divendres, 27 de gener de 2017

320.500 empleos públicos menos en cinco años de fascismo del PP

La última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al cuarto trimestre de 2016, arroja buenas noticias: la tasa de paro cerró el año en el 18,63%, la más baja desde finales de 2009. Sin embargo, esta positiva evolución no se ha traducido de la misma manera en el sector público y en el sector privado. En los últimos 12 meses el número de personas ocupadas en el sector privado ha aumentado en 428.500 personas mientras que en el público se redujo en 14.600. Este retroceso es más acusado si se compara con las cifras del tercer trimestre de 2011, fecha en la que se registró el máximo de toda la serie histórica en el número de empleados públicos.

En septiembre de 2011 -año en el que los funcionarios vieron congelado su sueldo- el sector público contaba con 3,3 millones de ocupados mientras que ahora tiene 2,9 millones. Desde entonces hasta ahora se han perdido un total de 320.500 empleos públicos. Por otro lado, la EPA también refleja que el empleo público ahora tiene menos peso sobre el total que hace cinco años. A cierre de 2016, este sector representa un 16,1% del total del empleo, la tasa más baja desde el primer trimestre de 2009 (16,0%).

El sindicato CSIF, el más representativo en las administraciones públicas, ha dado la voz de alarma ante el déficit de empleos públicos acumulados desde 2011, sobre todo teniendo en cuenta que 232.900 ocupados de este sector tienen más de 60 años y se encuentran a las puertas de la jubilación. Asimismo, CSIF advierte que la precariedad del mercado laboral también se extiende a las administraciones ya que un total de 680.900 personas del sector público tienen un empleo temporal (80.000 tienen un contrato que no llega a los tres meses), unas cifras que el sindicato considera “inaceptables para los niveles de calidad que debemos exigir a los servicios de nuestro Estado del Bienestar, como la sanidad o la educación”.

En este sentido, el sindicato de funcionarios ha anunciado que el lunes mantendrá una reunión “urgente” con la secretaria de Estado de Función Pública para abordar la necesidad de diseñar ya una oferta de empleo público, en el contexto de prórroga de los Presupuestos Generales del Estado. “Esta oferta de empleo deberá eliminar la tasa de reposición, es decir, que se produzcan contrataciones por encima de las jubilaciones de este año, para paliar el déficit estructural de las plantillas”, insiste CSIF.

El empleo público no ha evolucionado de manera uniforme en las distintas comunidades autónomas. Así, según la EPA, tomando de referencia el tercer trimestre de 2011 -con el número de empleos públicos en máximos de toda la serie histórica-, hay cuatro comunidades autónomas que han sumado ocupados en el sector público. Así, Islas Baleares cuenta ahora con 2.400 empleados públicos más que hace cinco años; Cantabria ha sumado 1.600; Navarra, 2.700 más y La Rioja 1.800. Por el contrario, las autonomías que más empleo público han destruido desde septiembre de 2011 son Madrid, con 88.900 funcionarios menos, y Andalucía, con 53.700 menos.

La inflación apunta ya un 3% con pérdida general de poder adquisitivo

Los tiempos de la inflación baja —medida por el Índice de Precios de Consumo (IPC)— se alejan. Hasta el extremo de que en febrero la tasa interanual (los últimos 12 meses) escalará hasta el 3%. Es decir, el nivel máximo desde octubre de 2012, en plena recesión. Eso es lo que estima Funcas, que prevé que ya en enero (hasta el día 31, no se conocerá el dato adelantado), el IPC se sitúe en el 2,6%.

España, tan corrupta como Botswana y Georgia

Transparencia Internacional ha hecho público el Índice de Percepción de la Corrupción2016, donde los datos revelan que la corrupción en el sector público lejos de mejorar, tiende a empeorar. Según el Índice presentado, el 69% de los 176 países incluidos suspendieron en la valoración, obteniendo una puntuación inferior a 50 sobre 100. España se ubicó en el puesto 41 de la clasificación repitiendo la misma nota del año pasado: 58 puntos, aprobado raspado. De esta manera, repite su peor resultado histórico. En la clasificación europea, que es donde encuentra el contexto real, España se sitúa en la posición vigésimo primera de 32 estados, en la parte media-baja del ránking, por detrás de Eslovenia y Lituania, y por delante de Letonia y Chipre.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada