divendres, 16 de desembre de 2016

La amante del obispo Salinas acusa ahora a su marido de malos tratos

Sonia Valenzuela (foto, a la izda. de Salinas), la exsecretaria y amante del antiguo obispo de Mallorca, Javier Salinas, ha abierto un nuevo conflicto con su exmarido, Mariano de España. La mujer, que fue acusada de mantener una relación extramatrimonial con el religioso, que en definitiva supuso su cese como máximo responsable de la Iglesia de Mallorca, pretende ahora que su exmarido, padre de sus tres hijos, termine en la cárcel. Le acusa de maltratarla, no físicamente, pero sí psicológicamente. La mujer denuncia en el juzgado que ha sido víctima de una violencia verbal y quiere que su expareja responda por ello. El juez de Palma cita a declarar a la denunciante y a su exesposo. Por su condición de investigado, el exmarido de Sonia Valenzuela tiene la posibilidad de solicitar la declaración de testigos que se han visto implicados de alguna manera en la relación que mantenía con su exmujer. Y entre estos testigos no se descarta que se pueda citar al exobispo Salinas, que desde que fue cesado como máximo responsable de la Iglesia de Mallorca, no se le ha vuelto a ver por la isla. En estos momentos ocupa un nuevo destino como obispo auxiliar de Valencia.

El marido va a negar cualquier tipo de episodio violento con su expareja y, por tanto, rechaza la acusación de que en algún momento la pudo maltratar psicológicamente, como ella expone en su denuncia. El hombre se siente víctima de la relación que, según él, su exmujer mantuvo con el obispo. Sonia Valenzuela pretendió que, precisamente, la Iglesia tomara la decisión de declarar la nulidad matrimonial de su relación con Mariano de España. El marido presentó un escrito en el propio obispado solicitando que Javier Salinas pudiera intervenir de algún modo en este proceso de nulidad. El marido aportó, entre otras pruebas, un listado de las numerosas llamadas telefónicas, a altas horas de la madrugada, que su mujer mantenía con el religioso y se opuso a que se declarara la nulidad de su relación con su esposa, con la que había tenido tres hijos. Finalmente, la esposa decidió retirar dicha demanda de nulidad y se centró en solicitar la separación judicial con su antigua pareja.

La mujer, que desde que estalló el escándalo del obispo decidió separarse de su esposo, presentó hace algunas semanas una denuncia en el juzgado. En este relato se presenta como una víctima de violencia doméstica, detallando los episodios en los que su pareja la habría sometido, según su criterio, a humillaciones verbales y vejaciones. Esta denuncia se está instruyendo en el juzgado de la Mujer número 1 de Palma. El juez, antes de decidir si existen pruebas que avalen esta denuncia, quiere escuchar la versión de ambas partes. Por este motivo, el magistrado ha citado esta mañana tanto a Sonia Valenzuela, que declarará como víctima, como al denunciado, Mariano de España, que será interrogado como investigado y, por tanto, con derecho a ser asistido por un abogado.

La fiscalía, en principio, no adoptará ninguna medida, al menos hasta que se conozca la versión de ambas partes y se compruebe si existen pruebas suficientes que avalen la versión de la denunciante. Sonia Valenzuela, profesora asociada de la UIB, protagonizó el pasado año un escándalo con la directa implicación del obispo Salinas, que hace algunos meses fue cesado por el Vaticano y enviado a otro destino a Valencia. En estos momentos la Iglesia de Mallorca está pendiente de que se nombre a un sustituto definitivo para que se haga cargo de la dirección episcopal.

Fue precisamente el marido, Mariano de España, el que puso en conocimiento de las máximas autoridades del Vaticano sus sospechas de que su mujer mantenía una relación impropia con el obispo Salinas. Acusó directamente al religioso de ser el culpable de que su matrimonio hubiera terminado, al interponerse en la relación que hasta entonces mantenía con su mujer. El religioso, sin embargo, negó cualquier relación, más allá de la profesional, con esta mujer, y sostuvo que Sonia no era más que su secretaria personal. Javier Salinas atribuyó todo el escándalo a una reacción de un marido celoso. El Vaticano no actuó de inmediato. Sin embargo, desde que se conoció este escándalo, que provocó una profunda consternación en el colectivo de feligreses de Mallorca, se decidió el cese de Salinas como obispo de Mallorca. Se dejó pasar un tiempo prudencial antes de adoptar la drástica decisión, que insistentemente había solicitado el marido.

La separación entre Mariano de España y Sonia Valenzuela no ha sido cordial, sino todo lo contrario. La mujer le acusó de actuar por celos, ya que ella negó que hubiera mantenido una relación especial con el religioso, más allá de su trabajo como secretaria personal. La esposa no se ha limitado a abandonar el domicilio conyugal, sino que pretende ahora que su exmarido se siente en el banquillo de los acusados y que los jueces determinen que es un maltratador. En la denuncia la mujer señala que nunca ha sufrido una agresión física, pero que durante los años en los que estuvo conviviendo con Mariano de España fue víctima de un maltrato psicológico, por el que ahora pretende que responda ante un juez.

Es la primera denuncia penal que presenta la mujer y no consta que en ningún momento hubiera recibido asistencia ni médica ni psicológica, a pesar de que ella mantiene que durante mucho tiempo fue víctima de una agresividad verbal. El hombre, en cualquier caso, niega este maltrato. Además del matrimonio, el juez también ha citado a declarar esta mañana a varios testigos para que aporten datos sobre la relación de la pareja.

Bergoglio cesa al obispo Salinas por indecente


La relación sexual del obispo Javier Salinas (foto) con la que fue su secretaria particular, Sonia Valenzuela, ha terminado por costarle el cargo de capo mafioso de la secta en Mallorca. En los últimos meses el obispo ha intentado convencer a sus superiores de que había cesado el revuelo por su conducta descaradamente indecente. Consciente de que estaba en la cuerda floja, vendió que contaba con el respaldo necesario para continuar liderando la secta nazicatólica en la isla. Sin embargo, no lo ha conseguido. 'Monseñor' Salinas deja hoy a mediodía de ser el titular de la diócesis de Mallorca, obligado por el daño generado a la podrida y corrupta imagen de la organización mafiosa tras su virulento enfrentamiento con Mariano de España, marido de su amante. El exmarido de Valenzuela acusa al prelado de haber roto su matrimonio católico al haber interferido en él y "abducido" a su exesposa.

La exsecretaria del obispo de Mallorca pide la nulidad de su matrimonio con tres hijos

Sonia Valenzuela, la exsecretaria personal del obispo de Mallorca, no se ha limitado a divorciarse de su marido, Mariano de España. Pretende que el matrimonio que se ha prolongado durante más de 20 años, del que han nacido tres hijos, sea declarado nulo por la propia iglesia. Por ello, según han confirmado fuentes judiciales, ha presentado una demanda de nulidad matrimonial, que se tramita en el palacio episcopal de Palma, contra su exesposo, quien tiene intención de oponerse al deseo de su exmujer. Precisamente, el marido presentó a finales del año pasado una denuncia en Roma contra el obispo Javier Salinas, porque sospechaba que mantenía una relación sentimental con su entonces mujer.

El obispo de Mallorca, hasta el cuello...

Conflicto en la Iglesia de Mallorca: Las monjas Jerónimas acusan al obispo de "apropiarse ilegítimamente" de su monasterio por "codicia". Las monjas han denunciado ante los tribunales que el obispo Javier Salinas -muy conocido por sus escarceos con su secretaria casada y las denuncias del marido de aquella entre otros escándalos sonados- les tendió una "trampa" para quedarse "las llaves" del convento de Sant Jeroni de Palma tras su traslado al de Inca. Foto: Las jerónimas con el obispo Salinas en la misa de despedida del monasterio, el 1 de junio del año pasado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada