divendres, 7 d’abril de 2017

La India contra Pepsi y Coca Cola

La lucha por el agua de los ríos de India tiene en pie desde hace varios años a agricultores y activistas locales en varios puntos del país en contra de las multinacionales de Pepsi y Coca Cola. La última batalla se libra ahora en el estado sureño de Tamil Nadu. Desde el pasado noviembre, una orden provisional prohibía extraer agua del río Thamirabarani a ambas compañías. Recientemente, el Tribunal Superior de Madrás desestimó esa petición, permitiéndoles continuar con sus actividades. “Me siento mal”, es la escueta respuesta con la que DA Prabhakar, Presidente de Federación de Consumidores de Tamil Nadu (FEDCOT), expresa la insatisfacción tras enterarse del veredicto del tribunal el pasado 2 de marzo. Él es uno de los dos demandantes que solicitó que se prohibiera a ambas compañías situadas en el distrito de Tirunelveli que dragaran agua para la producción y manufactura de refrescos. Foto: Agricultores de Tamil Nadu con calaveras de otros granjeros que se suicidaron durante una protesta para pedir ayudas del Gobierno contra la sequía.

Al preguntarle sobre las razones de su demanda, devuelve la pregunta al interlocutor: “¿Te puedes imaginar coger 1000 litros de agua pura de un río por menos de 1 dólar cuando hay una escasez aguda de ese mismo agua para beber o para la agricultura?”. Según los datos del Instituto de Meteorología India, en 2016 Tamil Nadu registró sus niveles de lluvia más bajos de los últimos 140 años. En enero, las reservas de aguas del estado estaban a un 20% de su capacidad. Desde octubre a diciembre de 2016, 144 granjeros han muerto (106 de esas muertes fueron suicidios) debido a la falta de cosechas.

A principios de año, el jefe de gobierno de Tamil Nadu declaró oficialmente la sequía en todos los distritos del estado sureño. “En este escenario, no debería permitirse que compañías como Pepsi o Coca Cola usen agua del río para manufacturar refrescos o agua embotellada, porque esos productos no son esenciales para nuestras vidas”, explica Amit Srivastava coordinador de Indian Resource Center, una agrupación activa de movimientos sociales antiglobalización.

En su petición, Prabhakar señalaba que el gobierno de Tamil Nadu a través del SIPCOT (la institución gubernamental encargada de la promoción y crecimiento industrial en el estado) había concedido la extracción diaria de más de 3 millones de litros de agua procedente del río Thamirabarani a las empresas que embotellan tanto para Coca Cola como para Pepsi. Hacía hincapié en que la agricultura es la principal actividad económica de la población de Tirunelveli, donde hay más de 20 proyectos integrados que dependen del agua del río y que se beben 50 millones de litros en todo el distrito. Además recordaba al Alto Tribunal una orden anterior del Supremo que dictaba que el agua no debería ser utilizada con fines comerciales.

Las empresas por su parte, de quien este medio no ha recibido respuesta cuando ha intentado contactar con ellas, alegaron durante la vista del juicio que extraen una cantidad de agua mucho menor de la que el SIPCOT les permite: de los 1,5 millones de litros diarios permitidos, PepsiCo se hace con 113.500 mientras que Coca-Cola extrae algo más de 300.000 litros de los 18 millones a los que opta. “No es inusual que algunas de estas compañías pidan mucho más agua del que necesitan cuando solicitan los permisos de extracción, de modo que se aseguran un margen por si crecen en sus operaciones”, explica Srivastava, de Indian Resource Center.

Los abogados de las compañías alegaron además en su defensa que hay más empresas que extraen agua de ese mismo río, pero que sin embargo, la petición ha sido solicitada solamente contra ellas. Este argumento fue admitido por los jueces del tribunal que cuestionaron a los demandantes sobre los motivos por los que no se incluían en la petición a otras factorías de refrescos de la región. “¿Por qué no atacáis a otras industrias? ¿Por qué habéis adoptado este método de elección?”, preguntaba el magistrado Selvam, según recogen medios locales.

En su respuesta, DA Prabhakar lo tiene claro: “De las 27 compañías que el SIPCOT otorgó permiso para extraer agua del río Thamirabarani, estas son las dos únicas que manufacturan refrescos, y está más que probado que estos productos son nocivos para la salud”. “Otras compañías toman agua para trabajos de producción y otras necesidades, pero estas empresas compran el agua a tarifas muy bajas, la embotellan y la vuelven a vender a la gente. ¿Cómo se puede permitir esto cuando los cultivos se están echando a perder y los agricultores están muriendo?”, explicaba Appavu, otro de los demandantes.

La última decisión de los tribunales no ha pillado por sorpresa a algunos. Cuando en noviembre de 2016 se anunció el paro en el suministro de agua, el Dr. Arunachalam, experto en recursos hídricos de la Universidad Manonmaniam Sundaranar de Tirunelveli, escribió: “Es un gran paso que se haya ordenado el paro de la extracción de agua por parte de estas compañías, pero debemos tomarlo con calma. Esto es sólo un parón momentáneo, y el juez aun puede cambiar la situación en la orden final”. Y efectivamente, es lo que ha ocurrido. Durante la vista en febrero, el Gobierno declaró ante el tribunal que había agua suficiente en el río y que las empresas solamente tenían permitido asistirse del “agua excedente”, argumento que también fue alegado por los abogados de las compañías multinacionales.

Este hecho no hizo más que alentar las preocupaciones sobre la connivencia que existe entre los gobiernos y las empresas, subrayando las presiones que estas últimas ejercen sobre los primeros. “Definitivamente hay un fuerte lobby de las empresas de refrescos sobre el gobierno de Tamil Nadu y el Gobierno de India. La mayoría de los gobiernos ahora se piensan dos veces antes de cerrar o rechazar un proyecto de una multinacional”, advierte Srivastava.

La decisión del Tribunal Superior ha llegado en medio de otro asunto en el que las compañías también se han visto involucradas. Unos días antes de que se hiciera pública la sentencia, más de un millón de comerciantes anunciaron un boicot a los productos tanto de Coca Cola como de Pepsi. En todo Tamil Nadu, distintas asociaciones de consumidores alentaban a los tenderos a no vender y a los consumidores a no comprar ninguna de las bebidas bajo las marcas de Coca Cola y Pepsi.

A la preocupación por la falta de agua en el estado se unía además el deseo por reemplazar el consumo de marcas internacionales por el consumo de refrescos producidos por compañías locales.
La decisión el año pasado de prohibir el festival de Jallikattu, un ritual tradicional tamil por el que un hombre debe intentar domar a un toro, parece que también juega un papel importante. A pesar de que a los pocos meses la orden del Tribunal Supremo fue revocada, la población tamil no olvida que la decisión fue alentada por organizaciones que luchan por la protección animal, entre ellas la norteamericana PETA. Así algunos apuntan al boicot como una especie de revancha para atacar a las compañías también norteamericanas.

“La gente apoya el boicot para incrementar la venta de productos naturales locales. Tanto el problema del agua como el intento de prohibición de Jallikattu son razones para el boicot. Las compañías y la ONG están intentando destrozar nuestra cultura nativa. Mucha gente está en contra de estas compañías y consumen bebidas naturales como agua de coco o zumos, porque eso también ayudará a los agricultores locales”, nos explica Udai, un joven tamil que apoya el boicot.

Esta lucha no es nueva. Desde que en 2005 se instalaran las compañías (primero Coca Cola, después Pepsi) en el anclaje industrial de Gangaikodan, los agricultores han protestado en múltiples ocasiones casi cada año contra la extracción del agua del rio por parte de estas empresas. Los peores episodios se vivieron en 2015 con enfrentamientos entre agricultores y policía que acabaron con varios heridos.

Ese mismo año una petición tomó forma en change.org. Bajo el lema “Go Back Pepsi”, el texto se quejaba de la incorporación de Pepsi a la extracción que ya llevaba haciendo Coca Cola desde 2005. “La gente de Tirunelveli tendrá que mendigar a otros distritos agua para beber”, se puede leer en la petición donde aseguraban que es la única fuente de agua del distrito y 120 km cuadrados de tierra cultivable depende del agua de este río. Cuenta con casi 83.000 firmas de apoyo, pero lo cierto es que ambas empresas siguen en el mismo lugar.

Ahora la protesta se ha extendido al estado contiguo de Kerala, también afectado por la sequía. Comerciantes y asociaciones de consumidores anunciaron el boicot a los productos americanos en pro de un consumo de las bebidas locales. La lucha sigue en ambos estados vecinos porque las compañías siguen extrayendo agua. Srivastava, que ha participado activamente en protestas y se encuentra actualmente entre ambos estados, no duda sobre el futuro: “La campaña continuará porque Coca Cola y Pepsi deben dejar de usar agua de los ríos cuando la gente, los agricultores y el ganado no tienen suficiente agua debido a la sequía”, informa El confidencial.

Siria: EEUU se convirtió en un aliado de los terroristas

Al atacar la base siria EEUU se convirtió en un aliado de los terroristas, ha declarado el Estado mayor de Siria. Agregó que el ataque viola todas las leyes internacionales. El gobernador de la provincia siria de Homs, Talal al Barazi, aseguró que la base aérea que EEUU bombardeó este 7 de abril, será reconstruida para continuar combatiendo a los terroristas. "La base aérea atacada reanudará sus operaciones en breve para proseguir la lucha contra el terrorismo", dijo Al Barazi a la cadena televisiva Al Mayadeen.

El fascista Dijsselbloem insiste en que no dimitirá y acabará su mandato

El degenerado fascista y racista presidente del Eurogrupo nazi europeo, Jeroen Dijsselbloem, ha insistido en que no dimitirá de su cargo a pesar de sus polémicas declaraciones en las que acusó a los países del sur de Europa de gastarse el dinero en “alcohol y mujeres”, mientras que él se los gasta en hombres y cocaina. El narciso e idiota holandés, además, dejará de ser pronto ministro de Finanzas de su país al perder su partido las elecciones.

Alemania quiere bloquear los fondos al partido nazi

El ministro alemán de Interior anunció hoy el inicio de un procedimiento para cortar los fondos públicos al partido nazi NPD, al que se ha tratado de prohibir en dos ocasiones por ser un aglutinante de elementos fascistas. En declaraciones realizadas este viernes en Berlín, De Maizière aseguró que ha trasladado a "los líderes de los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno", es decir, a sus propias filas cristianodemócratas y a los socialdemócratas, la "correspondiente propuesta" para su estudio y tramitación.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada