dilluns, 16 de gener de 2017

La desigualdad social aumenta en la España franquista del PP

España crece, a un ritmo elevado, por encima del 3%. Pero la desigualdad social, lejos de mejorar, empeora. De hecho, desde que estalló la crisis en el 2007, se ha consolidado como el segundo país de la Unión Europea (UE), por detrás de Chipre, en el que más se ha disparado la divergencia de rentas, 20 veces más que el promedio europeo, según advierte Oxfam Intermón en su informe anual 'Una economía para el 99%', que se presenta este lunes, en vísperas del Foro Económico Mundial, en la ciudad suiza de Davos, donde las élites analizan los retos mundiales. Uno de los impactos de la crisis es que, en promedio, "el conjunto de la ciudadanía española vive hoy peor que hace 12 años", aunque no la minoría más rica. Hay que retroceder hasta el 2004 para encontrar un nivel de riqueza per cápita en términos de paridad de poder de compra similares a los actuales, destaca esta oenegé. Las tres mayores fortunas de España equivalen a la riqueza de todos los habitantes de Cataluña y Madrid juntos.

La precariedad laboral y la devaluación salarial promovida por la reforma laboral que aprobó un PP en mayoría absoluta con el apoyo de la antigua CiU elevó la proporción de trabajadores pobres (aquellos que, aun con empleo, no alcanzan unos ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas) hasta el 13,2%, el tercer nivel más alto de la UE, tras Rumanía(18,6%) y Grecia (13,4%). Y además esa rebaja de ingresos se ha cebado en la parte más débil. La renta media en España cayó un 9% entre el 2007 y el 2014, "pero la caída de la renta del 10% más pobre de la población fue más del doble: un 21%".

Como consecuencia de ello, en dos años de recuperación (2014 y 2015), "y aunque se ha corregido mínimamente durante el último ejercicio, en estos dos años de crecimiento económico, la desigualdad en España aumentó en 0,9 puntos". Eso se refiere al índice Gini, que mide la desigualdad (cuanto más cerca de uno y lejos del cero mayor desigualdad). En España, este indicador aumentó el 15,5% entre el 2007 y el 2015, frente a un promedio europeo del 0,8%. Con crecimientos del PIB similares, Eslovaquia o Hungría han reducido más la desigualdad. E incluso Grecia, como ya se advertía en el informe del año pasado.

Una de las consecuencias de la crisis y de las políticas económicas practicadas es que "la contribución de los más ricos a la renta nacional ha crecido mientras que ha disminuido la de las capas más pobres", afirma Íñigo Macías, coordinador de investigación de Oxfam Intermón. Los salarios han perdido peso frente a los beneficios empresariales. Y para el 2016, del que aún no hay datos oficiales, se estima que la contribución de los beneficios a la renta nacional aumentará y superará el valor de la del 2008, mientras que los salarios "seguirán estando seis puntos por debajo de los del 2008". A su vez, desde el 2007, España muestra "un creciente proceso de concentración de la renta" entre el 10% más rico, "muy lejos de la estable evolución de los 27 países de la UE. De hecho, con la excepción del 2013 y el 2015, la concentración de la renta en España no ha parado de aumentar".

Otra muestra de esa evolución es que en el 2007, el 10% más rico disfrutaba en España de una renta 10 veces superior a la del 10% más pobre. En el 2015, esta diferencia era de 15 veces. Y otra manera de ilustrarlo: las personas pertenecientes al decil con más renta acumulaban cerca de una cuarta parte de la renta nacional (24,8%), casi lo mismo que el 50% más pobre (26,3%). Por su parte, el 10% más pobre debe conformarse con apenas "un alarmante 1,7%". En opinión de la oenegé, en España dos dinámicas se retroalimentan para fomentar la desigualdad. Una es que tanto durante la crisis como en crecimiento se priman los beneficios y las rentas del capital, frente a los salarios y el empleo, que además son los que más han sufrido. La otra es un modelo tributario que "se asienta en figuras impositivas esencialmente regresivas y casi obviando las rentas del capital".

Con datos del 2016, el 84% de la contribución fiscal recae en las familias, frente a un 13% del sector empresarial. La crisis y los dos años de recuperación no han hecho más que empeorar las cosas, ya que en el 2007, el reparto era del 75% para las primeras y el 22% para los segundos. La conclusión es que el sistema fiscal español recauda "mal" porque no prima la progresividad; y "poco", porque se sitúa 6,3 puntos por debajo de la media europea. Y menores ingresos públicos suponen menor inversión en servicios públicos dirigidos a las capas más débiles, informa El Periódico.

Las tres principales fortunas de España equivalen a la riqueza de todos los habitantes de Cataluña y Madrid juntos


Los tres más ricos de España tienen lo mismo que el 30% de los más pobres del país, es decir, tienen lo mismo que 14,2 millones de habitantes, según se extrae del Informe sobre la desigualdad en España 2016 de Oxfam Intermón que se presenta hoy en Madrid con motivo de la celebración esta semana del Foro Económico Mundial de Davos, que reúne a la elite política y empresarial. Se trata del fundador de Inditex, Amancio Ortega; su hija, Sandra Ortega Mera, y el presidente y principal accionista de Mercadona, Joan Roig, que en conjunto poseen la misma riqueza que todos los habitantes de Cataluña y la Comunidad de Madrid juntos, señala el informe. Los dos gigantes empresariales, Inditex y Mercadona, emplean respectivamente a 150.000 y 75.000 personas.

Según este trabajo, que pone de manifiesto el aumento de la desigualdad durante la estafa neoliberal, el 10% de los españoles más ricos poseían el 56,2% de la riqueza total del país en 2016 (es decir, 4,2 millones de personas en España acumulaban lo mismo que más de 42,6 millones). El informe también señala que en el último año, a pesar de las enormes carencias que aún persisten en la economía nacional, 7.000 nuevas personas han pasado a engrosar la lista de millonarios (unas 20 al día), informa Servimedia.

En ese mismo período, el 30% más pobre de la población vio reducida su riqueza en más de un tercio, al caer sus rentas un 33,41%.
Sin embargo, las ya mencionadas tres personas más ricas vieron mejorar su economía levemente (3%). "Esta realidad pone de manifiesto la creciente vulnerabilidad de un tercio de la población española y la importancia de los mecanismos de redistribución para evitar que queden fuera del sistema", indica Oxfam. El trabajo recuerda asimismo que el 25% de la población española se halla en situación de pobreza y que el 10% más vulnerable vio incrementar sus deudas durante el último año.

España, el país con más desigualdad de la UE tras Chipre

Desde el inicio de la crisis, la desigualdad de renta en España ha crecido 20 veces más que el promedio europeo, lo que convierte al país en el segundo más desigual de la UE, solo por detrás de Chipre. Mientras que en 2013 el 10% más pobre de los españoles concentraban el 1,9% de la renta nacional, en 2015 su participación en la economía había caído un 10,5%, hasta representar solo el 1,7%. Las personas incluidas entre el 10% y el 1% de población con mayor nivel de renta vieron crecer su peso en la economía nacional un 1,2% y un 2,3%, respectivamente. Por eso, Oxfam concluye que la desigualdad en España no es el resultado de la crisis económica, aunque a lo largo de este período se haya acentuado.

La recuperación de los dos últimos años no ha servido para reducirla, sino que continúa aumentando como resultado de una economía que promueve una distribución injusta de las rentas y las oportunidades. La razón, según los autores, se debe a que en España entran en juego dos dinámicas que se retroalimentan para fomentar la inequidad: un sistema impositivo regresivo centrado sobre todo en las rentas del trabajo y una redistribución de recursos ineficaz. Tanto en el periodo de crecimiento como en la crisis, la economía española primó los beneficios y las rentas de capital frente a las rentas salariales y el empleo.

Los sueldos más bajos, los que más pierden

Además, la factura de la crisis sobre los salarios ha sido muy diferente, pues los sueldos más bajos son los que más se han reducido. El 10% peor pagado de los trabajadores vieron caer su retribución un 28% entre 2008 y 2014, mientras que los que percibían un sueldo medio perdieron un 8%. El 10% que más gana apenas vio variar su retribución, prosigue el estudio, para señalar que un 13% de trabajadores están en riesgo de pobreza.

Oxfam critica además que el modelo tributario se asienta en figuras impositivas esencialmente regresivas, que casi obvian las rentas de capital, por lo que apenas contribuye a frenar la acumulación de la riqueza y tiene muy poco que redistribuir. A ello hay que añadir la caída en la recaudación, que conllevó un recorte de los servicios públicos. "Si las políticas sociales no fueron capaces de acabar con la pobreza estructural cuando no había estrecheces económicas, ahora, con los recortes, muchas personas han quedado fuera del sistema. Es la doble trampa de la desigualdad, que castiga sobre todo a las personas más vulnerables", informa Expansión.

Davos urge a "reformar el capitalismo" y hacerlo más inclusivo

Pensadores, analistas e informes de todo el espectro político e intelectual coinciden a la hora de reseñar la influencia que tendrá el presente año no solo para determinar la agenda política a medio plazo, sino también para orientar la deriva de las relaciones sociales, económicas y de poder mundiales a largo plazo. Las sociedades están cada vez más polarizadas, la desigualdad se hace cada vez más presente y las tendencias aislacionistas ganan terreno en los países.

La desigualdad en EEUU es la más alta desde 1928

El presidente Obama tocó un tema ayer que a la mayoría de los estadounidenses no les gusta comentar mucho: la desigualdad. Hay muchas maneras de medir la desigualdad económica pero un enfoque básico es mirar cuánto fluye el ingreso en los grupos en los diferentes escalones de la escala económica. Emmanuel Saez, un profesor de economía en la UC de Berkeley, ha estado haciendo eso durante años. Y según sus investigaciones, la desigualdad de los ingresos en los Estados Unidos ha ido aumentando constantemente desde los años setenta, y ahora ha alcanzado niveles que no se ven desde 1928.

Un informe alerta de la degradación del mercado laboral español

La calidad del empleo en España se sitúa “entre las más bajas de los países de la OCDE”, sostiene el informe que ha realizado el servicio de estudios de la Caixa a partir de un ‘paper’ de la OCDE. Y su resultado es concluyente. España tiene uno de los mercados laborales más degradados del mundo desarrollado. Sólo comparable al que tienen países como Eslovaquia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal y Turquía.

España la segunda en salarios de miseria de la UE, tras Rumanía

Uno de cada diez trabajadores europeos está en riesgo de pobreza. Esta es una de las conclusiones del informe Empleo y los Desarrollos Sociales en Europa (ESDE) que elabora la Comisión Europea y que pone de relieve que el trabajo no garantiza una salida de la pobreza. “Nuestras economías continúan creando trabajos (…) pero hay mucha gente que trabaja que todavía es pobre, lo que demuestra que no basta con crear puestos de trabajo sino de crear empleo de calidad”, ha advertido la comisaria de Empleo, Marianne Thyssen. En España, según el informe, un 13,2% de los trabajadores era pobre en 2014, es decir, ganaba muy por debajo del salario medio, lo que supone un 29,4% más respecto a 2006 cuando un 10,2% de los asalariados contaba con bajos ingresos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada