dijous, 2 de febrer de 2017

Con Trump “estamos ante una guerra monetaria”

Un importante asesor de Donald Trump sostuvo ayer en una entrevista que Alemania está explotando a Estados Unidos y a sus socios de la Eurozona con un euro "evidentemente infravalorado". ¿Qué objetivo económico persiguen Trump y sus asesores con estas declaraciones provocadoras? Ansgar Belke (foto), profesor de economía en la Universidad de Duisburg-Essen, responde: "Estamos ante una guerra monetaria. Me pregunto si el Banco Central Europeo está preparado para ello. Probablemente también sea un intento de dividir Europa". "Alemania es el país que menos se beneficia de un euro débil. Un estudio de la Comisión Europea demostró que sobre todo Italia y España se benefician del euro débil".

Las acusaciones no son nuevas, también el expresidente Barack Obama criticó en varias ocasiones la debilidad del euro. ¿En qué sentido se diferencia eso de lo que está haciendo el Gobierno de Trump?
Existe una clara diferencia: Alemania es un blanco deliberado del gobierno de Trump. Obama siempre se esforzó por negociar de forma multilateral. Estamos ante una nueva dimensión, porque se está atacando a un solo país de una unión monetaria. En lo que respecta a la retórica, también estamos ante una nueva dimensión. Pero eso ha quedado patente desde que asumiera el nuevo gobierno.

¿Por qué está tan convencido de que se avecina una guerra monetaria?
Todos estamos tratando de entender a Trump. En mi opinión, en esta primera fase, después de haber asumido la presidencia, Trump actuará como el expresidente Ronald Reagan. Es decir, aumentará el gasto público, reducirá los impuestos y, finalmente, hará crecer masivamente la deuda del Estado. Como consecuencia, al principio subirán los intereses, pero, al final, la deuda será impagable. De ahí que el dólar tenga que volverse más barato. Trump nombrará a defensores de una moneda débil al frente del banco central estadounidense Fed. Todo esto ya es previsible y tiene como objetivo debilitar al dólar. La política monetaria de Estados Unidos busca perjudicar conscientemente a Alemania, desatando una guerra monetaria.

Sin embargo, es cierto que, con su gigantesco programa de compra de bonos, el Banco Central Europeo mantiene débil al euro. ¿Acaso Estados Unidos no tiene razón cuando critica que los alemanes se benefician de un euro débil?

Desde luego nos beneficiamos de una moneda débil. Pero nosotros no somos los artífices de esta política. Alemania es el país que más ha criticado la política monetaria del Banco Central Europeo. Además, los germanos estamos muy bien integrados en la cadena de valor internacional. Tomemos como ejemplo la industria automovilística. En la mayoría de los casos, en Alemania solo tiene lugar el montaje final. Los productos intermedios se producen en países no europeos. Cuando el euro pierde valor, tenemos que pagar más por estos productos intermedios, y, como consecuencia, Alemania es el país que menos se beneficia de un euro débil. Un estudio de la Comisión Europea demostró que sobre todo Italia y España se benefician de un euro débil. Más allá de eso, debido a la alta calidad de las exportaciones alemanes, su éxito no depende tanto del precio.

¿Qué herramientas tiene Trump para mantener débil al dólar?
Apuesto a que no renovará el contrato de la actual jefa de la Fed, Janet Yellen, que expira en un año, y que entonces volverán a bajar los tipos de interés. Así se librará una guerra monetaria.
En el pasado, los estadounidenses apoyaron al Banco Central Europeo con dinero para estabilizar a los bancos y alcanzar la meta inflacionaria. En caso de que Trump decida suspender estas ayudas, disminuiría la liquidez de la Eurozona y aumentaría el valor del euro. También aumentaría el peligro de una nueva crisis financiera en la Eurozona.

¿Qué tan peligroso es para la economía alemana y europea lo que Trump y sus asesores dicen?

Desde luego este tipo de guerra o competencia monetaria, que se avecina, es peligroso. El problema es el siguiente: estas guerras perjudican a todos. Por lo general, a ambos lados del Atlántico, las fluctuaciones monetarias aumentan y el crecimiento económico disminuye. Es decir, Trump nos arrastra a todos al abismo.
Fuente: Deutsche Welle.

EEUU acusa a Alemania de explotar a la UE y EEUU con un euro "muy devaluado"

Peter Navarro, director del Comité Nacional de Comercio creado por Donald Trump, acusa directamente a Alemania y la canciller Merkel de aprovechar el euro para explotar a la Unión Europea y a EEUU. El euro ha permitido que los bienes y servicios hechos en Alemania se exporten a unos precios relativos inferiores a los que hubieran tenido con el marco alemán. Este profesor de Economía y ahora asesor de confianza de Donald Trump, ha declarado al Financial Times que el euro y su valoración en el mercado le está dando a Alemania ventaja sobre sus principales socios comerciales. Si Berlín siguiese usando el marco, esta divisa sería mucho más fuerte y serviría de filtro para las competitivas exportaciones germanas. La balanza comercial con China 'ayuda' a mantener la industria alemana y viceversa.

Ucrania: 7 muertos y aumento de la tensión por miedo de Kiev a un acuerdo Trump-Putin

Zonas del este de Ucrania están al borde de una crisis humanitaria por la peor violencia durante un año en el conflicto entre el gobierno golpista de Kiev, apoyado por la OTAN, y los separatistas de la República de Donestc respaldados por Rusia y que ha dejado al menos 10.000 muertos -7 en los últimos días- y miles de personas sin agua y calefacción bajo temperaturas gélidas. La violencia es una prueba temprana para el deseo declarado de Donald Trump de mejorar las relaciones de Estados Unidos con Rusia. Kiev ha observado con inquietud que Trump ha elogiado repetidamente a Vladimir Putin y ha lanzado la idea de levantar las sanciones. Ambas partes acusan al otro de los bombardeos, y la escasez de agua y electricidad en con temperaturas de hasta -18º C. aumenta los temores de una crisis humanitaria.

La pobreza mata más que la obesidad, el alcohol o la hipertensión

La evidencia científica es robusta: la pobreza y la desigualdad social perjudican seriamente la salud. Sin embargo, las autoridades sanitarias no ponen el foco sobre estos factores sociales tanto como lo hacen sobre otros cuando tratan de mejorar la salud de los ciudadanos. Un macroestudio sobre 1,7 millones de personas, que publica la revista médica The Lancet, vuelve a la carga con este problema descuidado: la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión y el consumo excesivo de alcohol.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada