dilluns, 3 d’abril de 2017

El 19-A un enorme asteroide pasará junto a la Tierra

Un enorme asteroide, de entre 650 metros y un km. de longitud, se encuentra de camino hacia la órbita distante de la Tierra. La roca gigante, que ha sido catalogada como '2014 JO25' y "potencialmente peligroso" por la NASA, se acercará otra vez a la Tierra el próximo 19 de abril a su distancia más próxima en 400 años: 1,8 millones de kilómetros, o lo que es lo mismo, 4,57 veces la distancia entre la Tierra y la Luna. Ningún otro asteroide de tamaño semejante estará tan cerca de nuestro planeta en una década. Su máxima aproximación se producirá al medio día (UT) peninsular. "El próximo acercamiento de un objeto equiparable tendrá lugar cuando el asteroide 1999 AN10, de 800 metros de diámetro, nos pase a una distancia lunar en agosto de 2027", explica la NASA en un comunicado.

El '2014 JO25' regresará en 2091, pero no hará acercamientos tan 'íntimos' como el de este mes durante otros 480 años. El asteroide, que suele 'rozar' también Mercurio y Venus, fue descubierto en mayo de 2014. Los astrónomos lo describen como un "objeto brillante" y esperan que sea uno de los mejores objetivos para la observación este año. Los asteroides potencialmente peligrosos son aquellos que miden más de 100 metros y son capaces de situarse de la Tierra como máximo a 7.495.839 kilómetros, o 19,5 veces la distancia a la Luna. Hasta el momento han sido detectados un total de 1.781.

De acuerdo a un informe emitido por el equipo de radar Goldstone de la NASA, del mes de marzo. el asteroide 2014 JO25 pasará el 19 de abril a las 12:24 (hora UTC), a sólo 4,6 lunas de distancia de la Tierra, y a 0,0118 veces la distancia de la Tierra-Sol, conocida como unidad astronómica (UA). Esto equivale cerca de 1.760.000 kilómetros (1'7 millones de kms.), una distancia bastante cercana, considerando su tamaño, aunque bastante segura. A esa distancia y menor normalmente pasan asteroides mucho menores, de una decena de metros de diámetro, sin consecuencia alguna. “El encuentro de 2017 es el más cercano de este asteroide por al menos en los últimos 400 años. No se conocen futuros encuentros tan próximos como el de 2017, antes del 2500”, dijo la NASA, según el informe.

Además, destaca que “está clasificado como un “Asteroide Potencialmente Peligroso”, por el Centro de Planetas Menores”. Es un asteroide del tipo Apolo, que durante su órbita tiene un acercamiento al Sol de 0,2 UA, y un alejamiento de hasta 3,8 UA. La Tierra le queda en medio, a 1 UA de distancia del Sol. En algún momento de su trayectoria podría cruzarse, pero afortunadamente todo indica que no será ahora, a menos que cambiare su rumbo, algo que sucede eventualmente con los asteroides pero que no se prevé con éste.

Según su órbita en torno al Sol, calculada para un intervalo de tiempo de cientos de años, por el equipo encargado de vigilar los objetos voladores cercanos a nuestro planeta, el encuentro del día 19, es el más estrecho de este cuerpo cósmico. Una distancia similar experimentó el 7 de agosto de 1960, pero con el planeta Mercurio. Además de acercarse a la Tierra, en su actual desplazamiento, el asteroide 2014 JO25 pasará el 4 de abril vecino a Venus entre 6 y 7 lunas de distancia. La peligrosidad de los acercamientos planetarios de los asteroides radica en que pueden ser desviados por la fuerza de gravedad. Un cambio de su curso puede ser de mal augurio. Eso también puede ocurrir al acercarse al Sol.

La NASA, informa que, desde su descubrimiento en mayo del año 2014, con el telescopio Lemon Survey, los cálculos de la órbita del asteroide 2016 JO25, se afinaron en modo más preciso en el año 2016, cuando fue observado por un equipo de la NASA y el Instituto Tecnológico de California (Caltech), y también al encontrar datos previos en los archivos. Sin embargo, aún está en estudio. Muchos datos aún no se han precisado, como su período de rotación y la dirección polar. Esto se debe a que ahora está pasando muy cerca del Sol. De acuerdo con el registro de la Estación Espacial Europea, que también sigue su trayectoria, el asteroide tiene una órbita que dura sólo 1.085,4 días, y pasará a 1.758.074 kilómetros de nuestro planeta. Pronostica a su vez una destacada brillantez de magnitud 10,5, lo que lo hará fácilmente visible con telescopio.

El asteroide 2003 BD44, el visitante cósmico que lo antecede, también es un asteroide apolo. Se pronostica que tendrá su máximo acercamiento a la Tierra, el 18 de abril a las 14:15, hora UTC, a 21,6 lunas de distancia de la Tierra, lo que equivale a 0,056 UA, informa la NASA. Durante su viaje es capaz de acercarse a 0,7 UA del Sol y alejarse hasta 3.1 UA. Estando la Tierra en medio, es también potencialmente peligroso. Nuestro planeta está orbitando el Sol en medio de numerosos potenciales cuerpos rocosos peligrosos. Basta observar el número de cráteres gigantescos que existen en la superficie terrestre, para recordar que un impacto puede volver a ocurrir algún día.

25-F: el asteroide 2016 WF9 pasará a 50 M de kms

El asteroide 2016 WF9 -que algunos medios pronostican otra vez como causa de terribles tsunamis y males apocalípticos a ver si cuela- pasará junto a la Tierra el 25 de febrero de este 2017, a una distancia de 0'3407 AU (Unidades Astronómicas, equivalentes a 50.970.000 kms) y no se considera una amenaza en un futuro previsible. La órbita de 2017 no lo acercará particularmente a la Tierra. En diciembre de 1944 pasó mucho más cerca, a 0'19 AU (28.000.000 kilómetros) de la tierra y en febrero de 2149 pasará a 0'06 AU (9.000.000 kilómetros) de la Tierra.

En Ceres hay materia orgánica, semillas de la vida en la Tierra

La sonda Dawn de la NASA ha encontrado compuestos orgánicos en la superficie de Ceres, un planeta enano del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter. Desde que la nave llegó a este cuerpo de 950 kilómetros de diámetro en primavera de 2015, sus instrumentos han demostrado que contiene agua helada, compuestos hidratados y hasta podría esconder un océano subterráneo.

Hallado en Groenlandia el fósil más antiguo de la Tierra

Investigadores australianos han descubierto en Groenlandia el fósil más antiguo de que se tiene constancia, unas formaciones microbianas con una antigüedad de 3.700 millones de años, lo que significa 220 millones más que las consideradas hasta ahora las evidencias más antiguas de vida en la Tierra. En aquel momento, la joven Tierra en formación, con una atmósfera rica en metano, amoniaco y dióxido de carbono, estaba expuesta constantemente al bombardeo de asteroides.

Los zircones, cristales más antiguos de la Tierra, resultado del impacto de meteoritos

Es posible que los cristales de zircón o circón, compuestos de rocas terrestres muy antiguas, se formaran en cráteres de impacto de asteroides que salpicaron nuestro naciente planeta y no por la tectónica de placas como se pensaba. Las rocas que se formaron a lo largo de la historia de la Tierra permiten a los geólogos inferir cosas tales como cuando el agua apareció por primera vez en el planeta, cómo ha variado nuestro clima o como se inició la vida. Sin embargo, sólo podemos ir muy atrás en el tiempo con el único material que tenemos de la Tierra más temprana, los diminutos cristales de circón de origen natural.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada