dijous, 13 de juliol de 2017

Caso Cursach: testigos falsos para desacreditar a la testigo clave

El juez imputó ayer a dos personas que aportaron datos falsos para intentar desacreditar a la mujer que implica al sobrino del empresario. Los investigadores sospechan que estos testigos han estado cobrando dinero para acudir al juzgado y declarar en la causa de corrupción para convencer que la testigo que acusa al sobrino de Cursach está mintiendo y que su declaración no tiene credibilidad. El juez Penalva desmontó ayer el intento de desacreditar a la testigo clave que implica al sobrino de Cursach, al que acusa de haberla amenazado al conocer que iba a declarar en la causa de corrupción. Ayer dos testigos que habían acudido al juzgado para desacreditar a la testigo, terminaron siendo imputados al descubrirse que su declaración estaba repleta de contradicciones y que lo que estaban contando no se ajustaba a la verdad. Una de estas personas, no solo fue imputada, sino que incluso el juez ordenó su detención, si bien después la dejó en libertad.

El próximo lunes está previsto que se celebre el primer juicio derivado del caso Cursach. No se sienta en el banquillo al empresario, sino a su sobrino, que aparece como administrador de muchas de las empresas que gestiona el grupo Cursach. El joven está acusado de haber amenazado a una testigo, que es precisamente la mujer que ha manifestado ante el juez que el magnate de la noche financiaba con su dinero las orgías sexuales que, según ella afirma, disfrutaban José María Rodríguez y Álvaro Gijón. Esta mujer reside en una casa del sobrino del empresario y mantienen un conflicto sobre el alquiler. De hecho, Pedro Rosselló declaró que, en efecto, fue a hablar con esta mujer, pero no para coaccionarla, sino para pedirle que le pagara el dinero del alquiler que le debía.

El juez Penalva ha venido denunciando en sus últimos escritos las maniobras que se han detectado en la investigación para amenazar o coaccionar a testigos, con la intención de que cambien el contenido de sus manifestaciones. De hecho, los investigadores están convencidos que desde el entorno del empresario, ahora mismo encarcelado, se ha pagado dinero a personas, bien para que no colaboren en la investigación, o bien para que acudan al juzgado a denunciar situaciones que no son ciertas. Los últimos dos ejemplos se produjeron ayer. El juez tomó declaración a dos personas y ambas acudieron para cargar contra la testigo protegido, aportando datos para demostrar que es una persona conflictiva y que tiene la costumbre de mentir.

Uno de los testigos que ayer fue citado a declarar es un trabajador del gimnasio Megasport. Se trata de un albañil, que ayer incluso se atribuyó un delito de falsedad con el único propósito de desacreditar a la testigo protegida. Este testigo acudió al juzgado acompañado por uno de los abogados del empresario. Manifestó que había realizado una factura falsa para la testigo por unos trabajos que no se habían realizado. Es decir, se atribuía un delito de falsedad, con el principal propósito de cargar contra la mujer que implica a su jefe en la financiación de las fiestas sexuales de los políticos. Esta persona entró como testigo en el despacho del juez, y salió imputado, si bien sin ninguna medida cautelar.

Este trabajador del gimnasio del polígono de Can Valero, antes de acudir al juzgado para declarar ante el juez Manuel Penalva, se personó hace unos días en el cuartel de la Guardia Civil. No presentó denuncia en la Comandancia de la Benemérita, sino que acudió al cuartel de Marratxí. El agente que le tomó declaración ya detectó graves contradicciones en su declaración.

Este testigo contó que había sido contratado por la testigo clave para realizar unos trabajos de reforma en un piso, que no llegó a realizar, pero que elaboró una factura como si los hubiera terminado. Es decir, confesó ante un juez que había elaborado una factura oficial que no se correspondía con la verdad, de tal forma que se estaba atribuyendo un delito de falsedad. Los investigadores pudieron comprobar que en la fecha de dicha factura la mujer que denunció al sobrino de Cursach ni siquiera estaba residiendo en el piso donde se realizaron las supuestas reformas, informa Diario de Mallorca.

Caso Cursach: Detienen a dos sicarios rumanos por agredir a un testigo
La Policía detuvo ayer a dos individuos de nacionalidad rumana, presuntos autores de la agresión cometida el pasado viernes contra uno de los testigos clave del Caso Cursach. Uno de los detenidos ha sido identificado como autor de la agresión, mientras que el otro sería su presunto cómplice. Uno de ellos ya fue arrestado hace unos meses por otro episodio de violencia relacionado con el caso de la corrupción policial.

Balears: La trama de votos de UM se confiesa culpable
Los ocho acusados de organizar la trama ilegal de captación de votos a favor de Unió Mallorquina (UM), financiada con fondos públicos del Consell de Mallorca, se han confesado culpables esta mañana ante el tribunal de la Audiencia que les juzga, tras alcanzar un acuerdo con la fiscalía.

Japón ahorca a dos sentenciados a muerte
Japón ahorcó hoy a dos presos condenados a muerte, en lo que supone la decimoctava y decimonovena ejecución bajo el actual Gobierno que lidera el primer ministro conservador Shinzo Abe, informó el Ministerio de Justicia nipón. La orden de ejecución ha sido firmada por el ministro, Katsutoshi Kaneda, que ya rubricó otra anterior en noviembre de 2016. Japón es el único país industrializado junto con Estados Unidos que mantiene la pena capital, práctica criticada por organizaciones de derechos humanos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada