dimecres, 19 de juliol de 2017

Alemania abre la fase final del macroproceso contra los nazis de la NSU

Tras 4 años de juicio, la Fiscalía abrió su alegato final en proceso contra la célula nazi Resistencia Nacionalsocialista (NSU), acusada de asesinar a 8 turcos, un griego y una policía alemana, entre 2000 y 2007. Una vez terminado el periodo de registro de pruebas de este macrojuicio con más de 800 testigos y una expectación mediática inédita, la Fiscalía fue la primera en intervenir en una comparecencia que se estima tendrá una duración de más de 20 horas. Foto: Lista de víctimas de la célula neonazi NSU: 8 turcos, 1 griego, 1 alemana.

El proceso, iniciado en 2013, sienta en el banquillo a la única superviviente del trío neonazi, Beate Zschäpe, quien junto con dos compañeros –que cometieron suicidio al verse rodeados de la Policía- está acusada de cometer entre 1998 y 2011 diez asesinatos y de perpetrar dos atentados con bomba y 15 robos a lo largo de más de una década. Junto con ella rinden cuentas ante la Justicia Carsten S., Wohlleben, André E. y Holger H, acusados de colaboración en la trama de violencia ultraderechista que más revuelo ha causado en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

El trasfondo racista de la serie de asesinatos salió a la luz en noviembre de 2011, cuando los otros dos miembros del trío, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, se suicidaron antes de ser detenidos. Zschäpe se enfrenta a una pena de cadena perpetua al estar considerada como cómplice en los citados crímenes. La Fiscalía deberá presentar sus conclusiones antes del 1 de agosto. Ya en septiembre, terminadas las vacaciones estivales, será el turno de alegato para los querellantes y finalmente tomarán la palabra los acusados.

¿Ceguera voluntaria de la Policía alemana?

En los últimos cuatro años, la Justicia alemana llamó a declarar a 815 testigos y consultó a 42 expertos para intentar arrojar luz sobre la célula neonazi que sembró durante años el terror en Alemania. Según estimaciones del tribunal muniqués, los costes del juicio ascienden hasta el momento, con 373 vistas celebradas, a cerca de 150.000 euros. El caso dejó al descubierto graves fallos por parte de la Policía y los servicios de inteligencia germanos, que se rehusaron a seguir las sospechas de una posible motivación racista y dirigieron las pesquisas hacia el entorno de las víctimas, suponiendo que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras, informan JOV (dpa, dlr).

Hallan el ADN de un terrorista neonazi junto a una niña asesinada en 2001
Aún no recuperada de la alarma por el supuesto suicidio en la cárcel de Jaber Albakr, acusado de yihadista peligroso, Alemania asiste a un nuevo misterio. La policía ha detectado restos de ADN de Uwe Böhnhardt -uno de los tres miembros de la banda neonazi que mató a una decena de personas en la década pasada- junto al lugar donde alguien dejó el cuerpo sin vida de Peggy Knobloch, una niña desaparecida en 2001 y de la que se encontraron los restos el pasado mes de junio. Ningún vínculo unía los dos casos. Hasta ahora. El hallazgo anunciado en la tarde del jueves arroja un buen puñado de preguntas, y pocas respuestas.

547 niños del Coro de los Gorriones dirigido por Georg Ratzinger sufrieron abusos sexuales
Al menos 547 niños fueron víctimas de abusos sexuales en el célebre coro infantil de Ratisbona (Baviera, Alemania) que dirigió Georg Ratzinger, el hermano de Joseph Ratzinger, el capo cesado por su corrupción en el Estado Vaticano, ha informado hoy F24. Mientras en Alemania salían a la luz decenas de casos masivos de abusos en escuelas de jesuitas e instituciones de todo tipo, ocultos durante décadas por las autoridades civiles y eclesiásticas como en Irlanda y España, en el seno del famoso Coro de los Gorriones de Ratisbona también hubieron crecientes acusaciones sobre abusos habituales a menores, en los que estaba directamente implicado Georg Ratzinger, largo tiempo director de este coro (foto) y hermano del exPapa.

La agente Rosa acusa de otro asesinato a su amante
La agente de la urbana Rosa Peral, en prisión acusada de matar a su pareja, el también policía Pedro Martínez, declaró ante el juez que Albert López, también acusado por este asesinato, le había contado que había matado a un vagabundo y sus perros porque le molestaban y le ladraban al pasar. Según la policía, que había denunciado ser víctima de una pornovenganza, López le contó que los quemó en una fábrica y que el suceso llegó a salir en las noticias.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada