dimecres, 5 d’abril de 2017

La secretaria de Millet daba sobres “cerrados y gruesos” al tesorero de CDC

Elisabet Barberà fue secretaria personal de Félix Millet durante 35 años, pero no era la única secretaria que tenía el exdirigente del Palau de la Música, ni la única que tenía acceso a las dos cajas fuertes sobre las que el fiscal ha puesto el ojo en el juicio del caso que tiene lugar en la Ciutat de la Justícia, la caja fuerte de la planta 3 del Palau y la caja de seguridad en una entidad bancaria próxima a la sede de la entidad musical. En su declaración como testigo en la sesión de este miércoles, la extrabajadora de Millet ha relatado cómo su jefe entregaba sobres cerrados y gruesos al extesorero de CDC, Carles Torrent, y que Millet llegaba con sobres llenos de dinero de su casa que ella ingresaba en las respectivas cajas fuertes y que luego él se llevaba en sobres para efectuar pagos, sobre todo pagos domésticos.

Barberà ha confirmado lo que en su día declaró Millet ante el tribunal, que había hecho entrega de sobres con dinero al extesorero de CDC, Carles Torrent, fallecido en 2005, dinero que procedía de comisiones por la concesión de obra pública abonadas por la empresa Ferrovial. Según ha asegurado la secretaria del exdirigente del Palau, Millet le decía: aquel sobre que hay en la caja fuerte, tráemelo’, y yo iba se lo daba y él se lo entregaba a Torrent”. Aunque se ha mostrado dubitativa, a preguntas del fiscal ha admitido que eran sobres “cerrados, gruesos y que pesaban”, y que ella previamente había guardado en la caja fuerte. Además, ha asegurado que era habitual que el saqueador confeso del Palau le mandara “notas y mensajes” a Torrent y que este acudía en ocasiones al Palau de la Música para reunirse con Millet y recibir esos sobres.

Aunque Barberà ha acreditado la vinculación entre Millet y el extesorero de CDC, ha querido insistir en que ella no sabía si se trataba de dinero, porque los sobres se los daba Millet cerrados y con el nombre del tesorero y que ella sólo los metía en la caja fuerte. Lejos de certificar un trasiego de dinero con CDC, la exsecretaria ha negado cualquier relación con el sucesor de Torrent, Daniel Osàcar, de quien ha asegurado que nunca oyó mencionar su nombre ni saber si se había reunido con Millet en el Palau, cosa que sí ha confirmado en el caso de Torrent.

Barberà nunca escuchó el nombre de Daniel Osàcar y no sabe si se reunió alguna vez con Millet en el PAlau
Barberà sí ha confirmado los supuestos pagos en efectivo de Millet para cuestiones personales. La veterana exsecretaria ha explicado el modus operandi de su antiguo jefe en la gestión del dinero en efectivo. Barberà ha considerado habitual el manejo de grandes importes en efectivo, dinero que supuso siempre que era de propiedad de Millet, y que usaba para hacer pagos propios. “El dinero me lo traía él y me decía mételo en la caja fuerte. Era dinero que traía él de su casa en efectivo para pagos, para compras de parcelas...”, ha relatado Barberà, que en todo caso ha dejado claro que suponía que el dinero en efectivo era propiedad del propio Millet.

Preguntada por qué presuponía que el dinero era de su propiedad, la secretaria ha comentado que “nunca se habían hecho transacciones con dinero del Palau ni nada” y que era “dinero que me traía el señor Millet de su casa” y “se usaba únicamente y exclusivamente para pagos particulares de él. No se pagaba nada del Palau”. De hecho, Millet era el único que le daba dinero en efectivo y que la caja fuerte de la planta 3, del despacho de la presidencia, era para su uso exclusivo: “Esa caja sólo era suya”, ha asegurado. La costumbre de trabajar con dinero en efectivo venía de lejos, de hecho, Barberà ha asegurado que se remonta a los inicios de su relación laboral, a los años 70, y que con ese dinero también se pagaban gastos personales, de su casa.

El dinero era controlado por ella o por alguna de sus compañeras, y se destinaba, según ha dicho, para pagos domésticos. Según Barberà, ella introducía el dinero en la caja separado por sobres con el concepto al que se destinaba a la vez que se apuntaba en los libros de contabilidad particulares. Luego, Millet recogía los sobres en efectivo y se los llevaba, y eran “para su mujer, para gastos de la casa; para el jardinero de la casa de L’Ametlla, para los trabajadores domésticos...”, ha desgranado. Según la secretaria, Millet decidía sobre ese dinero y ella obedecía: “Hacíamos una lista y yo preparaba sobres con el importe en efectivo. Iba a la caja fuerte, sacaba el dinero, lo contabilizaba todo en los libros y se lo entregaba para que se lo llevara a casa para pagar”, ha explicado.

Con la caja de seguridad bancaria pasaba algo parecido: “Yo llevaba el dinero a la caja de seguridad” pero Millet “me daba un sobre que supongo que traía de casa y me lo daba para ingresar”, ha señalado. Las cantidades eran de todo tipo, pero al mirar el libro que Barberà ha llevado consigo al juicio ha leído importes de más de 40.000 y 50.000 euros. Así, la secretaria ha explicado que alguna vez se hizo acompañar por algún trabajador del Palau por seguridad y que “no me gustaba hacer este tipo de gestiones, pero no tenía otra”. Incluso Barberà ha admitido que en alguna ocasión tuvo que ir a comprar pequeños lingotes de oro por orden del propio Millet. De hecho fueron un par de veces aunque ha dicho no recordar bien cómo se hizo esa compra.

El momento más dramático para la secretaria se ha producido cuando ha tenido que explicar por qué había un sobre con su nombre en la caja de seguridad del banco. Barberà ha explicado que el dinero era suyo, que lo fue ahorrando año a año, que se lo había ido dando su padre por Navidad, y que con él tenía pensado hacer un viaje para toda la familia que le hacía mucha ilusión. Pero el proyecto se fue al traste cuando se divorció.

Fue un divorcio traumático en el que tuvo que dividir sus posesiones con su exmarido pero no quiso hacer lo mismo con ese dinero. Por eso pidió a Millet que le permitiera guardar ese dinero en la caja de seguridad. Mientras los explicaba, Barberà ha roto a llorar y ha tenido que interrumpir su declaración en un par de ocasiones. Al final de las preguntas del fiscal, la presidenta del tribunal le ha pedido aclarar por qué optó por guardar el dinero en la caja de seguridad bancaria en lugar de la caja fuerte del Palau, y la secretaria ha señalado que se trataba de dinero suyo sobre el que sus compañeras, que también tenían acceso a esa caja, no tenían por qué saber nada.

Así, aquel dinero se quedó en dicha caja de seguridad y no ha podido disfrutar de él. Una vez que estalló el caso Palau, el sobre con su dinero fue retenido y ahora está intentando con su abogado que, una vez pase el juicio, pueda iniciar los trámites para recuperarlo. Al final del interrogatorio, a Barberà le han preguntado sobre si alguna vez recibió algún tipo de gratificación, algo que ha negado. Todo lo que recibía era un sueldo de más de 3.000 euros netos, informa La Vanguardia.

Llinares involucra a Felip Puig en la trama del Palau

Joan Llinares (foto), que en julio de 2009 sustituyó Fèlix Millet al frente del Palau de la Música tras destaparse el caso y para comprobar los hechos, ha ratificado los hallazgos que aportó a los juzgados para la instrucción de la causa, unos documentos que darían fe del desfalco de la institución y del pago de comisiones por parte de empresas a CDC a través de la entidad y en las que Ferrovial aparecía como el principal patrocinador del Palau.

Un ex alcalde de Unió (demócrata-cristiano) detenido armado por acoso a un funcionario

Los Mossos d'Esquadra sorprendieron el lunes al ex alcalde "demócrata-cristiano" de Sant Andreu de Llavaneres Bernat Graupera (izda. foto) encapuchado, con dos cuchillos y un 'spray' de gas pimienta en el aparcamiento de un funcionario municipal al que acosó laboralmente mientras gobernó.

La Audiencia indaga los muertos en listas de espera de Vall d’Hebron

La Audiencia de Barcelona ha ordenado que se investigue si la muerte de diez pacientes del servicio de cardiología del hospital de Vall d’Hebron están relacionadas con los recortes económicos en el centro sanitario y con su incidencia en las listas de espera. De ser así, dice el tribunal, podríamos estar ante “diversos delitos de homicidio por omisión o por imprudencia”.

Las 6 ciudades más pobladas de Catalunya reclaman a Rajoy más presupuesto para vivienda

Los ayuntamientos de Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Terrassa y Sabadell han reclamado hoy herramientas legales y más presupuesto del Estado para la gestión municipal de las políticas de vivienda, en el marco de un nuevo Plan Estatal de la Vivienda.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada