diumenge, 4 de desembre de 2016

Roque Núñez, de Almería a porno-espía yihadista y gay infiltrado en Alemania

Roque era aparentemente un ciudadano ejemplar. Hasta este mes de enero llevaba las cuentas de la pequeña comunidad católica española en la parroquia de Krefeld, al oeste de Alemania, adonde acudía con sus cuatro hijos y su mujer a las misas de la iglesia de Sant Josef, empujando la silla de ruedas en la que está postrado uno de ellos. Ayudaba a organizar las peregrinaciones al santuario de Schönstatt por la Virgen de la Asunción, o las fiestas con jamón, paella, empanada y croquetas que reunían en torno a una mesa a los católicos de habla hispana. Además, trabajaba en un banco e incluso había creado una fundación que recaudaba fondos para niños discapacitados como el suyo. Por eso Enrique Vásquez, asistente pastoral de la parroquia de Krefeld, no da crédito a la historia inconcebible que hoy protagoniza su antiguo contable. "Estoy muy sorprendido, no puede tratarse de la misma persona", dice.

El "amable" y "generoso" Herr Roque Müslingham -por el apellido de su esposa-, nacido Roque Núñez Fuentes hace 51 años en Almería, es el presunto topo que ha puesto contra las cuerdas a los servicios secretos alemanes. El caso, confirmado por el Gobierno federal, lo desveló el martes pasado Der Spiegel, aunque sin identificar al español. Según contaba la revista alemana, un espía de la agencia dedicada a la seguridad interior (la Bundesamt für Verfassungsschutz, Oficina Federal para la Protección de la Constitución) que estaba contratado desde abril para infiltrarse en círculos islamistas, había sido detenido por traidor.

Lo descubrieron porque en un chat extremista se declaró soldado de Alá, desveló su trabajo como espía, proporcionó información sensible y se mostró "dispuesto a todo" para atentar contra los "infieles". Lo que no sabía era que quien hablaba con él en ese chat era en realidad otro agente secreto. Al día siguiente, este 16 de noviembre, lo arrestaron. Su confesión, ya detenido, ha sorprendido aún más. Roque ha dicho que se convirtió al islam hace dos años, en secreto. Y que su propósito cuando fue a buscar trabajo a la agencia era ayudar a sus "hermanos" islamistas a infiltrarse en la inteligencia alemana. Varios medios aseguran incluso que el llamado "Maulwurf" (topo) planeaba un atentado contra la sede de la agencia en Colonia, aunque fuentes oficiales no lo confirman. ¿Y por qué lo hizo? Por "Alá", dijo; él se lo pidió.

Roque Mühlinghaus/Núñez, el primero por la derecha, en una reunión de su parroquia en Krefeld, donde era contable CHRISTIAN LOSE (BILD) / CRÓNICA
Vídeos, libros y religiónEl puzle de la vida de Roque es difícil de completar de forma coherente. Porque en su cara B, conocida ahora, figura hasta un pasado reciente (al menos hasta 2011) como actor en películas de pornografía gay. En el registro de su casa, los investigadores encontraron varios de estos filmes, en los que actuaba bajo el mismo pseudónimo que utilizaba para los chats islamistas, según ha publicado el Washington Post. No eran sus únicos sobrenombres. Roque se hacía llamar Roque Mühlinghaus, Roque Núñez, Raul B., Abdarrahman... Y tenía múltiples caras: la del católico militante, la de editor de un libro erótico con fotografías de hombres rasurados, la del alemán partidario de expulsar a los extranjeros con antecedentes... O la del andaluz emigrado que hace unos cuatro años repartió sonrisas y retomó relaciones familiares perdidas de vuelta a su tierra natal. La pregunta que se hacen algunos responsables de la seguridad alemana es si está loco o si tiene doble personalidad. Si es verdaderamente un islamista. De momento hay más dudas que respuestas.

Fue el 25 de mayo de 1965 cuando Roque Núñez nació en Almería. Desde allí su prima Ana cuenta a Crónica que los padres, Roque y María, emigraron "hace muchos años" a Alemania acompañados del chico y de su hermana. Todavía no había muerto Franco cuando el futuro espía pisó su nuevo país, porque entre los 10 y los 16 años asegura haber acudido a la escuela de secundaria Corneliusfeld de Tönisvorst. A los 24 concluyó el instituto, a base de clases nocturnas, en otra ciudad cercana, Kempen.

Su hermana se establecerá allí (hoy regenta una heladería), pero él acabará regresando a Tönisvorst, una urbe de 30.000 habitantes en Renania del Norte-Westfalia.Allí, a 28 kilómetros de la frontera con los Países Bajos, y junto a su mujer, la alemana Anja Mühlinghaus, fundó un hogar casi modélico.Ella es médico, aunque trabaja de profesora. Él se encarga del marketing en un banco, el Volksbank de Krefeld, a cinco kilómetros de su casa. Primero tienen dos niñas y todo parece ir bien. El tercero, sin embargo, marcará profundamente a los Mühlinghaus/Núñez. El pequeño nace demasiado pronto y desarrolla un virus incurable que no le permite hablar ni apenas moverse. También es ciego y epiléptico. La pareja llega a posar con él en el periódico Bild, relatando su triste historia y lo caro que resulta criar a un niño absolutamente dependiente. Esa primavera de 2010, en vísperas de su 45º cumpleaños, Roque lanzó un grito de auxilio en internet: solicitó dinero para pagar una terapia con delfines que el niño ya había probado.

La familia completa había cruzado el Atlántico en tres ocasiones para que el chico se rodeara de estos animales en el acuario de Curazao, al sur del Caribe. Eran viajes muy costosos: unos 5.000 euros por 14 días, más gastos de vuelo, hotel y comida. Pero el niño había mostrado progresos: al poco tiempo de conocer a los delfines habló por primera vez. Dijo -según sus padres- "ja" y "nein" (sí y no). Ante la llamada de crowdfunding, María, la madre almeriense de Roque, aportó 100 euros bajo un mensaje escrito en español: "Mi hijo, mi vida". La "gratitud" de Roque ante el aluvión de solidaridad lo empujó entonces a fundar una asociación (Stiftungsfonds Delfintherapie) destinada a ayudar a las familias que quisieran someter a sus hijos a estas terapias. Según datos publicados por el propio Roque, de los 2.290 euros recaudados en 2010 escaló a los 38.400 euros en 2015.Pero la filantrópica no fue su única iniciativa.

Mientras trabajaba en el banco también hizo sus pinitos como editor. En 2006 contactó con un fotógrafo, Jo Schwanewilms, porque quería fundar una editorial (la llamaría euQor) y sacar adelante un libro. El tema: hombres rasurados. El título: Shaved!... der intimrasierte Mann (¡Afeitado! El hombre rasurado en sus partes íntimas). El contenido: 200 fotografías eróticas. "La idea fue suya. Yo tomé las fotografías y él contactó con los autores para que escribieran textos provocadores que las acompañaran", indica Schwanewilms a este suplemento. Ambos lo ampliaron después con una edición especial centrada en un puñado de deportistas alemanes rasurados. Eso sí, en la prensa el hispanoalemán aparecía identificado únicamente como "el editor Roque M.".

El libro generó mucho morbo, pero la editorial cerró en un año. "Él la puso en concurso de acreedores porque tenía problemas económicos. Siempre estaba preocupado por el dinero porque tenía cuatro hijos y uno de ellos era discapacitado", cuenta el fotógrafo. -¿Cómo es Roque?-Es una persona extrema, todo temperamento -contesta-. ¡Muy español!Cuando lo conoció, supo que era "bisexual" y que mantenía relaciones con hombres y mujeres. También se dio cuenta de que "le gustaba mucho cambiar de nombre", "utilizar nombres distintos en diferentes foros". "Pero no me podía imaginar todo esto en absoluto", subraya el artista. "Era un hombre muy preocupado por sus hijos, que se llevaba muy bien con la gente...".

El poliédrico Roque aparece también hace dos años como fundador de otra empresa llamada German Military Underwear: vende por internet -o así lo presenta- ropa interior militar alemana con el lema "fuerte, varonil, sexy, nórdica". O en la sección de política de un periódico en 2008, como nuevo asesor del partido ecologista de Los Verdes en Tönisvorst... O en foros de internet, enlazando canciones en inglés de contenido sexual que decía grabar él mismo.

En la parroquia de Krefeld, Enrique Vásquez se muestra asombrado. "Me resulta muy difícil creer que sea él... Durante dos años llevó las humildes cuentas de la parroquia. Venía a las misas, muchas veces con sus hijos, a los que hablaba en español. Después se quedaban con todos a comer en el McDonald's... Incluso uno de sus hijos recibió aquí la primera comunión hace tres años. Pero en enero se fue de nuestro Consejo Pastoral por un desacuerdo administrativo. Él y otras personas querían hacer las cosas de una manera [que prefiere no concretar] y el resto no estaba de acuerdo, así que, molesto, entregó los papeles y las facturas, que estaban en orden, y se marchó".

Fue más o menos en esa época cuando Herr Roque cambió su cuenta de Facebook: pasó de apellidarse Mühlinghaus a Núñez Fuentes. Para entonces, según ha afirmado ahora ante los investigadores, ya se había convertido al islam, a través de sus conversaciones telefónicas con un hombre austriaco llamado Mohamed. Cuando los agentes le preguntaron si se trata del conocido predicador salafita Mohamed Mahmoud, hoy en Siria, Roque no quiso contestar. También habría anunciado que, en cuanto vuelva a ser libre, viajará a Siria para combatir junto al autodenominado Estado Islámico. Siguiendo "el plan de Alá". "Me habéis cogido", les ha dicho, "pero el plan continúa".

El almeriense es hoy un problema para el Gobierno de Angela Merkel. La oposición denuncia el "agujero" de seguridad que Roque ha sacado a la luz, y pide cambios en las pruebas de acceso a sus servicios secretos. Sin duda, algo ha fallado.Antes de contratar a Roque, la agencia entrevistó a cinco personas de su entorno y no halló nada preocupante; tampoco en los documentos que constaban sobre él. El responsable de la organización, Hans-Georg Maassen, ha declarado incluso que "durante su servicio había realizado un buen trabajo" en la unidad de observación de islamistas que le asignaron. "Tenemos un caso en el que una persona se radicalizó sin que lo supiera su círculo más cercano", se escudó Maaseen. Ni siquiera su familia, en cuyo contestador suena hoy la voz de uno de sus hijos.

En Alemania la mayoría de los amigos y conocidos consultados prefiere callar. Como los empleados del Volksbank, que Roque dejó a causa de una "reestructuración". O como el tatuador español de la tienda en la que el extraño andaluz se encargaba de la gestión comercial y la atención al cliente al menos desde febrero, según anunció en su perfil de Facebook.

En la misma red social difundió su apoyo a que "expulsen inmediatamente del país" a los solicitantes de asilo que cometan delitos en Alemania. Además de consejos como estos: "¡No olvides hacer alguna locura!" o "Quien siempre hace lo que ya sabe se queda siempre siendo lo que ya es".-Roque, ¿cómo has llegado a tanta sabiduría? -le preguntó un amigo.-Experiencia vital. Este verano, entre fotos y fotos de una de sus hijas comiendo helado, Roque, que acaba de cumplir los 51 años y lleva un tiempo con barba tupida, cuelga una foto suya con la barba afeitada, bigote y una cuidada cresta en el pelo que causa estupor entre sus conocidos (Arriba). "Estás irreconocible", le escriben. "¿Qué te ha pasado?". Él responde: "No os preocupéis. Era sólo un disfraz"...

El 3 de noviembre publicó su último retrato: estrenaba tatuaje, y no era el primero. En un lateral del pecho, con su boina inconfundible, lucía en negro el Che Guevara. ¿Él, islamista, espía doble, actor porno? "No puede ser nuestro primo", dice Ana. "Estamos consternados", lamenta Cristóbal, otro de los parientes que le quedan en España. El niño al que conocieron ha hecho historia. En Alemania dicen que Roque, el de Almería, es el primer topo islámico infiltrado en sus servicios secretos, informa El Mundo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada