dimarts, 8 d’agost de 2017

Caso Cursach: 25 policías participaban en las orgías de Tito's

El presidente de la Asociación balear de Ocio Nocturno y Entretenimiento, Jesús Sánchez, ha sido imputado por el juez Penalva dentro de las diligencias que se siguen en la investigación del llamado caso Cursach. El representante de esta asociación está citado esta mañana a declarar, puesto que se sospecha que utilizó su asociación en favor de los intereses empresariales de Cursach, en contra de otros representantes del sector nocturno. El nombre de Sánchez aparece citado en el auto de prisión de Cursach que dictó en su momento el juez Penalva. Se afirmaba que la asociación que preside era un instrumento que utilizaba Cursach en beneficio propio, encargándose de financiar las actividades de dicho colectivo. Hace algunos meses la Policía se planteó la detención de Sánchez, si bien finalmente no se llevó a cabo. Ahora se ha descartado dicha detención y se ha optado por citarle a declarar en calidad de investigado.

Tras el ingreso en prisión de Cursach, el presidente de dicha asociación firmó una carta, atacando a los medios que informaban sobre este caso de corrupción, a la vez que salía en defensa del empresario a quien el juez Penalva envió a la cárcel acusado de cometer numerosos delitos. Los investigadores de la trama policial manejan una lista de unos 25 nombres de agentes locales que habrían participado en las fiestas sexuales, con presencia de prostitutas y consumo de cocaína, que se organizaban en la discoteca Tito's, el local de ocio que pertenece al Grupo Cursach. Una lista que se basa en la identificación que han realizado, al menos, cinco testigos que han declarado dentro de las diligencias secretas que instruye el juez Penalva y el fiscal Subirán.

Precisamente, para profundizar sobre esta línea de investigación relacionada con estas fiestas, el juzgado citó ayer a diez policías que están siendo investigados por aceptar estos regalos. Los diez funcionarios, algunos de ellos en servicio en la actualidad, decidieron realizar una estrategia conjunta. Si bien la mayoría están siendo investigados desde hace tiempo en esta causa de corrupción, el juez únicamente iba a preguntarles si reconocían su presencia en estas orgías con prostitutas en la discoteca. Sin embargo, los investigados prefirieron guardar silencio. Se negaron a contestar a las preguntas de la acusación y únicamente lo hicieron a sus respectivos abogados. En todas estas respuestas negaron que hubieran asistido a dichas fiestas con prostitutas y drogas, financiadas por la empresa de Cursach.

Hoy también está previsto que comparezcan en el juzgado otra docena de policías locales que aparecen identificados como asistentes a estas bacanales. No parece que ninguno vaya a salirse de la estrategia conjunta que están marcando los investigados, que por consejo de sus abogados, han decidido que no van a contestar a las preguntas de la acusación mientras la investigación se mantenga bajo secreto, ya que no conocen el contenido de las pruebas que les implica en estos hechos.

La fiscalía dispone de la declaración de numerosos testigos (que no se conocen entre ellos), que no solo han confirmado la celebración de estas fiestas privadas, sino que han identificado, sin género de duda, a los policías que aceptaban esta invitación. No todos los testigos identifican a las mismas personas. Unos identifican a determinados policías y otros testigos señalan a otros funcionarios. Sin embargo, hay varios policías que han sido identificados por todos los testigos que han declarado en el juzgado.

Cabe recordar que precisamente por dichas celebraciones privadas se detuvo en su momento al director de la discoteca, Jaime Lladó, así como a su antiguo jefe de sala. Ambos negaron los hechos, afirmando que no era cierto que se organizaran fiestas privadas para policías locales. Esta afirmación contradice las declaraciones de los testigos, que han señalado que se contrataban prostitutas para que satisfacieran los deseos sexuales de estos policías, informa Diario de Mallorca.

Caso Cursach: Segunda condena por amenazas a testigos
El exportero de Tito's ha sido sentenciado a dos años y medio de cárcel por coaccionar a un antiguo camarero de la discoteca que colabora en la investigación de corrupción. En esta ocasión ha sido la magistrada Francisca Ramis, quien respalda con esta sentencia la línea de trabajo que está marcando el juez Penalva y el fiscal Subirán, en el sentido de que han estado persiguiendo a las personas que se han dedicado a amenazar a los testigos que colaboran en esta investigación. En esta segunda condena relacionada con el caso Cursach el acusado es un individuo de nacionalidad rumana, de fuerte complexión física, que hasta el año 2010 estuvo trabajando como portero en la discoteca Tito's. Allí coincidió trabajando con el testigo, que era uno de los camareros de dicho negocio que pertenece al Grupo Cursach.

La monarquía francesa de Macron y la élite nazi se autocorona
Con el cinismo habitual en el discurso y los actos de la derecha nazi-católica europea, Macron acaba de nombrar reina a su mujer, con privilegios similares al corrupto modelo yanqui, al mismo tiempo que legisla para impedir que los diputados puedan contratar familiares o que reduce los presupuestos para todo el país, incluidos los militares. Es una buena muestra de la hipocresía de un país que se presume republicano pero cuya aristocracia monárquica y oligarquía medran y roban con la misma impunidad que los fascistas españoles o la plutocracia holandesa y alemana.

Meirás: el macroexpolio de la camada criminal Franco
El anuncio de que la fascista Fundación Francisco Franco gestiona desde hace meses las visitas al Pazo de Meirás y la confirmación por parte de la entidad de que empleará esta "excelente oportunidad" para hacer apología de la dictadura que al servicio de la monarquía tiránica y criminal borbónica y del castrado y tarado verdugo fascista han devuelto el inmueble y su historia a la actualidad de una España anacrónica, corrupta y miserable. La institución franquista no sólo presume del legado del rastrero traidor, sino que dibuja un relato que habla de la construcción como una "generosa donación" del pueblo gallego con su habitual indecencia, obviando las numerosas investigaciones que acreditan las presiones, los descuentos en las nóminas de funcionarios públicos, las amenazas o las patrullas supervisadas por los asesinos cobardes de la Falange que acudían a las casas a solicitar aquellas supuestas "suscripciones voluntarias" en plena represión y genocidio borbónico.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada