divendres, 12 de maig de 2017

Emarsa: Cuesta admite el saqueo: «He repartido dinero hasta en los baños»

Esteban Cuesta terminó emocionado. Confesar que uno es corrupto debe de producir una mezcla extraña de «alivio» y vergüenza. Se ignora en qué proporción lo experimentó el exgerente de Emarsa: «Los tengo aquí», comentó mientras señalaba su garganta tras cuatro horas de declaración en las que destripó los detalles más obscenos de la trama de saqueo de la depuradora por la organización mafiosa del PP valenciano que encabezaba la fallecida -"oportunamente" para muchos cuando estaba a punto de ser imputada- Rita Barberá. Pero su relato, tan indecente en algunos episodios como el de la supuesta prostitución pagada con fondos públicos, no inspira compasión. Acrecienta la desconfianza y el reproche.

Los antecedentes suponen una losa descomunal para el exgerente. Cuesta, enfermero de profesión, desembarcó en un mundo del que ignoraba todo: la depuración de aguas residuales. Durante su declaración trató de 'venderse' cómo un auténtico ignorante controlado en todo momento por el vicepresidente de la Diputación, Enrique Crespo. Pero terminó saliendo a la luz, al margen de los lodos, la manipulación de contratos en la depuradora, el pago de comidas, el regalo de viajes a una persona con la que convivió dos años -su novia- y todo tipo de obsequios personales. «Se nos fue la mano y cogimos hasta el codo», lanzó como resumen del saqueo.

La declaración de Cuesta resultará clave para su futuro en esta causa. Las acusaciones podrían rebajar la pena si consideran que ha colaborado. No obstante, de nuevo ayer volvió a cambiar su versión respecto a algunos aspectos de la causa. Por ejemplo, cuándo conoció al empresario fugado Roca o si su mujer sabía esta actividad delictiva. La fiscal se lo reprochó.

El desvío masivo se produjo con los sobrecostes de los lodos. Cuesta descargó la responsabilidad en Crespo: «Le consultaba todo y los pasos a seguir». Fue José Luis Sena, el empresario de los lodos quien le llevaba el dinero para que lo repartiera. «Iba a recibir 12 euros por cada tonelada de lodo, que los repartiese en cuatro partes y me quedara una», indicó. Eligieron varios métodos para la distribución de las cantidades. Uno era los sobres con dinero en efectivo. «Yo los he repartido hasta en los baños de la empresa pública Epsar», admitió. En otras ocasiones, la comisión se cobraba en despachos o incluso en la modalidad más peliculera: «Bernácer entraba en mi coche y cogía sus sobres de la guantera».

El gerente avisaba a sus colaboradores con mensajes al móvil. «Ya vienen los camiones» o «tengo una foto que enseñarte» eran los textos que escondían la inminente llegada de la comisión. Más tarde optaron por las tarjetas de crédito. «Tenían miedo de los controles en la autopista». El gerente dio, según su testimonio, dos tarjetas a cada uno de los ahora acusados. Tal y como confirmó Bernácer sólo les dijo que no sacaran más de 500 euros al día y que cambiaran de cajero. «Por si había una cámara grabando ese cajero».

El sistema se hizo más cómodo con la intervención de la hermana del propio Cuesta: «Le pagaba 500 euros porque fuera ella a sacar el dinero». También se encargó de esta tarea para Morenilla y Bernácer, aunque este el miércoles negó que recurriera a los servicios de la intermediario. Durante el periodo del acusado en la depuradora, el precio por el tratamiento de cada tonelada de lodo se encareció desde los 18 hasta los 42 euros. La depuradora recibía la financiación desde Epsar, la empresa que controla las depuradoras de la Comunitat.

La jornada dio tiempo para comentar otras corruptelas, como la «simulación» de contratos para desviar dinero de la planta por obras y otras actuaciones. Eran todo empresas relacionadas con el PP. El abogado de Cuesta intentó en su interrogatorio introducir una supuesta financiación del partido a través de Emarsa. El tribunal le frenó de inmediato. Eso no se enjuicia aquí, le dijeron.

La simulación era burda. «Le decía a la adjudicataria que trajera otras dos ofertas más caras». Cuesta cargó ayer contra Sebastián García, conocido como Chanín. El informático de la depuradora estaba colocado por Silvestre Senent, el expresidente del PP de Valencia. Negó que le extorsionara con pagos a cambio de trabajar para la depuradora. «Era él, que me daba 2.500 euros al mes». Según Cuesta, porque ya lo hacía con el anterior gerente. Negó que se quedara el 60% de lo que facturaba su entonces amigo como este había declarado. Lo máximo serían 150.000 euros. Recordó cómo le regaló una Playstation a su hijo por la comunión «y luego me di cuenta que la había pagado Emarsa».

Abordó sus viajes a Rumanía y admitió que dos fueron de placer y se pagaron con dinero público. Con el grupo viajaron unas jóvenes, las famosas intérpretes. Ante el tribunal aclaró que con una mantenía una relación sentimental y la otra acompañante era una amiga. El gasto en restaurantes también era desmedido. «Aunque Crespo me daba muchos tickets para que los pasara», intentó justificar.

De la compra de entradas para la F-1 y el Open de Tenis afirmó desconocer cualquier dato. El derroche se extendía también a regalos por Navidad para diferentes cargos públicos, la compra de lotería para los miembros del consejo de administración y diferentes celebraciones. Cuesta se metió en semejante lío ganando más de 90.000 euros. La codicia rara vez encuentra límites, informa Las Provincias.

Emarsa: El informático dio 1,8 millones en comisiones a Cuesta (PP)
La declaración del informático de Emarsa, Sebastián García, conocido como 'Chanín', mostró la peor cara de Esteban Cuesta. El exgerente de la depuradora es un especialista en ofrecer un relato dulce de la trama de saqueo en el que más veces parece situarse como víctima que como participante.

Trama Taula: Un testaferro del PP amenaza con tirar de la manta
José Estarlich, uno de los testaferros de la presunta organización criminal del PP valenciano, ha presentado un escrito al juzgado que instruye las diligencias derivadas de la Operación Taula en el que pide declarar de manera voluntaria.

El PP la monta en Les Corts por la escuela católica
El PP de Les Corts Valencianes ha abandonado hoy el hemiciclo en medio de gritos y bronca después de que el portavoz de Compromís, Fran Ferri, les haya dicho que cuando están en la oposición se visten con camisa blanca, y cuando están en el Gobierno "se ponen ladrones de guante blanco". El President Ximo Puig les ha espetado: «Cuando el PP dice libertad educativa dice privilegios, como cuando Blasco -el miembro del Opus y del PP condenado por robar el dinero destinado a cooperación- hablaba de cooperación».

Carles Mulet rompe una foto de Susana, “candidata útil para la derecha”
El senador territorial de Compromís, Carles Mulet, rompió ayer una fotografía de la candidata Susana Díaz en respuesta a su rabieta e insultos vertidos contra la coalición valenciana por el bloqueo de la moción en la que una facción del PSOE pretendía unilateralmente impulsar un corredor central que partiría de Algeciras en dirección a Madrid y Zaragoza a costa de relegar otra vez el Corredor Mediterráneo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada