dimarts, 31 de gener de 2017

EEUU acusa a Alemania de explotar a la UE y EEUU con un euro "muy devaluado"

Peter Navarro, director del Comité Nacional de Comercio creado por Donald Trump, acusa directamente a Alemania y la canciller Merkel de aprovechar el euro para explotar a la Unión Europea y a EEUU. El euro ha permitido que los bienes y servicios hechos en Alemania se exporten a unos precios relativos inferiores a los que hubieran tenido con el marco alemán. Este profesor de Economía y ahora asesor de confianza de Donald Trump, ha declarado al Financial Times que el euro y su valoración en el mercado le está dando a Alemania ventaja sobre sus principales socios comerciales. Si Berlín siguiese usando el marco, esta divisa sería mucho más fuerte y serviría de filtro para las competitivas exportaciones germanas. La balanza comercial con China 'ayuda' a mantener la industria alemana y viceversa.

Navarro también ha acusado a Alemania de ser uno de los principales obstáculos en las negociaciones con EEUU para crear el tratado de libre comercio entre la UE y EEUU (TTIP por sus siglas en inglés), unas negociaciones que ya han muerto por parte de la primera potencia económica del mundo. "Un gran obstáculo para ver el TTIP como un acuerdo es Alemania, que sigue explotando a otros países en la UE, al igual que a EEUU, con un 'marco alemán implícito' que está sumamente infravalorado", sostiene Navarro. "El desequilibrio estructural alemán en el comercio con el resto de la UE y Estados Unidos subraya la heterogeneidad económica dentro de la UE, por lo que este sería un acuerdo multilateral con un fondo bilateral", afirma este economista.

Estas críticas se llevan produciendo desde hace años desde diferentes alas ideológicas de EEUU, pero nunca habían llegado desde el Gobierno. Se acusa a Alemania de haberse beneficiado de una forma desproporcionada de la debilidad del resto de la eurozona, que ha mantenido al euro débil respecto a las divisas de otros grandes exportadores.

Los comentarios del asesor de Trump ha provocado una fuerte reacción del euro frente al dólar. La divisa europea sube casi un 1% por encima de los 1,08 dólares, algo que no sucedía desde el 14 de noviembre, una semana después de la victoria del magnate en las elecciones de Estados Unidos. El nuevo secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ya advirtió que prefería un dólar más débil para no perjudicar la economía. Y todo ello en mitad de los planes de la Reserva Federal de subir los tipos de interés, tres veces si no aumentaba la inflación.

La balanza comercial con China 'ayuda' a mantener la industria alemana y viceversa

En los últimos años han aumentado las voces que culpan a la globalización de la pérdida de trabajos en el sector industrial en Occidente. La victoria de Donald Trump en EEUU refleja este sentimiento que se está propagando por una parte importante de economías desarrolladas. Sin embargo, no todos los países avanzados tienen esta sensación, se salvan sobre todo aquellos que han logrado mantener en los últimos años grandes superávits comerciales, como es el caso de Alemania. La industria germana se ha mantenido viva en parte gracias a las exportaciones de bienes con gran valor añadido a estos nuevos mercados, como son China o los países del Este de Europa.

Wolfgang Dauth, profesor de Economía en la Universidad de Wurzburgo, Sebastian Findeisen, profesor de Economía en la Universidad de Mannheim, y Jens Sudekum, profesor en el Instituto de Economía de la Competencia, desvelan en su trabajo Trade and Manufacturing Jobs in Germany, que el incremento del comercio con China y otros países en desarrollo no ha acelerado la destrucción de empleo en el sector industrial de Alemania. | Caída histórica del paro en Alemania

Estos expertos sostienen que "la economía de Alemania está sufriendo un cambio estructural en el que se está incrementando el empleo en el sector servicios mientras que en la industria sufre una reducción (en términos relativos)". No obstante, este fenómeno se debe al incremento del factor tecnológico en el sistema productivo, al igual que está ocurriendo en otras naciones que disfrutan de elevados ingresos per cápita. El mayor peso de la tecnología y el factor capital está reduciendo el peso del empleo (sobre el empleo total) en el sector industrial de una forma más marcada que el peso de la industria en el PIB.

"Sin embargo, a diferencia del fenómeno que está sufriendo EEUU (el comercio internacional ha destruido uno de cada diez empleos en la industria en EEUU), el incremento del comercio con países que tienen unos salarios bajos (como China o Europa del Este), no ha acelerado esta tendencia. De hecho, este tipo de comercio ha frenado la pérdida de relevancia relativa del empleo en la industria gracias al incremento de las exportaciones hacía esos nuevos mercados, que ha estabilizado el empleo en la industria", destacan estos profesores en su trabajo.

A diferencia de EEUU que arroja un gran déficit comercial con Pekín, Alemania ha logrado mantener un equilibrio con China. De cierta forma, durante varios años se ha cumplido la teoría clásica del comercio internacional entre estos países. Naciones como China, con un capital humano abundante, fabrican bienes con bajo valor añadido que son intensivos en factor trabajo, y que se se exportan a los países desarrollados (como Alemania). En el otro polo, los países desarrollados se ocupan de fabricar bienes de elevado valor añadido y muy intensivos en tecnología y factor capital. Así, se produce un comercio inter-industrial que permite a cada país especializarse en la producción de los bienes en los que tienen ventaja comparativa, desembocando en una mejora del bienestar para ambas regiones.

En 2014, China importó bienes alemanes por valor de unos 100.000 millones de dólares, el 16% fueron coches, el 10% piezas de vehículos y el 3% piezas y tecnología para la aviación. Mientras que las exportaciones chinas a Alemania sumaron un valor similar, pero tienen mayor peso las ventas de ropa, lámparas, aparatos de transmisión y telefonía.

Dentro de este contexto, estos mismos economistas en un trabajo anterior publicado en 2016 (Adjusting to Globalization: Evidence from Heterogeneous Worker-Establishment Matches in Germany) destacaban que su principal hallazgo mostraba que la creciente exposición al comercio internacional había sido beneficiosa para la mayor parte de los trabajadores de la industria germana. Pero también reconocía que habían surgidos 'perdedores' y 'ganadores' aunque, no obstante, el resultado agregado era positivo. Es cierto que el incremento de las importaciones en Alemania han tenido un efecto negativo sobre sectores muy concretos (lo más expuestos a las importaciones de bienes sencillos), "esta situación ha sido más que compensada por el efecto positivo del incremento de las oportunidades de exportación. El trabajador medio de la industria en Alemania se ha beneficiado de la creciente exposición al comercio, aunque la globalización ha contribuido a incrementar la desigualdad dentro de Alemania".

Como se señalaba anteriormente, aunque el peso relativo del empleo en la industria ha caído en Alemania, en términos absolutos siguen aumentando los ocupados dentro del sector industrial. Según datos del instituto de estadística germano, en septiembre de 2016 se produjo un nuevo récord de número de empleados en la industria alemana al superar los 5.475.000 ocupados en dicho sector. Según estos profesores, el creciente peso en el empleo del sector servicios se debe sobre todo a la entrada en el mercado laboral de jóvenes o de personas que no tenían empleo. Es decir, el crecimiento del sector servicios no se está produciendo por el trasvase de empleados de la industria, sino por la entrada de individuos que se encontraban fuera de la población activa o en desempleo.

Otra forma de corroborar este aceptable estado de salud de dicho sector es analizando el peso de la industria en el PIB. Según datos de Eurostat, en 1995 el sector manufacturero alemán representaba el 26,1% del PIB, mientras que en 2016 supone el 25,7%, una cifra casi idéntica después de más de 20 años. Así, el sector manufacturero sigue manteniendo su peso dentro del PIB, a pesar de que el empleo en este sector ha pasado de representar el 36% del empleo total en 1995 a menos del 28% en la actualidad. Esto deja entrever el fuerte auge de la productividad en la industria germana, informa El Economista.

Multa de 588 millones de € al Deutsche Bank por blanquear 10.000 millones de $

El Deutsche Bank ha empezado el 2017 como terminó el 2016, afrontando su enésimo escándalo. Este martes se ha dado a conocer que el gigante bancario alemán ha llegado a un acuerdo con las autoridades de regulación financiera estadounidense y británica para pagar una multa de 588 millones de euros por haber permitido entre el 2011 y el 2015 el uso de sus servicios para blanquear hasta 9.343 millones de euros de procedencia rusa.

Trump "se retirará del acuerdo climático de París definitivamente"

Un asesor sobre el 'cambio climático' de Donald Trump ha dicho que el presidente de Estados Unidos retirará a Estados Unidos del acuerdo histórico de París y que la orden ejecutiva sobre la cuestión podría llegar dentro de "días".

Trump, May, los británicos y una prohibición racista que se desmorona

El equipo principal de Donald Trump retrocedió ayer otro paso por la noche en sus planes de prohibir a los británicos de doble nacionalidad viajar a Estados Unidos. En medio de la protesta mundial contra la orden ejecutiva del presidente Trump, Boris Johnson, el secretario de Relaciones Exteriores británico, obtuvo garantías de que los ciudadanos británicos afectados podrían seguir entrando libremente en los EEUU.

Hart, Nobel de Economía: "Si la UE quiere sobrevivir debe haber más descentralización"

La Unión Europea debería realizar un proceso de descentralización que devolviera a los países miembros ciertas áreas de decisión, según el premio Nobel y profesor de Economía en la neoliberal y oligárquica Universidad de Harvard, Oliver Hart, quien siempre ha dicho que el euro fue "un error".

Stiglitz: "Este año pasará a la historia como un punto de inflexión para el mundo"

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001 y profesor de Economía en la Universidad de Columbia, cree que este año pasará a la historia por ser el punto de inflexión que marque el devenir de EEUU y del mundo. Quizá una nueva era en la que las políticas que se han aplicado en las últimas décadas pasen a la historia en favor de nuevas medidas que viren hacia el lado opuesto a las actuales.

Eduardo Garzón: El BCE crea de la nada 1,1 billones para inversores financieros

El BCE crea de la nada 1,1 billones para entregárselos a inversores financieros: “Nos encontramos frente a una política monetaria novedosa que nadie ha votado, que beneficia fundamentalmente a las élites y que contribuye a estimular burbujas financieras”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada