dimarts, 20 de juny de 2017

Acebes y Arenas no saben ni recuerdan nada de donaciones ni comisiones

El ex ministro y ex secretario general del PP Ángel Acebes ha sido muy escueto en su declaración en el juicio por la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005). Testigo citado por Luis Bárcenas, su estrategia ha sido clara: pleno desconocimiento en el funcionamiento interno de las finanzas del PP: "No sé quien controlaba los donativos que recibía el partido". Antes que Acebes declaró el ex ministro y vicesecretario del PP Javier Arenas (foto), que ha asegurado que el PP nunca recibió donaciones privadas de empresarios a cambio de adjudicaciones públicas.

Aunque fue secretario general del PP entre 2004 y 2008, Acebes asegura que entre las funciones del secretario general no está la de supervisar al tesorero, fiscalización que sí hacía el comité ejecutivo. "Yo no era el superior jerárquico de Álvaro Lapuerta. No es mi competencia controlar al tesorero. No tuve responsabilidad en materia económica". Las respuestas de Ácebes han sido cortas: "Nunca me llamó Lapuerta para interesarse por algún contrato"; "nunca fue mi responsabilidad la contratación que hacía el PP con determinadas empresas"; "nunca he recibido donativos. El responsable era la tesorería del partido"; "nunca recibí sobresueldos. Siempre las retribuciones que recibí iban con las retenciones correspondientes y las he declarado ante Hacienda".

Acebes también ha respondido brevemente a la compra que el PP hizo de acciones de Libertad Digital, investigada en la causa. "Yo me reuní con el responsable de Libertad Digital, que simplemente me informó de que su medio quería hacer una ampliación de capital. Nada más. No recuerdo si hablé con el tesorero sobre este tema y si el partido compró acciones". Acebes finalizó respondiendo a la fiscal que "me hace preguntas de una contabilidad B de la que nadie tiene constancia en el partido".

Antes que Acebes declaró el ex ministro y vicesecretario del PP Javier Arenas, que ha asegurado que el PP nunca recibió donaciones privadas de empresarios a cambio de adjudicaciones públicas. Arenas, que fue secretario general del PP entre 1999 y 2003, afirmó también que nunca supo quién recibía en el partido los "pocos donativos" que llegaban, y ha delegado toda la responsabilidad en el ex tesorero Álvaro Lapuerta (apartado de la vista oral por demencia sobrevenida), el encargado de las finanzas de la formación. "Él me explicó que las fuentes de financiación del partido venían de las ayudas públicas, cuotas de militantes y donaciones, aunque estas últimas representaban un parte muy pequeña". A preguntas de la Fiscalía, Arenas insistió: "Nunca se recibían a cambio de una contraprestación. Nunca me indicaron quienes eran los donantes".

Arenas no se ha salido del guión previsto. Ha declarado como testigo de Luis Bárcenas, ex gerente y ex tesorero, y ha señalado que "ni él ni nadie tenía atribuciones dentro del partido para conseguir tratos de favor a determinadas personas", en relación a la posible relación entre donantes y contratos públicos. "Esa capacidad no la tenía nadie", señaló. La Fiscalía también le preguntó sobre los famosos sobresueldos que aparecen en los papeles de Bárcenas, que son objeto de una pieza separada. "Jamás he recibido ningún euro ajeno a mi retribución, ni del partido ni de empresas", sentenció.

Arenas ha aportado poco, tanto en sus funciones en el Gobierno y en el partido. Cuando fue ministro "yo estuve en departamentos que no eran inversores. De las adjudicaciones se encargaba el subsecretario. Jamás tuvimos una tacha de la oposición ni del Tribunal de Cuentas". En relación a las campañas electorales, Arenas dejó claro que el partido nombraba un comité de campaña y un coordinador. "Allí se debatían los lemas, la publicidad, la logística, y luego el tesorero controlaba el presupuesto. En las elecciones de 2003 no tuve ningún papel, solo hacía mítines y mucha política". El abogado de Bárcenas ha intentado conducir el interrogatorio a Arenas para favorecer a su defendido, y en cierta medida le salió bien, ya que el dirigente popular dejó claro que "no me consta que el señor Bárcenas pudiera decidir sobre las campañas. Bárcenas no podía decidir qué empresas contrataba el PP". Por tanto, no podía favorecer a las empresas de Correa.

La Fiscalía intentó ponerle en apuros respecto a una carta que la trama le envió, cuando era secretario general, para que intermediara a favor de empresas de Correa que en 2003 mantenían deudas con el PP de Galicia. "No me acuerdo. Si la recibí, se la envié automáticamente al tesorero. No tuve ninguna conversación con el señor Bárcenas al respecto", ya que la misiva recogía una supuesta cita entre Bárcenas y Arenas para tratar este asunto. Tampoco ha aclarado nada sobre reuniones mantenidas con Bárcenas para 'comprar' su silencio. "Nunca he dado indicaciones para que Bárcenas negara los papeles que se estaban publicando en los medios", en referencia a la presunta contabilidad B del partido, informa El Confidencial.

Álvarez Cascos niega haber amañado contratos para la Gürtel
El exvicepresidente del Gobierno del PP Francisco Álvarez-Cascos (centro foto) ha afirmado este lunes que mientras fue vicepresidente del Ejecutivo (entre 1996 y 2000 ) y ministro de Fomento (2000-2004) no recibió "ninguna llamada" desde el PP para adjudicar concursos a ninguna empresa.

González y Gallardón hicieron un pacto de silencio
Los expresidentes de la Comunidad de Madrid Ignacio González y Alberto Ruiz-Gallardón, dos rivales políticos irreconciliables, dejaron a un lado sus diferencias y mantuvieron una reunión el 19 de mayo de 2016, tres días después de la destitución de Edmundo Rodríguez Sobrino, otro de los nombres clave de la Operación Lezo, de su puesto en el Canal de Isabel II. La Fiscalía Anticorrupción sospecha que Ruiz-Gallardón y González sellaron “un pacto de silencio” para ocultar las irregularidades cometidas en tiempos del primero con la expansión del Canal por Latinoamérica y poder continuar con ellas durante el mandato del segundo.

Dos concejales de Madrid imputados por el Open de Tenis
Los concejales del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer han sido citados a declarar como investigados en un juzgado tras la querella presentada por el PP por su supuesta malversación de fondos, al encargar dos informes externos para denunciar el Open de Tenis.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada