dimecres, 26 d’abril de 2017

Barguti: "No van a quebrar nuestra voluntad"

El legislador palestino, encarcelado por los sionistas, Marwan Barguti ha subrayado que él y cientos de compañeros encarcelados en las prisiones israelíes continúan con la huelga de hambre “Libertad y Dignidad” y llama a los parlamentarios de todo el mundo a apoyar las legítimas demandas de los prisioneros palestinos. En una carta dirigida a los parlamentarios internacionales, Barguti dijo que las autoridades sionistas han detenido a 70 parlamentarios palestinos desde el 2002, señalando que 13 de ellos siguen en las cárceles israelíes hoy en día, en lo que constituye una acción humillante para Palestina: “La ocupación israelí ha encarcelado a 800.000 palestinos a lo largo de 50 años, 6.500 de los cuales, incluyendo 300 menores, siguen en prisión. Según Israel, todos somos culpables por nuestro deseo de libertad”. Sigmar Gabriel (SPD) en Israel: cuando la verdad debe doler.

“Si está leyendo mi carta, esto significa que la ocupación israelí ha decidido seguir adelante con su política represiva, practicando el castigo colectivo contra los prisioneros palestinos”, dice Barguti en su carta. “Cuando recibas esta carta, significa que me han vuelto a poner en confinamiento solitario. Pero no nos mantendremos en silencio, no nos rendiremos y nuestra voluntad no se romperá”.

Mientras tanto, Barguti enfatizó que la huelga de hambre es “una manera legítima y pacífica de resistir las violaciones israelíes de los derechos de los prisioneros palestinos, que están garantizados por el derecho internacional”. Barguti, quien fue condenado por un tribunal israelí a cinco cadenas perpetuas, explica que los prisioneros no tenían otra opción que ir a huelga de hambre para protestar contra las torturas y malos tratos y obtener sus derechos básicos como visitas familiares, tratamiento médico y educación.

Los palestinos también luchan contra las detenciones administrativas -encarcelamiento indefinido sin juicio ni cargos- que practican las autoridades de ocupación. El legislador palestino inició junto con más de 1.000 prisioneros una huelga de hambre el 17 de abril. El lunes, el Comité Palestino de Asuntos de los Presos dijo que la salud de Barguti estaba “deteriorándose peligrosamente”.

El Servicio Penitenciario de Israel (IPS) ha seguido castigando a los que siguen la huelga de hambre colocándolos en régimen de aislamiento. También se les niegan las visitas familiares y legales de sus abogados desde que comenzó la huelga en el Día de los Prisioneros Palestinos. El jefe del Comité Palestino de Asuntos de los Prisioneros, Issa Qaraqe, negó el domingo las informaciones aparecidas en medios israelíes, que afirmaron que unos 88 prisioneros habían puesto fin a la huelga de hambre.

Sigmar Gabriel (SPD) en Israel: cuando la verdad debe doler


El ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, quiere reunirse en Israel con Breaking the silence y Betselem. Benjamin Netanyahu canceló una reunión con el funcionario germano. Éstas son las razones. Elor Azaria es conocido en Israel porque disparó contra un palestino en marzo de 2016. El palestino había llevado a cabo un ataque, tras el cual fue reducido a tiros por soldados israelíes resultando herido de gravedad. Un rescatista, Elor Azaria, debía haberlo asistido. Pero en vez de hacerlo, sacó su arma y disparó a la cabeza del atacante, que se hallaba inmóvil e indefenso en el suelo.

Nada de lo anterior admite discusiones. El episodio fue filmado. Un colaborador de la organización de derechos humanos Betselem tuvo la suficiente presencia de ánimo como para captar las escenas. Además, puso el video en internet. La conmoción fue grande, y creció aún más después de que Azaria fuera sentenciado a solo 18 meses de cárcel por homicidio, en una sentencia que muchos consideraron suave. El caso se volvió un asunto de Estado. Muchos israelíes celebraron a Azaria como un héroe. Se hablaba de una "justicia perversa”. A más de un año, el proceso sigue llamando la atención y no ha concluido aún. Betselem, fundada en 1989 por académicos, abogados, periodistas y diputados del Knesset, documenta desde hace años prácticas desconocidas, incómodas u ocultas de la rutina de los soldados israelíes.

Tan solo entre 2000 y 2015, Betselem (que en hebreo quiere decir "la imagen viva de Dios”) se ha ocupado de 739 quejas ante la fiscalía militar. Solo un 3,5% ha acabado en acusaciones formales. Es notablemente grande la cantidad de expedientes que documentan errores jurídicos y violaciones a los derechos humanos por parte de soldados israelíes y que luego desaparecen misteriosamente. Es una experiencia dolorosa para Hagai El-Ad, antiguo director de Betselem, quien acusa al sistema político de Israel de minimizar la dimensión e importancia de la ocupación.

Una encuesta de 2016 señala que el 71% de los judíos residentes en Israel opinan que en Cisjordania no hay una ocupación. La crítica al Ejército y a los soldados israelíes irrita sobre todo a la derecha del país. Esta ala política se lanza abiertamente contra las organizaciones "financiadas desde el exterior”. Lo pudo experimentar en carne propia Breaking the silence, agrupación formada por antiguos soldados de las fuerzas armadas de Israel (IDF). La organización quería documentar testimonios anónimos de soldados israelíes en una galería de Jerusalén. El suceso local escaló hasta convertirse en un tema de gobierno cuando la ministra de Cultura, Miri Regev, presionó al alcalde de la ciudad para que cancelara la conferencia. Se acusó a los organizadores de propagar mentiras y propaganda antiisraelí. El evento ya no pudo ser suspendido, pero en cambio, la galería cerró permanentemente.

Los soldados de las IDF dieron cuenta de prácticas que parecen ser sistemáticas. Razzias nocturnas en asentamientos palestinos, incluida la destrucción de los consejos locales; toques de queda sucesivos, ataques a palestinos por parte de colonos israelíes, con la anuencia de los soldados. Betselem documenta abusos no solo por parte del Ejército israelí, sino también de las filas palestinas. Pero las anomalías de las IDF son una clara contradicción a la propia visión que tiene de sí el Ejército, honorable y de existencia moralmente justificada. Netanyahu intenta, mientras le es posible, mitigar esa mirada distinta.

El enemigo imaginario

El año pasado, el Knesset emitió una ley que obliga a las organizaciones israelíes financiadas mayormente a través de donaciones desde el exterior no privadas a abrir su contabilidad. Esto afecta también a Breaking the silence, que recibe fondos de Alemania, Gran Bretaña y Bélgica. En febrero pasado, cuando el jefe del Gobierno belga, Charles Michel, intentó lo mismo que ahora Sigmar Gabriel, Netanyahu llamó a consultas al embajador. No conforme, envió también una misiva a la primera ministra británica, Theresa May, para que "por favor” cesara la financiación a la organización de "izquierda radical” Breaking the silence.

Sigmar Gabriel, que no siempre se ha mostrado hábil en el manejo de lenguaje diplomático, se había anticipado a calificar como lamentables los rumores sobre la posible cancelación de su encuentro con Netanyahu. Pero al mismo tiempo, subrayó que en Alemania resultaría impensable cancelar una reunión con Netanyahu si éste se encontrara con opositores críticos al gobierno germano, informa dpa.

Merkel apoya a su ministro de Exteriores en disputa con Israel

La canciller alemana defendió la decisión de su ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, de reunirse con defensores de derechos humanos críticos con el Gobierno israelí, por lo que el primer ministro canceló el encuentro, informa DW.

Marwan Barguti: Por qué los presos palestinos estamos en huelga de hambre en las cárceles de Israel

Marwan Barguti (foto) desde la Cárcel de Hadarim, Israel: Después de pasar los últimos 15 años en una cárcel israelí, he sido tanto testigo como víctima del sistema ilegal de arrestos arbitrarios en masa y del maltrato a presos palestinos implementado por el gobierno de Israel. Cuando ya no hubo más opciones, decidí que el único camino era resistir estos abusos por medio de una huelga de hambre. Unos 1000 presos palestinos han decidido ser parte de esta protesta que comenzó el miércoles 12 de abril, el día que aquí consideramos como el “día del preso”.

Trump derrotado de nuevo por sus amenazas a las "ciudades santuario" de inmigrantes

En el último rechazo a las políticas antiinmigrantes del presidente Donald Trump, un juez de la corte federal de EEUU sentenció ayer martes que las amenazas de su administración de retener fondos de las llamadas "ciudades santuarios" -que ofrecen una modesta acogida más segura para los inmigrantes y residentes indocumentados frente a las órdenes del gobierno federal sobre su detención y deportación- son inconstitucionales.

Rusia: ¿Cómo los Cascos Blancos no se envenenaron con gas sarín en Siria?

El Ministerio de Defensa de Rusia ha propuesto a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) que explique cómo los Cascos Blancos no se envenenaron con gas sarín en la ciudad siria de Jan Sheijun durante el supuesto ataque con armas químicas. "Si en Jan Sheijun realmente hubo gas sarín, entonces ¿cómo la OPAQ puede explicar [el comportamiento de] los charlatanes de los Cascos Blancos saltando entre los vapores de gas sarín sin medios de protección?", se preguntó Ígor Konashenkov, portavoz del Ministerio ruso.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada