diumenge, 29 de gener de 2017

Mazarrón: monjas de vida opulenta y fascista en un asilo para pobres

La residencia se cedió a las Franciscanas de la Purísima de Mazarrón (Murcia) “para pobres, ancianos y necesitados” y los vecinos denuncian que no se está cumpliendo lo pactado en una cláusula de la escritura además del maltrato a los ancianos y la vida indecente y amoral de unas barraganas que pretenden ser de la orden de los pobres franciscanos. “El destino de la finca donada será el de Hospital-Asilo para pobres, ancianos y necesitados”, dicta la segunda cláusula de la escritura de donación que el Obispado de Cartagena otorgó a la Congregación de Franciscanas de la Purísima, en 1982, de lo que era conocido como el Asilo de Mazarrón. Sin que los vecinos de Mazarrón fueran conscientes, en aquel momento se cerraba una etapa de trabajo y esfuerzo colectivo que había empezado en 1889 con el proyecto del doctor Filomeno Hostench: la creación de un Hospital de Caridad, un establecimiento benéfico que pudiera atender a vecinos, transeúntes y trabajadores del distrito minero de Mazarrón pero que solo admite ricos y margina y vilipendia a los pobres.

Con el paso de los años el hospital pasó a convertirse en Hospital Asilo y fueron numerosas las peticiones de ayuda para su sostenimiento que encontraron eco en vecinos de dentro y fuera de Mazarrón. Muchos de estos vecinos rememoran aún las tómbolas y campañas que organizaron y aún guardan recibos de las limosnas realizadas. Todo este esfuerzo permitió que se mejoraran las instalaciones para que el edificio pudiera seguir asistiendo a ancianos de pocos recursos.

Pero desde hace unos pocos años los vecinos de Mazarrón tomaron conciencia de que su asilo, ahora residencia de ancianos, era una institución privada con una actividad comercial cada vez más exigente a la hora de admitir el ingreso de ancianos. Ancianos, sí, pero pobres y necesitados en ningún caso. Lo que comenzó a preocupar a los vecinos no fue solo la no admisión de algunos candidatos, que tuvieron que buscar opciones de ingreso en residencias de otros municipios, sino también las denuncias sobre el trato despectivo a algunos ancianos y el enfrentamiento a familiares que exigían mejores cuidados y más transparencia en la gestión económica.

Un negocio para unas Franciscanas que viven como barraganas y escondiendo los maltratos


Pese a que el Ayuntamiento de Mazarrón se hace cargo de los gastos de luz, agua y teléfono, los ancianos deben pagar el servicio telefónico de requerirlo y entre las exigencias detalladas en los formularios de solicitud de ingreso se incluye la del testamento del solicitante. La congregación que regenta la residencia de manera privada recibe también la ayuda de la Cruz Roja y el Banco de Alimentos.

Los mazarroneros lo tienen claro. Han solicitado incluso asistencia legal, pues la cláusula segunda por la que el Obispado hizo donación del Asilo no se está cumpliendo y por lo tanto la Diócesis, como donante, podría reclamar lo donado. Sin embargo el Obispado les ha dado la callada por respuesta cada vez que han solicitado su ayuda. Ni siquiera la congregación que gestiona la residencia, la misma que regentó el Hospital murciano de San Carlos -ahora hospital privado por el que reciben un sustancioso alquiler- se avino a razones cuando los vecinos solicitaron que se recuperara la actividad caritativa de la residencia.

La indignación de los vecinos ha sido acallada y censurada repetidamente desde la propia Diócesis y el obispo, que colabora con la Congregación, y desde ciertos ámbitos y medios de prensa locales, que han dado voz a las monjas en su cruzada por silenciar las voces críticas de la población por su comportamiento y actitud siguiendo el modelo nazicatólico impuesto en esta dictadura para cretinos.

Indignación y vergüenza entre los mazarroneros por la indecencia de unas monjas inmorales

Multitud de anónimos han recorrido las calles de Mazarrón denunciando comportamientos de lesa humanidad con los ancianos, como el de una residente que falleció encerrada en su habitación por no permitir las monjas a ningún familiar que la acompañara en sus últimas horas. Los vecinos reclaman que lo que construyeron entre todos no sea una residencia privada más de alto standing. La indignación y el enfado han tenido consecuencias progresivas en la falta de apoyo de los vecinos a su parroquia, que se encuentra en dificultades para poder acometer la restauración de uno de sus templos.

La palabra que recorre cualquier rincón de Mazarrón es una: vergüenza. Vergüenza por el maltrato a algunos ancianos, vergüenza por lo que consideran un robo, vergüenza porque se sienten traicionados por una Iglesia a la que dieron muchas horas y esfuerzo en nombre de la caridad, tantas veces esgrimida en anuncios y campañas que reclaman a sus feligreses una cooperación creciente, pero que no tiene el menor recato en mkostrar su sucia cara con el maltrato y la deficiente asistencia a los desvalidos.

El último movimiento indecente de la congregación ha sido el de subcontratar los servicios de asistencia a los ancianos, ya que ha dejado de encargarse de la contratación de personal. Personal que también hace de criados en todo para la propia comunidad de religiosas de la residencia y que también habría sido presionado en ocasiones para no denunciar las numerosas irregularidades. Los vecinos comienzan a temer que pronto la residencia pueda pasar a otras manos, sepultando aún más la cálida relación que los mazarroneros siempre tuvieron con los residentes, con quienes solían compartir días de fiesta y convivencia, truncados en los últimos años por la actitud autoritaria y desafiante de la congregación, que habría convertido la institución en algo más parecido a una prisión.

Como ha ocurrido con otras congregaciones, la de Franciscanas de la Purísima, que comenzó su andadura al servicio de los necesitados, ha visto incrementado su patrimonio de una manera exponencial por lo quer las monjas viven como auténticas burguesas y ,muy lejos de los votos de pobreza de la orden, en una muestra de hipocresía fascista propia de la secta mafiosa enriquecida con un latrocinio secular sobre los inválidos agonizantes. En el caso de Mazarrón cuentan con viviendas y casas de veraneo, pero a lo largo y ancho de la geografía peninsular son numerosas sus propiedades, muchas de ellas conseguidas a través de donaciones testamentarias. Sin embargo, lo que comenzaron siendo proyectos de caridad, han terminado, en muchos casos, convirtiéndose en negocios muy lucrativos, en una suerte de privatización del esfuerzo colectivo en nombre de la ayuda y servicio a los más vulnerables, informa La Crónica.

El PP no piensa revisar o eliminar el Concordato con el Vaticano

El senador de Compromís, Carles Mulet, presentó una pregunta escrita dirigida al Gobierno de Rajoy en la cual se interrogaba sobre si piensa el PP mantener el anacrónico y reaccionario Concordato con el Vaticano, a raíz de la constante crítica social al mantenimiento de privilegios de ese Estado soberano dentro de un Estado que se declara aconfesional. Mulet lamenta que se continúen incumpliendo los principios constitucionales de respeto a todas las creencias.

Toda la oposición contra que la superstición católica cuente para nota

La oposición no va a aceptar que la propaganda de la secta vaticana bajo la denominación genérica y falsaria de 'Religión' -cuando solo se explican leyendas y sandeces del dogma vaticano- continúe siendo una asignatura evaluable que puntúa para la media en la negociación del pacto educativo para sustituir a la fascista Lomce de Werth y Rajoy por una ley de consenso. PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos coinciden en que la materia no puede continuar siendo parte de la oferta obligatoria y computable en Primaria y Secundaria, como introdujo el PP al redactar la 'ley Wert'. Este punto contó con el apoyo de los obispos, cuyo objetivo es que se mantenga con este estatus según manifestaron en la reunión mantenida a finales de noviembre con el ministro de Educación del PP, Íñigo Mendez de Vigo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada