diumenge, 5 de febrer de 2017

Una campaña anónima contra Bergoglio empapela Roma

Ayer sábado, en las inmediaciones del Vaticano, los muros de Roma amanecieron tapizados con carteles que lanzan acusaciones tan duras como detalladas contra el argentino Jorge Mario Bergoglio o papa Francisco. La policía italiana busca a los autores intelectuales y materiales de la operación que dejó los muros cercanos al Vaticano tapizados con decenas de carteles contrarios al jefe del Estado Vaticano. Los carteles muestran una fotografía del jesuita argentino Bergoglio con cara de pocos amigos y el texto: "‘France', has intervenido congregaciones, has destituido a sacerdotes, has decapitado a la Orden de Malta y a los Franciscanos de la Inmaculada, has ignorado a cardenales... pero, ¿dónde está tu misericordia?”.

Los soportes habituales de la publicidad pagada, instalados en zonas céntricas de la capital italiana, aparecieron también cubiertos con los carteles, que no llevan firma alguna. Varias horas después de que las autoridades se percataran, los carteles fueron parcialmente tapados con papeles blancos adornados con el emblema del Ayuntamiento de Roma y las palabras "publicidad ilegal”. Por la tarde, policías de civil inspeccionaron los carteles en la Piazza del Risorgimento y, poco después, funcionarios de la limpieza los retiraron uno tras otro.

Antonio Spadaro, director de Civiltà Cattolica, la revista de la Compañía de Jesús a la que pertenece Bergoglio, comentó el suceso en la red social Twitter. A sus ojos de jesuitas, esos afiches podían ser interpretados como una medalla para el Papa por su empeño contra los muros y el racismo y no aun enfrentamiento con otros lobbys ultras como el Opus Dei que han perdido el poder que el nazi y protector de pederastas Wojtyla y su sucesor en corrupciones Ratzinger les dieron. "Signo de que está actuando bien y de que está molestando mucho”, según el jesuita Spadaro y consultor en los Consejos Pontificios de Cultura y Comunicación Social.

Guerra entre clanes mafiosos y fascistas

Su tendencia 'reformista', un simple intento de acercar a la realidad social y científica la sarta de sandeces y falsedades que son la doctrina católica y las sectas cristianas en general, ha llevado a los medios italianos a especular con que la campaña anónima ha sido orquestada por el espectro más ultraconservador de la curia. Considerando el momento en que aparecieron los carteles en cuestión y la especificidad de los reproches que se le hacen al pontífice, no faltará tampoco quien busque sospechosos en el ámbito de la Orden de Malta, surgida hacia el año 1048 al calor de las Cruzadas y formada por laicos de familias nobles que actualmente se dedican a 'labores humanitarias', es decir, a la propagación del nazicatolicismo fascista.

En las últimas semanas, la Orden de Malta se ha visto inmersa en un duro pulso con el Vaticano. Este mismo sábado (4.2.2017), tras la aparición de los carteles, el papa Francisco designó al arzobispo italiano Angelo Becciu –encargado interino de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticana– como delegado especial en la Orden de Malta. La Santa Sede difundió una carta, fechada el 2 de febrero, en la que el pontífice anuncia que Becciu actuará "en estrecha colaboración” con Ludwig Hoffmann von Rumerstein.

Hoffmann von Rumerstein es el lugarteniente interino de la Orden. Será misión del delegado papal apoyar al lugarteniente "en la preparación del Capítulo extraordinario” de la Orden de Malta y en la "oportuna actualización” de la constitución de esa institución. Concretamente, Francisco le pidió a Becciu que trabaje en "la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los miembros profesos, para que se realice plenamente el fin de ‘promover la gloria de Dios mediante (…) la ayuda al prójimo'”.

Por un puñado de condones

Según Francisco, Becciu será su "único portavoz en todo lo que afecta a las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden” y le delega "todos los poderes necesarios para decidir las eventuales cuestiones que puedan surgir en relación con la actuación del mandato” que se le otorga. El nombre del delegado pontificio en la Orden de Malta se conoce después de que el Papa aceptase, el 25 de enero, la dimisión presentada por el gran maestro de esta institución, Matthew Festing, de 67 años, quien se había rebelado contra el pontífice.

El delegado pontificio, que hace las labores de un interventor, es una figura ya utilizada por el papa para situaciones como, por ejemplo, la renovación de los Legionarios de Cristo tras el escándalo de su fundador. La disputa entre Francisco y Festing comenzó a principios de diciembre de 2016, cuando se obligó a dimitir al gran canciller Albrecht Freiherr von Boeselager, acusado de no haber impedido la distribución de preservativos por parte de algunas organizaciones no gubernamentales que colaboran con la Orden de Malta en países de África y Asia.

Ante la poca transparencia de la decisión de hacer dimitir al gran canciller y las quejas de algunos de los miembros, Francisco decidió nombrar una comisión investigadora. Festing rechazó colaborar con esta comisión denunciando una injerencia por parte del Vaticano en la soberanía de la Orden. Sin embargo, el jueves pasado (2.2.2017), Albrecht Freiherr von Boeselager expresó la lealtad de la Orden de Malta de cara al papa Francisco y aseguró que colaboraría plenamente con el delegado especial que sería nombrado dos días más tarde, informa ERC/EFE/dpa.

Las orgías del párroco proxeneta de Padua con nueve amantes

No respetaron el sabio consejo dado a los eclesiásticos desde los tiempos de la Edad Media: nisi caste, saltem caute (si no casto, al menos cauto). El cura Andrea Contin (foto) y sus cómplices –también curas– se olvidaron del voto de castidad y, según la investigación en curso de la fiscalía de Padua –en el norte de Italia–, "cayeron en un absoluto desenfreno sexual". Más allá de las implicaciones morales y de las eventuales sanciones canónicas, el problema del principal implicado, hasta hace poco titular de la parroquia de San Lázaro, es que podría haber cometido varios delitos graves: inducción a la prostitución, violencia doméstica y malversación de fondos.

Mazarrón: monjas de vida opulenta y fascista en un asilo para pobres

La residencia se cedió a las Franciscanas de la Purísima de Mazarrón (Murcia) “para pobres, ancianos y necesitados” y los vecinos denuncian que no se está cumpliendo lo pactado en una cláusula de la escritura además del maltrato a los ancianos y la vida indecente y amoral de unas barraganas que pretenden ser de la orden de los pobres franciscanos.

El español Fernando Ocáriz, nuevo capo del Opus Dei

El movimiento ultraconservador y nazicatólico Opus Dei designó como su nuevo 'prelado' -jefe de la organización fascista- al que era hasta ahora su número dos, el español Fernando Ocáriz. Fernando Ocáriz ha sido elegido en votación secreta en la tarde del lunes (23.01.2017) y confirmado por el Papa Francisco, informó la institución. El nuevo prelado, de 72 años, es el tercer sucesor del fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá, después del beato Álvaro del Portillo y de Javier Echevarría, fallecido el pasado 12 de diciembre.

El paraíso fiscal de la secta católica española

El 2 de marzo de 2006, calladamente, con un certificado del obispo de la diócesis y por tan solo 30 euros, la Mezquita de Córdoba (foto) pasó a ser propiedad de la Iglesia Católica. Tan sigilosa fue la operación que los vecinos de la capital andaluza no se enteraron hasta tres años después, en 2009. Con la misma discreción, tacita a tacita, al menos 4.500 templos, ermitas, casas parroquiales, cementerios y fincas de todo tipo han pasado en un puñado de años a manos de la Iglesia.

Así gasta la mafia vaticana el dinero público robado

El Congreso exigirá al Tribunal de Cuentas la fiscalización del dinero que la Iglesia recibe a través del IRPF después de el tribunal haya rechazado hacerlo con los votos de los representantes del PP. Han sido 251 millones en el último ejercicio, y cuyo reparto se decide, de manera unilateral, por los responsables de la Conferencia Episcopal.

El escándalo de los condones de los Caballeros de Malta llega desde Myanmar al Vaticano

Los Caballeros de Malta, la antigua orden laica católica, se niegan a cooperar con una investigación del Vaticano sobre el despido de su gran canciller, Albrecht von Boeselager, por un escándalo de preservativos, y advierte a sus miembros, si quieren hablar con los investigadores, a seguir sus órdenes. Boeselager fue suspendido el 8 de diciembre después de que él rechazara una demanda del caballero superior Matthew Festing para dimitir por revelaciones de que la rama de caridad de la orden distribuyó decenas de millares de condones en Myanmar bajo su control.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada