, del Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra (Suiza), los civiles finlandeses están entre los más armados del mundo, detrás de estadounidenses, yemenís y suizos.

Otros tiroteos, también protagonizados por jóvenes, evidenciaron años atrás el problema del fácil acceso a las armas en Finlandia. En el 2007, un estudiante de 18 años compró legalmente una pistola semiautomática y asesinó a ocho personas en Jokela (sur), y luego se suicidó. Al año siguiente, otro estudiante, de 22 años, hizo lo propio tras tirotear y matar a 10 personas en su clase, entre ellos un profesor, en Kauhajoki (sudoeste), también con una arma semiautomática. Y a finales del 2012, en la localidad sureña de Hyvinkää, un joven de 18 años se subió al techo de un edifico y abrió fuego en la hora del desayuno contra dos restaurantes repletos de estudiantes, causando dos muertos y siete heridos, con armas robadas a un familiar. Fue condenado a cadena perpetua.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada