dissabte, 15 de juliol de 2017

ANC y Òmnium: fascistas, a sueldo público y subvencionadas

Son una pieza clave en el proceso independentista, cebadas y mantenidas con dinero público y con lacayos a dedo de la Generalitat tan bien cebados como mantenidos desde su fundación por el franquismo 'botifler' de criminales falangistas como Félix Millet Maristany su primer presidente y padre del corrupto Félix Millet Tusell. Sus siglas están presentes en cada acto y reivindicación, son las grandes impulsoras de Diadas y manifestaciones en favor de la desconexión y se han beneficiado de muchas subvenciones públicas por parte de la Generalitat. La mayoría, eso sí, son bastante opacas y no publican sus cuentas ni dan a conocer detalles de sus movimientos, pese a que el código civil de Cataluña establece con claridad esa obligación para todas las "asociaciones declaradas de utilidad pública" que reciban subvenciones y otras ayudas económicas de las administraciones", o tengan la captación de fondos públicos "como mecanismo de financiación".

Aunque son entidades independientes, están íntimamente ligadas al Gobierno catalán y forman parte del ecosistema secesionista. Òmnium Cultural es la primera de ellas. Promocionar la lengua catana, difundir su cultura y luchar por la independencia están entre sus principales objetivos. Òmnium, presidida desde finales de 2015 por el empresario Jordi Cuixart, es la única que sí hace públicas sus cuentas. Las últimas dadas a conocer, correspondientes a 2015, ponen de manifiesto que sus ingresos superan los 5 millones de euros y sus gastos en personal —55 empleados— ascienden a 1,4 millones. Pese a que a día de hoy no recibe ayudas públicas, las aportaciones que la Generalitat hizo no hace muchos años fueron decivisivas para su despegue y posterior desarrollo.

Entre 2008 y 2010 recibió un millón y medio de euros en ayudas. En 2006 percibió 661.000 euros para la adquisición de su sede central en Barcelona gracias a las herencias intestadas entre entidades de carácter social. Ese mismo año volvía a recibir 1,1 millones de euros. Entre 2011 y 2013, con Artur Mas al frente de la presidencia, también habría obtenido ayudas públicas de casi un millón y medio de euros. Durante esos años y hasta el nombramiento de Cuixart, la diputada y activista Muriel Casals estuvo al frente de la asociación (2010-2015). Uno de sus más destacados socios es el exentrenador del Barcelona, Pep Guardiola, que ya ha dado de alta a sus tres hijos.

En segundo lugar está la Assemblea Nacional Catalana (ANC), hoy en manos de Jordi Sànchez y hasta 2015 liderada por Carme Forcadell, que en ese año fue nombrada presidenta del Parlament de Cataluña. Sánchez, por su parte, en teoría no recibe ninguna retribución —ya que el cargo de presidente de la ANC no está remunerado— aunque lo ha compatibilizado con la dirección del Observatorio de Derechos Sociales en la Universidad Pompeu Frabra, proyecto por el que obtuvo 50.000 euros. Se desconocen otros ingresos a día de hoy. Antes de aceptar la presidencia de la Assemblea, Sànchez era adjunto al Síndic de Greuges (similar al Defensor del Pueblo pero en Cataluña), cargo remunerado con 105.000 euros. Fue además uno de los principales dirigentes de la Crida.

La ANC no hace públicas sus cuentas y los únicos datos que se conocen son los publicados en prensa. Precisamente, este diario accedió el pasado abril al último informe de resultados relativo a 2016, en el que constaban unos ingresos de 3,3 millones y unos beneficios que ascendían a 523.000 euros que, descontando los impuestos, supuso un superávit de 246.000 euros para la asociación. Para 2017, la ANC rebajó su previsión de ingresos a 1,9 millones y, en consecuencia, lo hicieron el resto de partidas, a excepción de la relativa al personal, que volvió a crecer de los 450.095 euros a 537.133.

Òmnium y la ANC tampoco han estado exentas de polémicas. Ambas fueron multadas recientemente por la Agencia Española de Protección de Datos con una sanción de 90.000 euros, que se suma al anterior embargo de 240.000 euros impuesto en febrero por la Gigaenquesta realizada en 2014, antes del 9-N, para preguntar a los ciudadanos como querían que fuera una Cataluña independiente. Las entidades soberanistas aseguraron entonces que se trataba de una "estrategia del Estado" para intentar "ahogarlas económicamente y frenar el referéndum".

En el caso de la ANC, la venta del 'merchandising' independentista supone una de sus principales fuentes de ingresos. En 2015 fue investigada por la Agencia Tributaria, que inició una inspección al sospechar que la Assemblea no pagaba el IVA de los productos propagandísticos. En efecto, la ANC tuvo que abonar 176.850 euros por ese concepto. La estructura de esta entidad, basada en la cuestión territorial, tiene cerca de 40 asambleas exteriores, fuera de Cataluña. Según explicó a este diario la coordinadora de la delegación de la ANC en Madrid, Belén Murillo, su misión es "aglutinar todo el sentimiento independentista que hay en los distintos lugares para tener siempre un referente".

La Associació de Municipis per la Independència (AMI) es otra de las entidades soberanistas clave y ya cuenta con más de 700 ayuntamientos adheridos. Desde abril de 2016 la lidera la exdiputada de Convergència Neus Lloveras. La AMI se constituyó en septiembre de 2011 de la mano del alcalde de Vic, Josep Maria Vila d'Abadal, con el apoyo de un centenar de municipios. Desde su creación, los apoyos han ido aumentando cada año. De los principales ayuntamientos, no cuenta con la presencia de Barcelona, Badalona o L'Hospitalet De Llobregat. Girona es la única capital de provincia que sí forma parte de la AMI, una de las cunas del independentismo y cuyo alcalde era Carles Puigdemont, hasta que accedió a la presidencia autonómica.

Además de estas tres, existen otras muchas asociaciones independentistas que han recibido cuantiosas subvenciones en los últimos años. Algunos ejemplos son el Cercle Català de Negocis, el Centro Internacional Escarré para las Minorías Étnicas y Nacionales (Ciemen), la Fundación Cataluña Estado, la Plataforma per la Llengua, la Asociación Catalana de Profesionales o la plataforma Sobirania i Progrés, entre otras, informa El Confidencial.

CDC desvió dinero al extranjero mediante Òmnium
La Guardia Civil sigue la pista del desvio de dinero al extranjero que la extinta Convergència Democràtica de Catalunya (CDC, ahora PDECat) habría realizado tras la venta de su sede central de la calle Còrsega de Barcelona. Así consta en las diligencias judiciales abiertas en un juzgado de El Vendrell por el ‘caso 3%’ de supuestos pagos de comisiones ilegales al partido. Estos desembolsos, según las pesquisas, se camuflaron a través de fundaciones afines, entre las que los agentes que están llevando el asunto han incluido a la Fundación Privada Òmnium, vinculada a Omnium Cultural -fundada por el fascista ultra católico Fèlix Millet Maristany su primer presidente y padre del corrupto Félix Millet Tusell-, y disuelta en el 2010.

Rajoy acumula un agujero financiero de 240.000 millones
Las políticas austericidas del Gobierno de Mariano Rajoy, marcadas por intensos recortes del Estado del bienestar, tienen en la gestión presupuestaria una cara B que augura futuros sufrimientos para ciudadanos y contribuyentes: un elevado nivel de endeudamiento, de rango billonario por primera vez en la historia de las cuentas de la Administración central tras aumentar 169.000 millones en apenas cuatro años; un creciente descuadre de las cuentas públicas, que al año pasado rondó los 7.000 millones pese a la aparente mejora de la gestión por el cumplimiento de las exigencias de Bruselas, que en realidad se debe a la relajación de las exigencias europeas, y una retahíla de pifias (“error, descuido, paso o dicho desacertado”), especialmente gravosas en lo que se refiere al rescate bancario y a las políticas energética y de transportes, han generado un descomunal boquete de alrededor de 240.000 millones de euros.

Catalunya, tercera en aportar y décima en inversión
Catalunya vuelve a ser la tercera comunidad que más ingresos aporta al conjunto mientras que es la décima en recursos recibidos, según la liquidación del sistema de financiación del 2015. Según la Conselleria de Economia, estas cifras del Ministerio de Hacienda colocan de nuevo a Catalunya por debajo de media de las autonomías de régimen común. Cada catalán aportó de media 2.602 euros al sistema de financiación a través de los impuestos y recibió 2.352 en forma de inversiones y gasto del Estado. Si la cifra se calcula en paridad de poder de compra (nivel de vida), del puesto 10 baja al 14 en recursos recibidos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada