dilluns, 29 de maig de 2017

Sant Adrià pide a Endesa que repare las Tres Chimeneas

Con sus 200 metros de altura son las edificaciones más altas de Catalunya y están en desuso desde el 2008, cuando cerró la central térmica a la que servían. Desde entonces, las Tres Chimeneas de Sant Adrià de Besòs están inmersas en un debate denso y dilatado sobre su conservación y futuro uso. En la carrera de obstáculos políticos y jurídicos que acumulan se suma ahora otro más prosaico: necesitan una reparación que rondará los nueve millones de euros y que el consistorio de Sant Adrià reclama que asuma Endesa.

Mientras prosigue la discusión sobre el destino de esta golosa pastilla de terreno –la mayor que queda libre en la costa catalana–, el Consorcio del Besòs encargó hace meses un informe que analizara la salud de la antigua central y los costes que supondría su rehabilitación. Un estudio, al que ha tenido acceso La Vanguardia, que analiza qué intervenciones son más urgentes y su coste orientativo.

La nada desdeñable cantidad estimada serviría para aliviar los desperfectos, básicamente superficiales, de estas instalaciones de Sant Adrià del Besòs –mayoritariamente en terrenos de este municipio, aunque también de Badalona–, que acumulan casi medio siglo de vida útil. Apenas han experimentado mantenimiento en la última década. De hecho, el informe detalla que todas las actuaciones desde 2008, cuando la actividad de la central cesó, han ido encaminadas al derribo total: solamente se han llevado a cabo medidas de “saneamiento del hormigón para evitar riesgos de desprendimiento”.

Ese extremo, sumado a la inactividad y al “ambiente agresivo” en el que se encuentran las torres, a pocos metros del mar, han hecho mella en el recubrimiento de las chimeneas. “Se ha podido constatar una clara evolución de los daños asociados a problemas de durabilidad de la estructura de hormigón armado, esto es, fisuras y desconchados en el hormigón de recubrimiento como consecuencia de la corrosión de las armaduras de acero”, apunta el documento, en referencia al período comprendido desde 2008, cuando se hizo la última revisión en profundidad. Los planos del estudio arrojan la existencia de numerosas fisuras verticales, localizadas sobre todo en las bases de las tres chimeneas, así como otros daños que van en aumento a medida que las torres ganan altura. En este sentido, la parte más afectada son las puntas de las torres, donde abunda el desconchado del hormigón.

No todo son malas noticias, ni mucho menos. La verticalidad de las tres chimeneas es “correcta” y firme, sin un ápice de inclinación a pesar de su altura, ubicación y uso. Además, la estructura de hormigón se ha visto aliviada durante el proceso de desmantelamiento por la retirada de las calderas, los precalentadores y las tuberías, elementos metálicos que conformaban el “peso importante” que el hormigón tenía que soportar. El análisis ha sido realizado estos últimos meses por la empresa especializada COTCA, que ya revisó el estado de las instalaciones en 2008. Unos datos, los de hace una década, que han servido de comparativa para desarrollar el informe actual, ya que el grupo de trabajo no ha tenido facilidades. COTCA no ha tenido “acceso a la totalidad de la central”, por lo que no ha podido “llevar a cabo catas ni recogida de muestras”.

Es por eso que, según apunta el propio análisis, este documento debería completarse con un “informe técnico”, además de desarrollar un “minucioso plan de mantenimiento” que se pueda adaptar a los nuevos usos, una vez se decida el futuro de las chimeneas. Por lo pronto, el coste de la reparación superficial ascenderá, según COTCA, a 8,4 millones de euros, a los que hay que sumar más de medio millón en la redacción del proyecto ejecutivo y la dirección de obra. Después de que Sant Adrià las declarara Bien Cultural de Interés Local, de algunos recursos interpuestos y de que un informe de la Diputación avalara su protección patrimonial, Endesa sorprendió con un movimiento inesperado: la cesión gratuita de las Tres Chimeneas.

La declaración de BCIL, que también ratificó Badalona hace pocos meses, supone que la antigua central no puede derribarse y que el propietario debe mantenerla en buen estado. De ahí el regalo de Endesa, que muchas fuentes y medios de comunicación calificaron en su momento de envenenado. El Consorcio encargó en informe no solo para interesarse por la salud del hormigón sino también para saber lo que significaría a nivel económico la aceptación del traspaso. Ahora que dispone de cifras tiene intención de pedir a Endesa que ejecute las correspondientes reparaciones: “Evidentemente no podemos asumir tal coste, por eso pediremos que lo haga la empresa”, avanza la regidora de Urbanismo, Ruth Soto. Una vez ejecutada la rehabilitación, Sant Adrià y el Consorcio estarán en disposición de sentarse a dialogar para estudiar el traspaso, informa La Vanguardia.

La GC señala un lacayo de Aznar chivato de la trama Lezo
La Administración de Justicia, el Gobierno de Aznar, los consejos de empresas públicas y una gran constructora son los cuatro ámbitos en los que ha desarrollado su trayectoria José Manuel Serra Peris, a quien la Guardia Civil señala como una de las personas que pudo facilitar a la “organización criminal” de Ignacio González información sobre la investigación que se estaba realizando sobre ella. Serra Peris es un viejo conocido del PP: llegó a secretario de Estado de Industria y Energía en el Gobierno de José María Aznar y mantiene a día de hoy una relación directa con varios miembros del Ejecutivo de Mariano Rajoy, entre ellos el ministro de Justicia, Rafael Catalá, según fuentes del entorno del investigado.

El obispo Novell, abroncado por su homofobia
El reaccionario obispo de Solsona, Xavier Novell, ha salido de la iglesia parroquial de Santa Maria de l'Alba escoltado por los Mossos, la Policía Local y algunos feligreses en medio del fuerte abucheo de las personas que se han concentrado este domingo al mediodía en la plaza Mayor para rechazar sus últimas declaraciones, en las que relacionaba la homosexualidad con la ausencia de la figura paterna.

Italia: muere un niño al tratar su otitis con homeopatía
La Justicia italiana ha abierto una investigación tras el fallecimiento ayer de un niño de 7 años en un hospital de Ancona, en el centro del país, tras complicaciones sufridas por una otitis que había sido tratada con procedimientos homeopáticos. El niño, Francesco, fue ingresado en el hospital Salesi de esa ciudad el pasado 24 de mayo en su unidad de reanimación y sus padres, al parecer, habían confiado el tratamiento de su afección a un homeópata.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada