dimarts, 2 de maig de 2017

Comienza el juicio por la trama Emarsa del PP valenciano

La Audiencia de Valencia no quiere más retrasos de la causa Emarsa. La Sala ha propuesto empezar el juicio con todos los acusados salvo al empresario José Luis Sena. Este procesado mantiene un conflicto con su letrado, quien incluso lo ha llegado a denunciar ante la Justicia por un supuesto fraude procesal. No obstante, la Fiscalía, la acusación de la Generalitat Valenciana y la Emshi se oponen a la medida. Creen que los hechos son inseparables y la actuación de Sena está íntimamente ligada a la del resto de supuestos saqueadores de la depuradora. El juicio ha comenzado a las 10.30 horas con cerca de una hora de retraso, motivado en parte por la dilación en el traslado de Jorge Ignacio Roca desde prisión, y con la amenaza de una nueva suspensión por la ausencia de un abogado que ha presentado una baja médica.

El presidente del tribunal ha propuesto el enjuiciamiento de Jose Luis Sena por separado por la baja médica de su abogado, para evitar su indefensión y no incurrir en dilaciones indebidas, a lo que tanto fiscalía como el resto de acusaciones han planteado su oposición. En consecuencia, el juicio podría finalmente suspenderse de nuevo, lo que supondría una tercera suspensión, aunque varios letrados de las defensas se han ofrecido a sustituir al de Sena.

El juicio por la pieza principal del caso Emarsa sienta en el banquillo a 25 personas por el desvío de más de 20 millones de euros de la empresa que gestionó la depuradora de Pinedo (València) tras siete años de instrucción. Entre los acusados en este caso figuran exdirectivos de la empresa pública Emarsa (Entidad Metropolitana de Aguas Residuales), de Emshi (Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos) y de Epsar (Entidad Pública de Saneamientos Residuales) así como varios empresarios, procesados por delitos de malversación de caudales públicos, cohecho, blanqueo, prevaricación y falsedad. La sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia ha previsto 93 sesiones, por lo que la vista oral se podría prolongar hasta diciembre, si bien las confesiones de algunos de los investigados podrían acortar el proceso.

El juicio iba a celebrarse inicialmente el pasado 2 de noviembre con la ausencia de uno de los acusados, el empresario Jorge Ignacio Roca Samper, que se encontraba huido de la Justicia desde el inicio de la investigación, pero tras su detención en Moldavia se celebró una instrucción complementaria y se fijó la fecha del pasado 13 de marzo. Sin embargo, en la primera vista, cinco letrados defensores del turno de oficio pidieron más tiempo para poder estudiar los 200.000 folios que componen la causa, de modo que la sala decidió posponer por segunda vez el inicio del juicio.

La instrucción de este caso ha determinado la existencia de una red de empresas que, al menos entre 2004 y 2010, actuó para detraer fondos públicos de Emarsa, encargada de la gestión de la depuradora de Pinedo. Entre los principales imputados en esta causa están el expresidente de Emarsa, exalcalde de Manises y exvicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo; el gerente de Emarsa de 2004 a 2010, Esteban Cuesta, y el director financiero de la empresa entre 1996 y 2010, Enrique Arnal.

También figuran el exgerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar), dependiente de la Generalitat, José Juan Morenilla; y el exjefe de departamento de Epsar, Ignacio Bernácer. La trama corrupta de Emarsa operó en torno a dos "negocios": uno basado en el incremento de los costes de explotación que contó con el visto bueno de la Epsar y que se basó en el desvío de fondos inicialmente dirigidos a como pequeñas reformas, mantenimiento, electricidad, personal, gastos de reactivos y otras materias primas.

El otro, el de tratamiento de lodos, se basó igualmente en un encarecimiento artificial de las operaciones, sustentado en varias empresas pantalla controladas por varios de los procesados. La Fiscalía ha pedido 14 años de prisión para Crespo, Bernácer y Morenilla, 12 para Cuesta y penas que van desde los 8 a los 2 años de prisión para el resto de los acusados, informa Las Provincias.

La mujer de un capo de Emarsa pacta también con la fiscal del PP

La Fiscalía -al servicio sumiso del PP- continúa cerrando pactos con los acusados de la trama Emarsa y de diferentes piezas separadas que se originaron a partir del expolio por la mafia del PP de la depuradora de Pinedo. El turno correspondió ayer a María Teresa Gálvez, esposa de Ignacio Bernácer, uno de los cabecillas e ideólogos de la trama delictiva bajo las órdenes de Rita Barberá.

El fiscal Moix conspiró con los Cierco a espaldas de los fiscales

El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix (foto), también se reunió en su despacho con Higini y Ramon Cierco, dueños de la Banca Privada de Andorra (BPA) y actualmente investigados en el juzgado de instrucción 38 de Madrid, por un delito de blanqueo de capitales en la sucursal de su entidad en España, el Banco de Madrid.

ICM y Canal de Isabel II: de empresas públicas a botín del PP de Madrid

El PP de Madrid utilizó durante la última década dos empresas públicas de la Comunidad con presupuestos multimillonarios para convertirlas en cajeros automáticos al servicio del partido. El Canal de Isabel II tiene un gasto anual que ronda los 1.000 millones de euros, y la agencia de informática (ICM) maneja en este ejercicio más de 150 millones, pero en el pasado llegó a superar los 210 millones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada