dijous, 19 de gener de 2017

España y la CIA: los documentos desclasificados

Hasta hace apenas unos días, si alguien quería sumergirse en las 12 millones de páginas desclasificadas por la CIA, podía hacerlo con total libertad. Eso sí, tenía que comprar un billete de avión, desplazarse a los Archivos Nacionales de College Park (Maryland) y sentarse ante uno de los cuatro ordenadores con acceso a los mismos entre las nueve de la mañana y las cuatro y media de la tarde. En otras palabras, que algo sea público no quiere decir que sea fácilmente accesible.

El pasado martes, después de décadas, la CIA por fin colgó un gran número de documentos desclasificados de la base de datos CREST (CIA Records Search Toll) en su página web. Como explica 'Buzzfeed', una orden ejecutiva del presidente Bill Clinton en 1995 obligó a que los documentos con al menos 25 años de antigüedad y valor histórico fuesen publicados. Y así era, pero hasta el momento tan solo se podía acceder a ellos a través de estos cuatro ordenadores.

Ahora que podemos indagar en los documentos de la CIA, por qué no escribir en el buscador “Spain” y dejarnos sorprender por las inquietudes que la inteligencia americana manifestaba hacia nuestro país, y que abarcan desde la sucesión de Franco hasta la OTAN, pasando por la parapsicología. Estos documentos abarcan un poco de todo, de 'papers' de especial interés para la CIA a artículos periodísticos, además de los consabidos memorandos, cables o informes. ¿Qué pensaban de nosotros?


Uno de los temas recurrentes por su alcance geopolítico era la hipotética sucesión del dictador Franco en la jefatura del Estado. Ya el 3 de diciembre de 1948 se puede encontrar un documento llamado “acuerdo rumoreado entre Don Juan y Franco para la restauración de la monarquía”. Este texto clasificado señala que “Don Juan le comunicó a un seguidor monárquico de Bilbao en una reunión en Portugal que tuvo lugar el 1 de noviembre que se había alcanzado un acuerdo con Franco para la restauración de la monarquía”.

Aunque el encuentro era conocido, ya que también formaba parte del mismo el retorno de Juan Carlos de Borbón a España para su educación formal, la CIA estaba al tanto. Un año después, otro documento señalaba “los planes para la transición a la monarquía”. En ellos se hace referencia al pacto hacia la monarquía por parte de los antifranquistas y los colaboracionistas encabezados por Julio Danvila y el duque de Sotomayor.

Saltemos hasta 1963. Otra España, pero la misma preocupación por “el problema de la sucesión” por parte del Departamento de Estado. Un memorando redactado el 27 de mayo hace referencia a “la incertidumbre sobre la sucesión de Franco, de creciente importancia, a pesar del vigor aparente de este”. El texto señala que “aunque ya existe un mecanismo para proveer un jefe de Estado tras la salida de Franco, no hay una previsión para determinar quién ostentará el poder real”. El documento temía que una súbita desaparición del dictador propiciase una fuerte inestabilidad, incluso una nueva guerra civil.

Son cuatro las hipótesis que la CIA manejaba sobre el escenario inmediatamente posterior a la muerte del dictador, en orden de probabilidad: “1) Un régimen autoritario similar al de Franco pero en el que se promueva lo social y la liberalización económica, aunque no las libertades políticas; 2) una dictadura militar de estilo reaccionario; 3) una democracia parlamentaria, ya sea república o monarquía; 4) una dictadura de izquierdas”. A lo largo de la década siguiente, las apuestas irían decantándose por la tercera opción.


"Juan Carlos no tiene ningún poder"

Este es el título de un cable enviado el 3 de agosto de 1974, en el que se explicaba que el futuro monarca había convocado una reunión de Ministros en ausencia de Franco. “La embajada, no obstante, duda que el príncipe tenga ningún poder real”, señala. “También señala la atención sobre el hecho de que muchas leyes promulgadas bajo el nombre de Juan Carlos en realidad tomaron forma bajo Franco”.

El informe escrito apenas dos días después de la muerte del dictador volvía a relativizar la importancia del Borbón. “Criado y diseñado personalmente por el fallecido Franco, Juan Carlos, de 37 años, ha mantenido en público una correcta deferencia hacia el general y hacia el franquismo”, escribe. En privado, recuerda, se ha reunido con reformistas españoles y dignatarios de otros países occidentales con el objetivo de liberalizar las instituciones españolas. “Hay poco entusiasmo positivo en España por Juan Carlos o la monarquía, pero hay una amplia disposición a apoyarle por falta de una alternativa mejor”, añade.

El 3 de diciembre de 1983, por el contrario, un memorando indicaba que el rey Juan Carlos era “un factor clave de estabilidad de las instituciones políticas democráticas en España”, un “hombre de cambio” durante el período 1975-1978. En esa ocasión, dos años y medio después del golpe de Estado del 23-F, se destacaba su capacidad para lidiar con el ejército. “A menudo ha actuado como un 'pararrayos' del descontento militar sobre el terrorismo y la decadencia del respeto a los símbolos nacionales, llevando a los oficiales lejos de la interferencia política”.

Una estrategia que fracasó durante el golpe de estado, añade, y cuya importancia se relajó después de la victoria socialista. “Sus fuertes medidas antiterroristas, su reconocimiento público por la policía y las fuerzas armadas, y una atención estrecha a las necesidades y aspiraciones profesionales de los militares han sido bien recibidas en los cuarteles”, señala el memorando a propósito de Felipe González.

El plan de la CIA para España en 1976

El 25 de enero de 1976, Kissinger firmó el Tratado de Amistad y Cooperación con España, que sentaba las bases para la incorporación de nuestro país a la OTAN. Un documento de la CIA redactado en 1982 recogía, junto a los tratados con otras naciones como Grecia, cuáles habían sido los cuatro objetivos de esta firma y en qué grado se habían conseguido. En primer lugar, los obvios: ampliar los lazos políticos, económicos e institucionales y favorecer la integración de España en la OTAN al mismo tiempo que se evitaba un pacto de defensa bilateral.

Pero EEUU también tenía sus propios planes para España. En concreto, “asegurar la disponibilidad de las bases navales de Rota, Torrejón, Zaragoza y Morón” y “poder seguir sobrevolando y transitando”. Aunque la valoración es positiva, el informe lamenta que el número de KC-135 se redujese de 15 a 5. Además, EEUU proporcionó 23 millones dólares para la cooperación científica y tecnológica y 12 para la cooperación educativa y cultural.

Karl Wolff, Heinrich Himmler, Franco y Serrano Súñer

Una de las mejores frases que podemos encontrar en estos documentos se halla en un 'briefing' llamado 'España: el nuevo sistema de partidos' publicado en noviembre de 1982. Al final de este informe, que intenta analizar de qué manera las elecciones de octubre de ese año y la llegada al poder de los socialistas cambió el equilibrio electoral en nuestro país, puede encontrarse la siguiente sentencia, aludiendo a la posibilidad de un nuevo turnismo: “La elección entre la democracia social y el liberalismo conservador es la norma en la mayor parte de Europa, y su emergencia en España sería la confirmación final de que África empieza en el estrecho de Gibraltar, y no en los Pirineos”.

Además, en este documento puede consultarse una curiosa predicción para los siguientes 15 años: “Es poco probable que el PSOE y Alianza Popular lleguen a turnarse en el poder hasta el año 2000”, en referencia a una de las frases de un miembro de este último partido, que casi acierta por cuatro años. El informe muestra confianza en Felipe González: “Creemos que la disciplina del PSOE, la moderación ideológica y su pragmatismo le dan al partido la posibilidad de mantenerse los próximos cuatro años”.

“Saludad al fénix” es el nombre del epígrafe que se centra en Manuel Fraga y Alianza Popular. El informe recuerda que “el estilo autoritario de Fraga ha sido su gran valor pero también su principal lastre, ya que ha reforzado la sospecha de que su lealtad a la democracia era una apariencia”. Una bonita moraleja sobre el éxito del gallego: “La política española siempre ha estado plagada de 'personalismo' y de luchas de egos inflados”.

Nuestros amigos los socialistas

Si uno llega hasta el final del informe publicado en septiembre de 1984 y llamado '¿Puede el centro-derecha hacer frente a los socialistas?', se encontrará con toda una declaración de intenciones respecto a la actitud de la CIA en las elecciones generales de 1986, celebradas a rebufo del referendo de la OTAN: “El resultado más probable de las próximas elecciones –una continuación del mandato socialista– sirve a los intereses de EEUU”.

La lógica es simple. Mientras que la izquierda, en 1984, está “fuerte y unida”, el centro- derecha es débil y fragmentado, por lo que un gobierno de este signo sería inestable. El informe predice la aparición del Partido Popular: “Un partido de oposición debería ser capaz de atraer el decisivo bloque de votantes de centro que abandonaron la ahora difunta UCD en 1982 y votaron a los socialistas”. En 1986, Alianza Popular perdería el 5,4% de sus votos y en 1989 terminaría naciendo el PP de sus cenizas. Tendrían que pasar 12 años desde la publicación del informe para que la derecha llegase al poder.

La entrada de España en la OTAN es uno de los temas que más preocupaban a la CIA. Un documento publicado en 1985 aborda el referendo planteado por el Partido Socialista y los lazos militares entre España y EEUU. El texto recordaba que Felipe González seguía comprometido a convocar una votación, “un referendo que probablemente perderá”. “Las encuestas de opinión indican que la resistencia pública a la participación en la Alianza sigue estando extendida, y González y sus consejeros aún no han ideado una estrategia eficiente para revertirlo”, señala el informe.

El terrorismo islámico en España

El 12 de abril de 1985, 18 personas fueron asesinadas en el Restaurante El Descanso, en el considerado como el primer atentado islamista con muertos en la historia de España. Un artículo de 'The New York Times' recogido por la CIA señalaba que “España se ha convertido en un mercado tentador para el terror importado”. 20 años después, un informe de la oficina de análisis ruso y europeo alerta ante la posibilidad de que los atentados del 11M “agraven la lucha interna política”.

Se refiere, en concreto, a las elecciones de 2008, cuyo resultado podía quedar condicionado por el juicio de los atentados. “Los portavoces de la oposición de centro-derecha del Partido Popular insisten en culpar al grupo terrorista vasco ETA por las bombas y en promover teorías de la conspiración acerca de los ataques del 11M, incluso después de que el juez rechazase cualquier conexión en su informe de 1.500 páginas”, señala el informe. “Una revisión de los medios de comunicación españoles durante los últimos años indica que el rencor por los ataques del 11M está envenenando la atmósfera doméstica y parece estar polarizando al electorado”, informa El Confidencial.

Kim Philby: El espía comunista que se burló de Franco y de Churchil

El doble agente británico y prosoviético Kim Philby, considerado el espía más importante del siglo XX, engañó al general Francisco Franco hasta el punto de recibir una condecoración suya, en 1938, mientras trabajaba para el bando republicano y la inteligencia soviética. Es uno de los episodios más notorios de la intensa pero hasta ahora ignorada actividad que el superagente surgido de Cambridge desplegó en suelo español durante la Guerra Civil.

Alemania escandalizada por las declaraciones de un líder de la AfD


Representantes de los partidos gubernamentales y de la oposición alemana expresaron este miércoles su estupor por un discurso de un cabecilla de la ultraderechista AfD, la Alternativa para Alemania, Björn Höcke, quien tachó de "vergüenza" el monumento a las víctimas del Holocausto en Berlín.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada