dimecres, 10 de maig de 2017

Trama Taula: Un testaferro del PP amenaza con tirar de la manta

José Estarlich, uno de los testaferros de la presunta organización criminal del PP valenciano, ha presentado un escrito al juzgado que instruye las diligencias derivadas de la Operación Taula en el que pide declarar de manera voluntaria. Según apunta la documentación, la defensa de Estarlich ha invocado el artículo 400 de la ley de enjuiciamiento criminal que establece que el «procesado podrá declarar cuantas veces quisiere, y el juez recibirá inmediatamente la declaración si tuviere relación con la causa». Es por ello que su abogado traslada al magistrado-instructor, el juez Víctor Gómez, la intención de su cliente de «prestar declaración sobre los hechos que nos ocupan, entre otros extremos sobre Spartaki Sinergias SL».

Las diligencias policiales apuntan a que esta sociedad es una de las empresas a la que recurrieron los recaudadores para blanquear el dinero procedente de mordidas. Estarlich ha pedido declarar en la pieza separada del caso Taula que investiga la contratación simulada de trabajadores, conocidos como zombies, en la empresa pública Imelsa, dependiente de la Diputación de Valencia, porque es el único expediente en el que figura como imputado.

El juzgado aún no ha formado ninguna pieza separada que aborde el blanqueo de capitales a través de empresas con sede en la Comunidad Valenciana. La instrucción judicial ha acreditado que Estarlich cobraba como si fuese empleado de Imelsa pero en realidad el sueldo público que percibía era por ejercer de testaferro de los presuntos recaudadores del PP. El propio testaferro ha admitido muchos de los delitos que se investigan y en los últimos meses ha reconocido que cobraba de Imelsa sin ir a trabajar. Además, cuando la causa aún estaba secreta, ya admitió a la Unidad Central Operativa (UCO) que había participado en la operativa de desvío de dinero público.

José Estarlich es yerno de Miguel Ramírez (PP), ex alcalde de Anna, un pequeño municipio de Valencia, situado a 15 kilómetros del de Alfonso Rus, a quien la Guardia Civil le atribuye un papel destacado dentro de la organización. Estarlich está casado con la hija de Ramírez, que durante años fue la secretaria de Marcos Benavent, el autodenominado yonki del dinero, en Imelsa. Estarlich ha pedido declarar en relación a la sociedad Spartaky que, según figura en el sumario, habría servido para devolver al circuito legal el dinero de las comisiones. Según consta en el sumario de la pieza principal del caso Taula, Benavent declaró a los investigadores que «es una empresa que se dedica a la generación de energía solar».

El ex gerente de Imelsa admitió que «desconoce la ubicación de la planta solar», pero añadió que se encontraba en la provincia de Castellón. Según su versión fue el ex parlamentario David Serra, uno de los acusados por la financiación irregular del PPCV de Francisco Camps e imputado en esta causa, quien le ofreció «este negocio».«El único requisito era avalar un porcentaje del coste de la misma», para lo que tuvo que abonar «90.000 o 100.000 euros». Según su declaración, fue Alfonso Monferrer, ex director de Sociedades Participadas Inmobiliarias de Banco de Valencia, «el que gestionaba y ofrecía estas plantas solares.

La Guardia Civil siguió tirando del hilo y preguntó a Benavent si conocía «otras personas que hayan adquirido plantas solares como la adquirida por el participante». Entre otros nombres Benavent dio el de David Serra, Isidro Prieto, ex diputado provincial con Rus; o Cristóbal Grau, concejal del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Valencia imputado por el blanqueo de 50.000 euros en la campaña de 2015 de la ex alcaldesa Rita Barberá.El yonki del dinero nombró a Estarlich testaferro en sustitución de Jaime Úbeda, un empresario del mundo del espectáculo muy conocido en Xàtiva por montar presentaciones de fiestas y conciertos. Úbeda fue uno de los detenidos en el marco de la Operación Taula.

Así, según la declaración de Benavent, una de las funciones de Estarlich era buscar empresas para que facturaran por trabajos falsos con Berceo Mantenimiento, otra las sociedades que usó la trama para blanquear. El ex gerente de Imelsa también puntualizó a los agentes que Estarlich buscó informes con los que sostener la facturación ficticia y no levantar sospechas. Fuentes de las defensas admitieron ayer que si Estarlich tira de la manta ante el juez las consecuencias son impredecibles. Ayer el juzgado aún no había notificado ninguna fecha de declaración, informa El Mundo.

Valencia: Benavent comparecerá en la investigación secreta de la F1
El caso Valmor se encuentra bajo secreto desde el pasado mes de noviembre. Anticorrupción solicitó esta medida excepcional tras la sorprendente aparición de hechos nuevos y relevantes en la investigación de la organización de las carreras de la Fórmula 1. A continuación, la juez de Instrucción 2 de Valencia acordó una serie de registros en diferentes dependencias de la Generalitat valenciana.

16 elecciones bajo sospecha por las 'cajas B' del PP
Desde que estalló el 'caso Naseiro', en el año 90, hasta la última 'operación Lezo', el partido que preside Mariano Rajoy ha levantado innumerables sospechas de presunta financiación irregular por las que aún ahora tendrá que rendir cuentas en el Congreso. "La corrupción no es cosa de partidos, sino de personas". Esa es la frase con la que los portavoces de Génova, sede nacional del PP, se han desmarcado esta última semana del escándalo de la operación Lezo por la que uno de los suyos, el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, está encarcelado por supuesta organización criminal. Él ya es, como marca la tradición, uno de "esos señores/as de los que usted me habla", pero es el propio partido el que está salpicado por los incontables casos de corrupción que se han sucedido desde la década de los años 90, con 179 imputados sólo en el año 2016.

Emarsa: El informático dio 1,8 millones en comisiones a Cuesta (PP)
La declaración del informático de Emarsa, Sebastián García, conocido como 'Chanín', mostró la peor cara de Esteban Cuesta (foto). El exgerente de la depuradora es un especialista en ofrecer un relato dulce de la trama de saqueo en el que más veces parece situarse como víctima que como participante. En los últimos tiempos, ha reforzado todavía más ese discurso. Cuesta es incluso, por qué no decirlo, un tipo con cierta simpatía. Ahora bien, para quienes trataron de cerca con él, el retrato robot queda claramente desfigurado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada