dilluns, 19 de desembre de 2016

Granados se negó a pactar con la Fiscalía y confesar

La Fiscalía Anticorrupción ofreció en la primavera pasada a Francisco Granados (PP) beneficios y atenuantes en caso de condena. La condición era que a cambio él colaborase en la investigación del caso Púnica. Sin embargo, el ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid rechazó todo pacto para salir de la prisión provisional, en la que lleva ya más de dos años. En concreto, desde su detención el 27 de octubre de 2014. A Granados se le imputan los delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos públicos, prevaricación y fraude. Sin embargo, él mantiene que es completamente inocente de los cargos, según fuentes de su entorno. Así lo señaló la primavera pasada y lo mantiene ahora, poco antes de su declaración voluntaria, este próximo miércoles, ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

El ex dirigente del PP es el único imputado de Púnica que sigue en prisión, tras la salida hace un año de su presunto compinche, David Marjaliza. Las fiscales asignadas al procedimiento, Carmen García y María Teresa Gálvez, le ofrecieron atenuantes en el caso de que colaborara con la acción de la Justicia. De fondo quedaba la puerta abierta a que recuperase su libertad, aunque fuera sólo hasta la celebración del juicio.Se trataba, según fuentes de Anticorrupción, del mismo ofrecimiento que se ha realizado a todos los imputados en la causa. Con dos objetivos primordiales: que las investigaciones puedan avanzar y, sobre todo, con colaboración para la recuperación de activos. Esta es una de las obsesiones del Ministerio Fiscal en este caso, en el que los presuntos beneficios de la trama son millonarios. La negativa de Granados a realizar una confesión fue, no obstante, taxativa.

La actitud que había mantenido durante dos años el ex número tres de la Comunidad de Madrid en la época de Esperanza Aguirre varió el pasado 5 de octubre, tras dictaminar el juez Velasco la prórroga por dos años más de la prisión provisional que pesa sobre él.Granados entendió que había que cambiar de estrategia. Su entorno denuncia desde entonces que permanece en la cárcel como medida de presión para que confiese sus delitos.Las fiscales, el juez y la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) investigan, tras el arrepentimiento de Marjaliza, si el ex político tiene hasta 30 millones de euros escondidos en el extranjero.

Para rechazar su puesta en libertad, los investigadores argumentan además que su salida de prisión podría tener varios efectos no deseados. Entre ellos, una posibilidad de huida que creen real pese al arraigo que tiene el también ex secretario general del PP madrileño. Y sobre todo, la eventualidad de que algunos testigos del caso puedan ser presionados. Tras desestimarse los últimos recursos presentados por Granados contra la prórroga de la prisión provisional, su defensa pidió la comparecencia voluntaria del ex dirigente del PP madrileño. Lo cierto es que el ex consejero de la Comunidad de Madrid y ex senador no ha realizado ninguna declaración judicial desde octubre de 2014, cuando compareció ante el juez horas después de ser arrestado.

La posibilidad de que el ex político tire de la manta este miércoles es descartada por todas las partes. En este sentido, la intención de Granados sería mostrar su disposición a dar todas las explicaciones necesarias para voltear una situación que, como siempre ha trasladado desde su celda de la cárcel de Estremera, cree injusta. Así pues, lo que prevén todas las partes para el próximo miércoles, salvo sorpresa de última hora, es un largo interrogatorio en el que Granados espera convencer al juez y a las fiscales de su inocencia.Otra tesis manejada por su entorno es que Marjaliza traicionó a su amigo cuando declaró ante el juez que Granados escondía un millón de euros en casa de sus suegros. La Guardia Civil lo halló en un altillo y Granados reconoció posteriormente que ese dinero le pertenecía. Supuestamente, Marjaliza le ayudó a repatriarlo desde Suiza hace años.

Según este argumento, Marjaliza se enteró de la ubicación del dinero cuando ambos, Granados y él, estaban en el módulo de ingresos de la prisión de Estremera.Siempre según esta versión, Marjaliza pidió ayuda a Granados ante las estrecheces económicas que su familia podía afrontar con él en prisión y las cuentas bancarias bloqueadas. El ex político le habría confesado que tenía efectivo en casa de sus suegros, quizá como posibilidad de brindarle ayuda económica. La Guardia Civil lo halló allí y Granados tuvo que admitir que era suyo para evitar mayores problemas a los padres de su esposa.

El entorno del imputado sostiene que Marjaliza usó el dato, del que se habría enterado con ambos ya entre rejas, para dar credibilidad a su denuncia de que Granados tiene dinero escondido. En su confesión, el empresario y amigo de la infancia del ex político también dijo que éste puede tener 30 millones más escondidos fuera de España. En definitiva, se argumenta que Marjaliza pudo utilizar la información del millón en casa de los suegros como moneda de cambio para lograr salir de la prisión provisional.

Primera declaración ante el juez desde 2014

El ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Francisco Granados declara este miércoles ante el juez por primera vez desde octubre de 2014, cuando compareció en sede judicial horas después de haber sido detenido en la operación policial que dio lugar al 'caso Púnica'. Granados comparece a petición propia, semanas después de haber recibido el mazazo de la decisión judicial que ha prorrogado por dos años su permanencia en prisión provisional. Según la providencia de citación del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, Granados ha solicitado declarar «sobre hechos que son objeto o han sido objeto de investigación». Aunque su comparecencia se produce semanas después de haber sabido que tendrá que seguir en prisión -estas serán sus terceras Navidades en la cárcel de Estremera-, la petición la cursó su abogado al día siguiente de conocer la decisión judicial.

En el auto de prórroga de la prisión provisional, los magistrados afirmaban que Granados se sirvió de los cargos públicos desempeñados en la Comunidad de Madrid desde el año 2000 para enriquecerse «corrompiendo a quien fuera menester». Asimismo, aseguraban que existen datos «elocuentes y directos de presiones, amenazas y afán de tergiversar, entorpecer o manipular» las manifestaciones de otros investigados. Mientras, el juez Velasco considera que Granados sigue disponiendo «de una manera oculta de gran cantidad de dinero», informa El Mundo.

Púnica: Granados declarará el 11 de enero

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco no se ha hecho de rogar. El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados solicitó prestar declaración este martes en el 'caso Púnica' y el magistrado ya le ha puesto fecha. Será el próximo 11 de enero, cuando el exconsejero de Presidencia, Justicia e Interior de Madrid tenga una nueva oportunidad de aclarar el origen de su dinero descubierto por los investigadores en Suiza.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada