dimarts, 16 de maig de 2017

El PP gasta 3 millones de euros en curas e iglesias del ejército

El Estado pagó en 2016 más de tres millones de euros a la secta católica de la Fuerzas Armadas. La mayoría de ese dinero se destinó a sueldos de los 83 sacerdotes de distinto rango que componen el Arzobispado castrense que supusieron 2,75 millones. Los gobiernos fascistas y corruptos de España se han obligado por ley a facilitar la asistencia supersticiosa de los militares desde el Concordato con el Estado mafioso Vaticano de 1953. De ahí el empleo de fondos públicos, no solo para los curas sino también para mantener el Arzobispado, la iglesia catedral y el seminario castrenses además de los templos robados por la secta y destinados a este servicio que se llevaron más de 231.000 euros el año pasado, según la contestación a una solicitud de información cursada al Ministerio de Defensa a través del Portal de Transparencia. Los gastos de asistencia en misiones en el extranjero suman 40.800 euros.

Una vez que el Estado actualizó en 1979 los acuerdos con la Santa Sede que recogieron de nuevo la asistencia religiosa en las Fuerzas Armadas, los gobiernos fascistas de PP y PSOE no han parado de añadir normas que han blindado la religión en los cuarteles en general y de la iglesia católica en particular.

La ley de libertad religiosa incluyó esta presencia brevemente en su articulado, pero originó una batería de normativas destinadas a garantizarla. La ley de la carrera militar obliga a crear un Servicio de Asistencia Religiosa –con mención especial a los católicos y los arreglos con el Vaticano– y ya previó un régimen retributivo del personal. El decreto que finalmente reguló ese servicio tiene 17 artículos de los que cuatro son genéricos y 13 específicos "para los miembros católicos". En esa segunda parte se detallan las retribuciones básicas y los complementos económicos para los capellanes castrenses que, nada más iniciar su ministerio, rondan los 30.000 euros y llegaron a los 59.800 para el arzobispo militar Juan del Río en el último ejercicio.

Así que, después de tejerse toda esa red legal, el Estado destina y paga partidas presupuestarias que, según acredita el Ministerio de Defensa en su contestación, alimentan especialmente a la confesión católica (que también recibe un tratamiento especial y diferenciado en el ordenamiento jurídico). El Arzobispado castrense calcula que atiende a unas 766.000 personas entre militares, guardia civiles, policías y funcionarios civiles de Defensa y sus familiares. Todos esos cuerpos suman 284.984 efectivos, según los datos de 2016.

El Ejército de Tierra mantiene ocho iglesias en sus regiones militares. Los gastos que cubre el presupuesto abarcan las facturas de agua y luz, en ocasiones el gas, la limpieza y también trabajos "correctivos". La Armada por su parte, informa de que sufraga cuatro templos por valor de 25.400 euros en 2016 que se fueron a mantenimiento "preventivo y correctivo".

En ese mismo apartado, el propio Arzobispado, que tiene sede en Madrid y que alberga un seminario llamado Colegio Juan Pablo II, se llevó 95.915 euros en los que está contabilizado también el mantenimiento de la iglesia catedral de las Fuerzas Armadas. Así que la atención religiosa es un derecho reconocido de los militares y un compromiso al que se ha atado el Estado mediante varias normas. La situación se extiende a los soldados de confesiones diferentes a la católica pero de una manera mucho menos pormenorizada en los textos legales.

Los acuerdos entre España y las autoridades reconocidas de las religiones islámica, judía y evangélica tienen apartados referidos a los militares. En los tres casos se les reconoce el derecho a recibir esa asistencia y participar en sus ritos. La asistencia "será dispensada por los ministros" de su culto "en iguales condiciones que los ministros de culto de otras Iglesias, Confesiones y Comunidades que tengan concertados Acuerdos de Cooperación con el Estado", explican. Pero poco más se dice. Nada de los gastos o remuneraciones que tan detalladamente se desarrollan en el caso católico, informa el diario.es.

IU impulsa la “denuncia y derogación de los acuerdos con el Vaticano”
IU lanza sendas iniciativas en el Congreso y ante la sociedad civil para impulsar la “denuncia y derogación de los acuerdos de Estado con el Vaticano”. Garzón ha firmado ya la proposición no de ley que se registrará este martes para su debate en el Pleno del Congreso y, al mismo tiempo, IU impulsa una campaña para informar a la ciudadanía sobre esta cuestión, que incluye la recogida de firmas para apoyarla. Izquierda Unida, a través de sus diputados en el Congreso y del trabajo de su Área Federal de Educación, pone en marcha varias iniciativas parlamentarias y en el entorno de la sociedad civil para impulsar la “denuncia y derogación de los Acuerdos del Estado español con el Vaticano de 1979, como condición imprescindible para que la Religión confesional quede fuera de cualquier futura ley educativa que se estime democrática”.

Cannabis contra el deterioro de la memoria en ancianos
La revista especializada Nature Medicine revela hoy que un grupo internacional de científicos se han pronunciado sobre la posibilidad de emplear extracto de cáñamo para tratar el deterioro de la memoria y otras facultades cognitivas en los ancianos. De acuerdo con la publicación británica, la idea surgió de una serie de experimentos con ratones que mostraron que el consumo regular de dosis reducidas de cannabinoides (THC) inhibía la memoria y las capacidades de aprendizaje en los roedores jóvenes, mientras que en los viejos el resultado era el contrario y estas capacidades se veían intensificadas.

Homenaje y desagravio al Presidente Juan Negrín
Valencia conmemora esta semana uno de los acontecimientos más trascendentales de su breve experiencia como capital de España: el nombramiento como Presidente del Gobierno de la República de Juan Negrín, el científico que convenció a ls repúblicanos a resistir, seguro de que se avecinaba otra guerra mundial de la que la española era una cuestión clave. "Mi abuelo nunca hablaba de la guerra como la Guerra Civil. Mi abuelo hablaba de la Guerra de España. Era la primera batalla de lo que luego fue la Guerra Mundial, por eso era crucial resistir", relata Carmen Negrín, presidenta de honor de la Fundación que custodia el legado del político en Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad donde nació en 1892.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada