dijous, 25 de maig de 2017

BCN: La muerte del mantero apunta a un crimen de los urbanos Rosa y Alberto

El sábado 9 de agosto del 2014 falleció en Barcelona un turolense de 50 años que cayó supuestamente por un terraplén de la montaña de Montjuïc. Según fuentes del ayuntamiento, era un mantero que estaba en la plaza del Hotel Miramar y que huía de tres agentes de la Guardia Urbana que lo rodearon contra la valla de un acantilado de la montaña. Uno de estos agentes moriría un año después en un accidente de moto. Los otros dos eran Rosa Peral y Alberto López, los dos implicados en el crimen de los urbanos, actualmente en prisión por matar al novio de la mujer, Pedro R. Cuando los Mossos se percataron de que Rosa y Alberto eran los mismos agentes que habían protagonizado el episodio en el que perdió la vida un vendedor ambulante, decidieron informar al juzgado que archivó esta muerte, para investigar de nuevo el final de la vida de un mantero desconocido, del que no volvió a hablarse en Barcelona.

José Antonio González nació el 2 de noviembre de 1964 en el núcleo de Barriadas del Sur, en Teruel. Sus padres Cayetano y Agustina, inmigrantes de Andalucía, vivían en la calle de Lucio Espinosa, en una de las casas adosadas que la empresa que explotaba el Pozo del Pilar construyó para sus trabajadores. Estudió en el actual Martín del Río, un viejo colegio rural que entonces se llamaba como el ministro franquista José Ibáñez. En este centro ya no guardan su expediente escolar, fue derivado hace tiempo al servicio provincial de Teruel. Barriadas del Sur ahora forma parte del municipio de Utrillas. En este vecindario recuerdan a José Antonio como un buen chico, que hacía las cosas que hacían los de su edad a comienzos de la década de 1970: jugar en la calle.

Cuando era un adolescente, su familia se trasladó a Utrillas. Compraron un piso en los bloques de 'Los Colorines'. Fue más o menos entonces cuando comenzó a andar con "las malas compañías" y cuando comenzó también una relación furiosa con las drogas. Su familia le envió a estudiar a Teruel y le buscó varios trabajos. Cuando a su madre le fallaron las fuerzas, su hermana pequeña tomó el relevo. Siempre intentaron desengancharlo. Nunca lo lograron.

En los bares de Utrillas, un municipio de las Cuencas Mineras que cuenta con poco más de 3.000 habitantes, la mayoría arruga la nariz cuando se le pregunta por "José Antonio". La cosa cambia cuando se usa el apodo que arrastró desde siempre: 'el Boniato'. Lo que cuentan del 'Boniato' es que salía poco o nada del piso que heredó en los Colorines cuando sus padres fallecieron. Y que cuando lo hacía, solía meterse en problemas. Caminaba por la calle con la cabeza gacha. Fue "guapo" de joven. Pero la droga lo consumió poco a poco. Al final de sus días, era frecuente que se marchara durante temporadas largas del pueblo.

Frente a su casa, sigue aparcado su Ford Fiesta blanco. Junto a las ruedas han crecido malas hierbas tan altas que llegan hasta la ventana del copiloto. La guantera está llena de paquetes vacíos de Winston, el asiento del acompañante está tumbado como si alguien hubiera dormido allí la última vez que se usó. En la parte trasera, las pinzas de la batería tiradas bajo el asiento y, al lado de estas, una litrona de cerveza vacía. Si no viajó en coche hasta Barcelona fue porque hacía tiempo que le habían retirado el carnet de conducir. Aunque su madre pagaba religiosamente todas las multas que le enviaban.

La Guardia Civil llamó a la puerta de su casa el 9 de agosto del 2014. Ya era de noche. La casa estaba vacía. Los vecinos avisaron a su hermana. A ella los policías le contaron que su hermano se hallaba en Barcelona, herido gravemente, ingresado en el hospital. Ella se fue aquella misma noche hacia la capital catalana. De camino sonó el teléfono con malas noticias: acababa de fallecer. Ella tardó varios días en resolver todos los problemas que generó el papeleo. Pero logró regresar con el cuerpo de su hermano. Lo enterró en el cementerio de Utrillas. Allí reposa junto a su madre Agustina.

La hermana no ha querido hablar con este diario. Según su entorno, a ella le contaron que José Antonio estaba en Barcelona vendiendo DVD piratas y que se precipitó huyendo de la policía. Cuando se supo en Utrillas que había fallecido, lo que se dijo fue que 'el Boniato' "se cayó o se tiró" por un terraplén. Si nadie lo relacionó con la noticia de la muerte del mantero de Montjuic -una información que solo incluía que la víctima era un hombre de unos 40 años- en parte fue porque el Boniato, que cobraba una pensión de invalidez, no encajaba en el papel de un vendedor ambulante. Esa fue una actividad que tuvo que empezar durante su estancia en Catalunya.

Según ha podido saber este diario, la autopsia practicada concluyó que la suya fue una muerte causada por una "lesión neurológica" provocada por un "politraumatismo por precipitación". El informe, que señala que su muerte se certificó a las 23.25 horas en el Hospital Clínic, sostiene que esta es compatible "con el origen accidental". Lo cual significa tan solo que no se hallaron indicios que apuntaran a que no se cayera accidentalmente. Los Mossos quieren investigar ahora si Rosa y Alberto -este último con antecedentes violentos contra manteros- mintieron y, en realidad, empujaron a José Antonio al vacío.

Los Mossos, a la espera de la reapertura judicial

Los Mossos d'Esquadra han pedido a la jueza de Barcelona que archivó la muerte de José Antonio González que reabra la causa. Para los investigadores catalanes existen "indicios" de que los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona podrían haber mentido en el relato de unos hechos que sucedieron hace tres años. Según los policías que actuaron de paisano aquella mañana en Montjuïc, el mantero, al ser acorralado por tres de ellos, reaccionó sacando una navaja con la que cortó en la pierna a Rosa e intentó herir en el cuello a Alberto.

A continuación, sin que ninguno de ellos lo tocara, "saltó de espaldas" la valla y se precipitó por un terraplén de 20 metros. En esta intervención actuaron cinco agentes y el cabo Juan José L., un polémico mando que ha sido expedientado por desobedecer a sus superiores. Si la jueza considera relevantes los indicios aportados por los Mossos, reabrirá la causa, un paso imprescindible para que los investigadores de la policía catalana revisen a fondo todo este sospechoso episodio, informa El Periódico.

La urbana dice que Albert le propuso boda antes del crimen
A medida que avanza la investigación se va afianzando la tesis de que el móvil pasional se esconde tras el crimen del guardia urbano de Barcelona cuyo cuerpo apareció calcinado en una pista forestal cercana al pantano de Foix. Los dos detenidos, Albert López y Rosa Peral, se culpan el uno al otro de los hechos y sólo han limitado su actuación al encubrimiento. Una de las claves para determinar la autoría material del crimen es indagar la relación que había entre los dos detenidos.

La pareja de urbanos se culpan mutuamente del crimen
Los dos agentes de la Guardia Urbana acusados de matar a un compañero y calcinar su cuerpo en el pantano de Foix (Barcelona) se acusan mutuamente de haber sido los autores materiales del homicidio y tratar así de rebajar su respectiva implicación en un caso que ha cubierto de sombras al cuerpo policial de la ciudad. La investigación sigue bajo secreto de sumario. En su primera declaración ante la juez, Rosa Peral y Albert López admitieron haber participado en la desaparición de la pareja de la primera, Pedro Rodríguez, según explicaron a este diario fuentes judiciales.

González a Zaplana: "Han pactado con Bárcenas. No se puede decir nada contra Rajoy"
Desde que Luis Bárcenas denunciara al PP por la destrucción de los discos duros de sus ordenadores arrancó una guerra sin cuartel entre los franquistas y el extesorero. Una contienda con demandas cruzadas, incluso contra María Dolores de Cospedal, que poco a poco se fue calmando hasta que, durante su declaración ante el tribunal Gürtel, Bárcenas echó un capote a Rajoy asegurando que fue él quien decidió en 2003 romper relaciones con las empresas de Francisco Correa. “Luis el cabrón” llegó incluso a retirar su demanda por la destrucción de los discos duros alegando falta de recursos económicos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada