dimecres, 26 d’abril de 2017

Rajoy y Aguirre lo sabían todo

"Denuncié al PP la cuenta suiza de González y Aguirre lo vio una traición". Quien fuera el autor de los discursos de Esperanza Aguirre le alertó en tres ocasiones de que conocía por varias vías una cuenta en la que Ignacio González cobraba de OHL. Ella le contestó que «veía fantasmas» y él se fue a ver a Juan Carlos Vera y Carlos Floriano. Su jefa lo consideró «una puñalada trapera» y prescindió de él como candidato en Leganés. Jesús Gómez (Madrid, 1967), diputado del PP en la Asamblea de Madrid e histórico hombre de confianza de Esperanza Aguirre, fue junto al ex tesorero Álvaro Lapuerta quien alertó a Génova de que Ignacio González cobraba comisiones en Suiza. Gómez facilitó hace años a su partido los mismos datos que ahora el juez Eloy Velasco ha dado por buenos. Sin embargo, este economista fue tildado de loco y de traidor y pagó por su osadía, dejando de ser el candidato a alcalde de Leganés.

Dice que todavía está esperando que del partido le llamen para pedirle disculpas mientras relata, por primera vez en esta entrevista a EL MUNDO, cómo en el PP se sabía muy bien, desde Rajoy a Aguirre, lo que pasaba, pero la certeza de su impunidad les hizo sentirse tan seguros que todo ha acabado siendo otra gran chapuza que obvia la corrupción endémica e institucionalizada de la monarquía fascista española y sus representantes políticos, hijos y herederos del fascismo y la dictadura de su regente verdugo gallego.

¿Cómo tuvo conocimiento de que González tenía cuenta en Suiza?
De una manera rocambolesca. Ignacio González me llamó el 26 de febrero de 2014. Me preguntó si tenía un teléfono fijo a mano y le devolví la llamada. Me dijo, como si fuera una pedrada, que los de azul, en referencia a la Policía, le habían dicho que yo tenía una cuenta en Suiza. Le dije que ojalá, que era falso y que debía ser una confusión.

¿Qué tiene que ver todo eso con la cuenta de González?
Mucho, porque le conté lo que me había pasado un abogado de mi confianza. Me dijo que quien sí tenía una cuenta en Suiza era mi jefe. Me quedé asombrado, me precisó que el banco era el Anglo Irish Bank y me facilitó el número de cuenta. Esos mismos datos me llegaron después por otras dos vías. Una de ellas ustedes que, como periodistas de EL MUNDO, me contaron que les habían llegado exactamente los mismos datos.

¿Qué hizo usted entonces con la información?
Me alarmé y fui a ver a Esperanza Aguirre hasta en tres ocasiones. Le dije: «Me ha llegado esto por casualidad». Le expliqué que había peligro porque lo tenía por varias fuentes distintas y que nos haría un daño irreparable si nos estallaba en la cara. Se enfadó un poco, no le dio credibilidad y lo despachó como un burdo rumor. Sólo pedí que lo investigaran, porque era mi responsabilidad; si lo hubiera tenido acreditado me hubiera ido directamente a la Policía.

¿Sabe si Aguirre hizo alguna gestión para verificar los datos?
Habló con González y a partir de ese momento arreció una campaña sucia contra mí en la prensa local de Leganés acusándome de tener una cuenta en Suiza y de manejar dinero negro. Además, González compró una web, Estrella Digital, para que dejara de investigar el Canal de Isabel II y la empleó para atacar a sus enemigos. Realizó la operación a través de Ildefonso de Miguel [ex gerente de la empresa de aguas madrileña, informa El Mundo].

¿Qué explicación le dio González a Aguirre?
Esperanza me dijo que, según le había dicho Nacho, todo era una sarta de calumnias y mentiras y que me olvidara de ese asunto y dejara de ver fantasmas. Esa era la versión de Ignacio González, en quien confiaba ciegamente y sin ninguna reserva. Y esa ha sido la causa de su desgracia política. Ahí podía haber acabado todo, pero un sexto sentido me decía que algo no funcionaba bien, sobre todo por la extraña llamada de González, y no quise dejar el tema así.

Agotada la vía de Aguirre, ¿cuál fue el siguiente paso?
Utilizando el símil de la Administración, agotado el recurso ordinario fui a lo Contencioso-Administrativo. Vi un grave peligro y que Esperanza no estaba dispuesta a escuchar nada en contra de González. Por eso me dirigí a Juan Carlos Vera, que era secretario de Organización del PP nacional y diputado en el Congreso. Me fui a verle, le conté la información, le dije que en esa cuenta se podía haber ingresado una comisión ilegal de la constructora OHL y me citó al día siguiente en la sede de Génova con Carlos Floriano, su superior directo en el partido.

¿Le dieron visos de veracidad?
Lo consideraron. Pero al igual que Esperanza metió la pata al contárselo a González, uno de ellos habló con Aguirre o con González. Recibí entonces una llamada al día siguiente de Esperanza haciéndose portavoz de la indignación de Nacho. Me dijo que consideraba una traición, una puñalada trapera, ir a ver a Floriano y a Vera porque eran nuestros enemigos y querían quitar a González de la circulación.

¿Volvió a tener noticias de Vera y Floriano?
Me llamó Vera en febrero de 2015 y me citó en su despacho de Génova. Me preguntó otra vez el número de cuenta porque decía que era falso o estaba incompleto. Le facilité el número de nuevo y no volví a saber nada más hasta que en marzo la dirección nacional anunció que el candidato sería Cristina Cifuentes y no González. El País ya citó entonces como una de las razones las informaciones que habían llegado al PP sobre posibles cuentas en Suiza. Pocos días después, Esperanza me llamó para decirme que no contaban conmigo como candidato para la Alcaldía de Leganés y me dijo que era por lo de la cuenta.

¿Cree entonces que Esperanza Aguirre encubrió a González?
No era ninguna encubridora, pero estaba cegada por el amor hacia él, aunque que quede claro que no eran amantes.
¿Esperanza tampoco sospechaba de González por episodios como el ático de Marbella o el espionaje en Colombia?
Siempre lo consideró una víctima pese a que su ídolo administrativo era un vulgar ratero.
¿Habló con Cristina Cifuentes de todos estos asuntos en alguna ocasión?

Coincidí con ella en Leganés en 2015 y me dijo: «No me voy a comer yo los marrones de estos chorizos». Le honra, pero denunciar no es una herocidad sino su obligación.

¿Rajoy llegó a saber algo en algún momento?
Le di los datos a un registrador amigo de su hermana.

Por lo que tanto Rajoy como Aguirre y el resto del PP no sólo sabían de las tramas de corrupción sino que formaban parte de ellas activamente como cómplices y beneficiarios. Ahora urge la actuación de la justicia hasta las últimas consecuencias, como el cese inmediato de los cómplices y lacayos sumisos en el aparato judicial, la dimisión inmediata del gobierno mafioso de Rajoy y la convocatoria de elecciones que aparte definitivamente a los herederos de la dictadura del poder y les siente en el banquillo para que asuman sus respectivas responsabilidades, desde el genocida y alcohólico conocido Aznar hasta el último cacique.

Vídeos: Por la ilegalización de la mafia criminal del PP: "No es un partido, es una banda"

Una fuerte bronca y abucheo a ritmo de cacerolada y pitos ha resonado en la calle Génova -sede de la mafia franquista del PP en Madrid- durante más de dos horas. Cententares de manifestantes se han acercado a la convocatoria, muchos de ellos han acudido acompañados del menaje de su casa (sartenes, cacerolas o almireces) para protestar por la evidencia resaltada por el 'caso Lezo' que supone la imputación de sesenta delincuentes del PP y cómplices, por el que se ha decretado prisión incondicional para el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González y su hermano, entre otros destacados jerifaltes de la morralla nazicatólica que saquea España impunemente hasta ahora.

Jordi Pujol Ferrusola en prisión sin fianza por mafioso

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha dictado prisión incondicional sin fianza para Jordi Pujol Ferrusola, por intentar esconder 30 millones de euros en el extranjero para evitar embargos judiciales en caso de ser condenado. El juez ordena el ingreso en prisión del primogénito de los Pujol para evitar la reiteración delictiva, ya que concluye que sigue moviendo dinero a través de testaferros en sociedades radicadas en México, Estados Unidos y Argentina, entre otros países.

BCN denuncia un fraude de 3,3 millones de FCC en la limpieza y recogida de residuos

El Ayuntamiento de Barcelona acusa a la empresa FCC de haber incurrido en un fraude de 3,3 millones de euros en el servicio de limpieza y recogida de residuos en la zona de Gràcia y de parte del Eixample. De esa cantidad, 1.268.000 millones de euros suponen el servicio no prestado o prestado en condiciones inferiores a las previstas por contrato, con menos personal, según la investigación municipal desarrollada en el marco de un expediente administrativo abierto a finales del 2016.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada