dissabte, 28 de gener de 2017

El expresidente de VW, investigado por sospecha de fraude

La Fiscalía de Braunschweig (centro de Alemania) anunció este viernes (27.01.2017) que investiga ahora también por un presunto delito de fraude al ex presidente del grupo automovilístico Volkswagen Martin Winterkorn en relación al escándalo de la manipulación de emisiones. El exdirectivo estaba siendo hasta ahora investigado por presunta manipulación de mercado, ante la sospecha de que ocultó información sobre el fraude de las emisiones para que esto no afectase negativamente a las acciones del grupo. La fiscalía comunicó asimismo que el número de personas investigadas por escándalo de las emisiones de VW se ha elevado de los 21 conocidos hasta los 37. Martin Winterkorn pudo haber previsto el escándalo.

La semana pasada Winterkorn negó ante una comisión parlamentaria haber estado al tanto del fraude antes de que estallase el escándalo en septiembre de 2015. El mayor fabricante de autos en Europa también es una empresa familiar. Detrás de la empresa de Wolfsburgo se esconden Porsche y Piëch. A pesar del famoso escándalo de emisiones de escape, en el último año VW, con sus 610.000 empleados, logró un volumen de ventas mundial de alrededor de 213.000 millones de euros.

El antiguo jefe de la automotriz alemana Volkswagen, tuvo constancia de la manipulación ilegal de los motores de los vehículos diésel meses antes de que se destapara todo el escándalo en septiembre de 2015, informó el dominical alemán Bild am Sonntag. De acuerdo con documentos internos confidenciales a los que tuvo acceso el rotativo, en el encuentro en el que Martin Winterkorn fue informado de la manipulación, se debatió también si y cuándo deberían informar de ello a los organismos estadounidenses.

Uno de los gráficos presentados durante la reunión, celebrada en la sede del grupo en la ciudad alemana de Wolfsburg y a la que asistieron quince directivos, se refería a la emisión sin filtrar de gases contaminantes con el término "modo acústico", utilizado internamente por VW para referirse al software ilegal utilizado. Otro de los gráficos discutidos durante la reunión plantea dos estrategias diferentes para informar a las autoridades estadounidenses.

La primera, según el documento que publica el diario, sería la opción "defensiva", consistente en esperar a la aprobación de nuevos modelos para informar después de manera parcial a las autoridades estadounidenses de las manipulaciones, asumiendo el riesgo de multas elevadas. La segunda, "la ofensiva", habría consistido en ser totalmente transparentes con las autoridades y garantizar multas menores, pero a costa de arriesgar la autorización de nuevos modelos.

Según los participantes interrogados por Bild, se optó por la opción ofensiva, pero uno de los directivos, Oliver Schmidt, -detenido recientemente en Estados Unidos en relación con el escándalo-, logró imponer su criterio, lo que llevó a decidir una "información parcial de la problemática" en los motores Gen 1 y Gen 2. Una nota de VW del día 30 asegura que Winterkorn dio el visto bueno a esta decisión, según el diario.

Según el dominical, tanto Winterkorn como VW rechazan las nuevas acusaciones. Un portavoz de VW no quiso pronunciarse al ser preguntado al respecto. El entonces director ejecutivo del grupo automotor se vio obligado a dimitir tras el escándalo de la manipulación de los motores diésel de unos 11 millones de autos en todo el mundo, de ellos unos 8,5 millones en Europa, que sumió a la automotriz en la peor crisis de su historia.

Winterkorn y otros ejecutivos de VW están acusados de manipular el mercado al informar demasiado tarde a los mercados financieros sobre el escándalo de los motores. Los inversores demandan una indemnización millonaria debido a que las acciones de VW cayeron en picada tras darse a conocer la noticia. Winterkorn y la cúpula de la mayor automotriz de Europa han indicado siempre hasta el momento que no tuvieron constancia de lo que ocurría hasta septiembre de 2015.

A principios de 2016, VW declaró ante el Tribunal Regional de Braunschweig que tanto Winterkorn como el jefe de marca de VW, Herbert Diess, participaron en la reunión del 27 de julio de 2015, pero indicó que "no se puede reconstruir en detalle ni el contenido concreto de este encuentro informal ni el momento exacto en el que participaron los directivos afectados". Sin embargo, de acuerdo con un testigo de la reunión de julio de 2015 sí estuvo presente y permaneció asombrosamente tranquilo cuando se expuso el tema. Las cadenas alemanas NDR, WDR y el diario "Süddeutsche Zeitung" informaron también de la existencia de nuevos indicios que apuntaban a que Winterkorn fue informado de las manipulaciones antes de lo que se ha dicho hasta ahora.

Entretanto, la automotriz ha logrado cerrar un acuerdo millonario con las autoridades estadounidenses en concepto de multas civiles y penales. Winterkorn comparecerá el próximo jueves (19.01.2017) ante la comisión parlamentaria de investigación del escándalo. Los diputados quieren esclarecer cuándo fue informado el Gobierno alemán de la manipulación y cómo de estrecha es la cooperación entre la política y el lobby automotor.

El año pasado la compañía alemana Bosch compró la empresa de electrodométicos BSH y la proveedora industrial ZF y, con ello, elevó su volumen de ventas un 44 por ciento. En cifras absolutas esto equivale a más de 70.000 millones de euros. A causa de su implicación en el escándalo de VW, la empresa deberá ahora reservar más de 500 millones de euros para cubrir los posibles gastos derivados del proceso, informan efe y dpa.

Bruselas pide explicaciones a Rajoy por no multar a Volkswagen

El Ejecutivo comunitario envía una carta de notificación formal, además de a España, a los Gobiernos de Alemania, Reino Unido, Luxemburgo, Grecia, República Checa y Lituania por no haber multado a Volkswagen, el fabricante alemán de automóviles, por haber manipulado las pruebas de emisiones contaminantes en 11 millones de vehículos, 8 millones de ellos en Europa y buena parte fabricada en España, y por no haber aplicado las multas y penalizaciones que contemplan sus legislaciones nacionales para estos casos. Además, Bruselas acusa a Berlín y Londres de no facilitar toda la información técnica recolectada durante sus investigaciones, tal y como reclamó la Comisión.

Vicenç Navarro: La otra corrupción política de la que no se habla

La otra corrupción política de la que no se habla, responsable de la escasa protección al consumidor en España: El caso más conocido de corrupción y con mayor visibilidad mediática se produce cuando un grupo económico o financiero paga directamente a un político para que este tome decisiones que les son beneficiosas. Otro caso, también conocido y visible en los medios, se da cuando el político, bien a título personal o representando a un partido, exige un pago de la empresa como condición para que se la contrate para el desarrollo de una actividad o servicio. En ambos casos, la base de dicha corrupción es la complicidad que se desarrolla entre personas o instituciones políticas por un lado, y personas e instituciones económicas o financieras por el otro. España es uno de los países de la Unión Europea de los Quince (UE-15) (el grupo de países de mayor desarrollo económico de la Unión Europea) donde estos tipos de corrupción están más extendidos.

Amigos de la Gestapo y el nazismo, hoy de Merkel y el neoliberalismo

“No sé si sabías que Hugo Boss diseñaba los uniformes de las SS”, dijo el historiador del Tercer Reich, Frank McDonough, mientras comía un plato de patatas fritas y salchichas en el Penny Lane Pub, en la famosa calle a las afueras de Liverpool. Fue la primera de una serie de pequeñas bombas de información sobre el régimen nazi y sus relaciones con las grandes marcas multinacionales que McDonough, historiador de la Universidad de Liverpool, soltó al inicio de una entrevista sobre su nuevo libro, el éxito de ventas La Gestapo: Mito y realidad de la policía secreta de Hitler. “La Gestapo usaba un sistema de informática elemental basada en tarjetas perforadas para archivar los casos de los individuos que perseguían; fue diseñado a medida por IBM”. Volkswagen y Mercedes fabricaban los vehículos y motores. Siemens era un beneficiario de la expansión del gasto público nazi. “Ten en cuenta que el estado nazi consistía en tres elementos: el partido, el estado y el gran negocio; el capital de monopolio era el socio del crimen nazi”, explica. “Los judíos, al inicio, no eran la prioridad; la prioridad era aniquilar a los comunistas; la Gestapo sólo detuvo a 8 judíos en 1933 y 1934, y la mayoría eran comunistas”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada