dimecres, 22 de febrer de 2017

La esperanza de vida en aumento hacia los 90 años

Se espera que la esperanza de vida aumente en los países desarrollados para acercarse o superar los 90 años en 2030 para las mujeres en países como Corea del Sur, Francia y Japón, según un estudio publicado hoy miércoles. "Hasta hace poco, muchos investigadores creían que la esperanza de vida no superaría nunca los 90 años", recuerda el profesor Majid Ezzati, el autor principal del estudio publicado en la revista médica británica The Lancet. Según las últimas estadísticas publicadas el año pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los tres países con mayor esperanza de vida en 2015 fueron: Japón (86,8 años), Singapur (86,1 años) y España (85,5 años) en las mujeres, y Suiza (81,3 años), Islandia (81,2 años) y Australia (80,9 años) en los hombres.

Corea del Sur se sale de la norma, con un aumento de la esperanza de vida de 6,6 años para las mujeres y 7 años para los hombres entre 2010 y 2030. Otros países como Eslovenia también están en progreso (4,7 años para las mujeres y 6,4 años para los hombres) durante el mismo período.

Pero usando 21 modelos matemáticos para predecir la evolución de la esperanza de vida en 35 países desarrollados, los autores del estudio llegaron a la conclusión de que las mujeres de Corea del Sur son las que con más probabilidad superen los 90 años 2030. La esperanza de vida al nacer (es decir, la vida útil esperada de un pequeño de Corea del Sur nacido en 2030) se espera que alcance los 90,8 años, mientras que la de las francesas y las mujeres japonesas, respectivamente llegarían a 88,6 años y 88,4 años.

El cambio debería ser similar para los hombres, con una brecha de género que tiende a contraerse en 2030, según los investigadores, debido a la introducción de la mujer en el mundo laboral y en los hábitos de vida usualmente masculinos. También se espera que los hombres de Corea del Sur esten a la cabeza mundial con una esperanza de vida de 84,1 años, más que los australianos y suizos (84 años).

Pocas mejoras en los EEUU

Sin embargo, el estudio también revela que la situación es poco probable que mejore en el año 2030 en los Estados Unidos, donde la esperanza de vida está ya por debajo de la de los países más desarrollados. Se debería aumentar de 81,2 años en 2010 a 83,3 años en 2030 para las mujeres y de 76,5 a 79,5 años para los hombres, similares a las ratios de países como Croacia o México.

Para explicar las diferencias, los investigadores apuntan a las importantes desigualdades sociales, la falta de un sistema de salud universal, así como la mortalidad materna e infantil, los homicidios y particularmente la elevada obesidad consecuencia de una alimentación pobre y a base de grasas. Corea del Sur, por su parte, ha tratado de mejorar el acceso a la atención médica y promover una mejor nutrición de los niños y adolescentes, haciendo campaña contra la comida basura y promoviendo la tradicional y casera. El país también tiene un menor número de tasas de sobrepeso y tabaquismo entre las mujeres y mucho menos que la observada en la mayoría de los otros países en desarrollo, según los investigadores.

En cuanto a las diferencias de edad entre géneros, que fue de 3,9 años en Nueva Zelanda a 8,5 años en Polonia entre mujeres y hombres en el año 2010, se espera que disminuya en todos los países para el año 2030, con la excepción de México, donde las mujeres deben aumentar la esperanza de vida más que los hombres, y en Chile, Francia y Grecia, donde la esperanza de vida de los hombres y mujeres debería aumentar en la misma forma. "Los hombres tienen una vida menos saludable y tradicionalmente menos expectativas de vida, por tanto, más corta. Ellos fumaban y bebían más y más a menudo eran víctimas de accidentes y homicidios", recuerda el profesor Ezzati, del Imperial College de Londres. "Sin embargo, los estilos de vida de los hombres y las mujeres tienden a estar más cerca y la longevidad también", añade.

Los investigadores planean continuar su trabajo mediante la aplicación de sus modelos para enfermedades específicas y todos los países a definir sus predicciones. Pero también reconocen que no pueden tener en cuenta los "acontecimientos imprevistos", como los cambios políticos en los sistemas sociales y de salud.

La pobreza mata más que la obesidad, el alcohol o la hipertensión

La evidencia científica es robusta: la pobreza y la desigualdad social perjudican seriamente la salud. Sin embargo, las autoridades sanitarias no ponen el foco sobre estos factores sociales tanto como lo hacen sobre otros cuando tratan de mejorar la salud de los ciudadanos. Un macroestudio sobre 1,7 millones de personas, que publica la revista médica The Lancet, vuelve a la carga con este problema descuidado: la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión y el consumo excesivo de alcohol. El estudio supone una crítica a las políticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no querer incluir en su agenda este factor determinante de la salud tan importante o más que otros que sí forman parte de sus objetivos y recomendaciones.

BdeE: las pensiones no subirán más del 0,25% hasta el 2040

La reforma del sistema de pensiones del PP en 2013 impedirá que las pensiones suban más de un 0,25% hasta el año 2040, según una simulación del Banco de España. En esta reforma se introdujeron mecanismos automáticos de ajuste que pretenden 'salvar' al sistema, una empresa compleja ante el cambio demográfico en el que se encuentra España. La reforma pretende que el sistema sea sostenible reduciendo la pensión inicial en función del incremento de la esperanza de vida. Por otro lado, el índice de revalorización vincula el crecimiento anual de las pensiones en vigor a la restricción presupuestaria del sistema. Este último factor será el más relevante a la hora de equilibrar el sistema de pensiones, puesto que afecta a las nuevas pensiones y a las que están en vigor (el stock total de pensiones).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada