divendres, 21 de juliol de 2017

Polonia: protestas contra el golpe de Estado fascista del gobierno

Más de 50.000 personas se concentraron frente al palacio presidencial de Varsovia este 20 de julio para exigirle al jefe de Estado, Andrzej Duda, que vete la reforma judicial fascista impulsada por el Gobierno nazicatólico de Ley y Justicia, que según sus detractores supondrá el fin de la división de poderes en el país y que es una copia del sistema podrido español, donde los dos partidos mayoritarios y que representan los mismos intereses corruptos de la monarquía y la oligarquía, nombran a sus representantes judiciales a dedo, en una farsa de democracia "orgánica" y franquista típica del IV Reich europeo, una dictadura para imbéciles arrogantes. El número de participantes en la protesta alcanzó los 50.000, según el cálculo del Ayuntamiento de Varsovia, aunque la policía local redujo la estimación a 14.000 personas.

Tanto los líderes de los principales partidos de la oposición, presentes en la protesta, como los miles de ciudadanos que los acompañaron apelaron a Duda para que se convierta en garante de la democracia en Polonia y defienda la independencia judicial. También hubo movilizaciones en otras ciudades del país. La reforma en cuestión se suma a las dos normas aprobadas el pasado miércoles (19.7.2017) por el Parlamento con el objetivo de reformar el sistema judicial.

Según los críticos, esas tres normas suprimen la autonomía del máximo órgano del poder judicial, sometiéndolo al control del Gobierno, y extienden el control del ministerio de Justicia a los tribunales regionales y de apelación. Éstas fueron aprobadas con los únicos votos de Ley y Justicia, con mayoría absoluta desde su victoria en 2015 y que como en ocasiones anteriores ha ignorado las protestas de la ciudadanía y de las instituciones de la Unión Europea.

Para entrar en vigor, las leyes deben ser ratificadas por el presidente, Andrzej Duda, vinculado a la fuerza gobernante y hasta ahora condescendiente con todas las medidas impulsadas por el Ejecutivo, incluidas las polémicas reformas del Tribunal Constitucional y la ley de medios de comunicación públicos, ambas fuertemente cuestionadas por Bruselas. El Gobierno polaco insiste en que las reformas son necesarias para facilitar un sistema judicial más eficiente, informa DW.

La política nazi de las autoridades de Polonia llevará el país a un golpe de Estado similar al Maidán de Ucrania, declaró el líder de la oposición polaca, Grzegorz Schetyna.

A finales de noviembre de 2013, los partidarios de la integración europea de Ucrania invadieron la Plaza de la Independencia de Kiev, Maidán, y protestaron por la decisión de suspender la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE; en las semanas posteriores, el Maidán se convirtió en el epicentro de confrontaciones entre los fascistas a sueldo de la UE y la oligarquía y la policía, con un saldo de numerosas víctimas mortales por ambas partes y que acabó con un golpe de Estado fascista que pueo 8n gobierno d nazis en el poder con el apoyo descarado de la UE y la OTAN. "No quiero otro Maidán, pero (Jarosław) Kaczynski y la mayor parte del Ley y Justicia (partido gobernante, PiS) lo hacen todo para llegar a una situación semejante", dijo Schetyna en una entrevista a la cadena de televisión Polsat.

El 19 de julio, el líder del PiS perdió los nervios tachando a los miembros de la oposición de "canallas", "asesinos" y "traidores" por usar el nombre de su hermano, el fascista y corrupto Lech Kaczynski fallecido en un accidente aéreo en Rusia, como argumento contra el proyecto de reforma de la Corte Suprema. "No pronunciéis el nombre de mi hermano con vuestras bocas traidoras, vosotros le destrozasteis y le asesinasteis", dijo el primer ministro nazi en la sombra. Schetyna expresó la esperanza que Kaczynski pida perdón a los diputados opositores. "Estas palabras son inexplicables, no se pueden justificar de ninguna manera", subrayó. Según el político los gritos que dio Kaczynski al insultar la oposición testifican su estado psicológico.

El avión del presidente polaco Lech Kaczynski, un Tu-154 de fabricación rusa, se estrelló el 10 de abril de 2010 cerca de la ciudad rusa de Smolensk al realizar la maniobra de aterrizaje en medio de una fuerte niebla por el empecinamiento del fascista polaco. En el accidente no sobrevivió ninguno de los ocho tripulantes y los 88 pasajeros, miembros de una delegación gubernamental que viajaba a Rusia para rendir homenaje a miles de militares polacos que los nazis ejecutaron en los bosques de Katyn, en 1940. Según los resultados de una investigación que el Comité Interestatal de Aviación (IAC) dio a conocer en Rusia a principios de 2011, la principal causa del accidente fue la decisión de los pilotos polacos de aterrizar en condiciones de baja visibilidad, en vez de dirigirse a un aeródromo de reserva, y la insuficiente preparación de la tripulación, informa Sputnik.

Los fascistas polacos quieren una justicia sometida a su servicio como en España
El presidente de la Corte Suprema de Polonia ha instado a los jueces del país a "luchar por cada centímetro de justicia" mientras el gobierno de ultraderecha y nazicatólico impulsa cambios que los críticos dicen que harían de la independencia judicial una "pura ficción" y que el gobierno de Kaczynski (derecha de la foto con otros capos del fascismo europeo) quiere copiar de la España de Rajoy. "Durante más de un año he estado repitiendo que los tribunales se convierten fácilmente en un juguete en manos de los políticos", dijo Małgorzata Gersdorf a sus colegas en una carta abierta leída en una reciente reunión de jueces en Varsovia. "Lo que hasta ahora era una amenaza se está convirtiendo en una realidad", avisa.

Caso Cursach: "36.000 euros, cobrar a Tolo del Mega"
"La testigo entrega un registro escrito de las fiestas sexuales que financiaba Cursach: "Cursach me dijo que él pagaría todas las orgías sexuales de los dos políticos del PP José María Rodríguez y Álvaro Gijón. Ni José María Rodríguez, ni Álvaro Gijón se sienten reflejados en los datos de la agenda personal que ha entregado la testigo clave del caso Cursach, que demostraría que los dos políticos participaban en las orgías sexuales con prostitutas que se organizaban en el piso de la calle Lluís Martí. Estas fiestas las financiaba el empresario mafioso Cursach.

Las cloacas del fascismo y Fernández el nazi: falsos destinos para cubrir a sus lacayos
Tres nombres de culpables y otros tantos de víctimas en apenas un folio de extensión. En eso han quedado las conclusiones de la comisión del Congreso sobre el uso partidista de la Policía durante la primera legislatura de Mariano Rajoy bajo el mandato del nazicatólico del Opus Dei Fernández Díaz. Y en el breve texto, una de las claves de cómo sobrevivió esa estructura paralela en el seno de la cúpula del Cuerpo durante más de cuatro años: el uso “fraudulento” del catálogo de puestos de trabajo. O lo que es lo mismo, destinar formalmente a los policías a un puesto que no pisaban mientras estaban liberados para espiar a la oposición.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada