dijous, 31 d’agost de 2017

Imputan a un exjefe de la Patrulla Verde, a sueldo de Cursach

Antoni Mesquida, un exjefe de la Patrulla Verde, la unidad de la Policía Local de Palma fiscalizadora de los locales de diversión, declaró ayer en calidad de imputado ante el juez Manuel Penalva y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán, por supuestamente haber estado a sueldo del encarcelado empresario de la noche Bartolomé Cursach. La fiscalía no pidió medidas cautelares para el investigado. Mesquida, defendido por Juan Roig, fue interrogado en una parte de la macrocausa que sigue bajo secreto sumarial. Foto: Antoni Mesquida, en el centro, ayer en los juzgados de Vía Alemania. M. Ollés

Mesquida ya había prestado declaración en esta causa ante los investigadores de la Policía Nacional, pero hasta ayer no había sido requerido sobre las acusaciones que pesan contra él de prevalerse de su cargo en la Patrulla Verde para beneficiar descaradamente los negocios de Cursach y, por el contrario, perjudicar a la competencia del magnate de la noche.

Mesquida aparece varias veces en el auto de prisión de Cursach. En dicha resolución, uno de los testigos asegura que el subinspector de policía ayer encausado "trabajaba de forma descarada para el Grupo Cursach, haciendo desaparecer denuncias y sanciones" que afectaban a los negocios de la empresa. En lo que respecta a pagos recibidos en especie por el exinspector de la Policía Local, y luego trabajador del Grupo Cursach, Antonio Bergas Monserrat (también imputado), y Mesquida, el auto recoge que merece "especial atención" la declaración prestada por otro testigo, que aseguraba que se dejaba "entrar gratis en locales de la zona de Calvià a determinados agentes de la Guardia Civil".

Además, el auto indica que el control que ejerce Cursach sobre la Policía y sus mandos ha sido corroborado indiciariamente: "El sr. Cursach ejercía un control absoluto, entre otros, sobre Mesquida, Gabriel Torres, Antonio Bergas (cuando aún era policía local) y otros mandos policiales (algunos encausados y otros no), y también, según relatan, sobre José María Rodríguez (el exsecretario general del PP de Balears y también encausado)".

El documento relata que "Mesquida se servía de otros integrantes la Patrulla Verde, que al igual que él no tenían escrúpulos y prescindía de los miembros que hacían su trabajo con honestidad y ello era para manejar las inspecciones en los locales de manera arbitraria y sobre todo para beneficiar al Grupo Cursach". "El acoso al declarante y a sus negocios fue constante, prácticamente a diario, que Mesquida obedecía las órdenes que sin lugar a dudas recibía de Bergas que trabajaba para Cursach, aunque en realidad quien daba las instrucciones era Tolo Sbert" (en prisión preventiva y mano derecha de Bartolomé Cursach).

El auto judicial también sostiene que Mesquida, tras ser cesado como jefe de la Patrulla Verde, fue destinado a la comisaría de la Playa de Palma, donde habría seguido supuestamente beneficiando a los negocios de Bartolomé Cursach en esa zona de la ciudad. El ayer imputado afirmó en anteriores declaraciones que existía una cúpula de control de la Policía Local de Palma formada por José María Rodríguez y Álvaro Gijón como políticos y una serie de mandos, entre ellos Antoni Vera (imputado), escogidos por su afinidad a los anteriores.

Otros antiguos responsables de la Patrulla Verde aparecen imputados en el sumario por cargos similares y algunos han sido detenidos y enviados a prisión, informa Diario de Mallorca.

Cursach machacó a un hotel que le había denunciado por ruido
Un antiguo jefe de mantenimiento del Grupo Cursach declaró ayer ante el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán que el encarcelado empresario Bartolomé Cursach machacó al hotel Neptuno, que hace muchos años le denunció por el ruido que causaba la discoteca Megapark, lindante con el establecimiento hotelero. El testigo protegido también aseguró que Cursach tenía comprados a numerosos técnicos y funcionarios de los Ayuntamientos de Palma y Calvià y de varias consellerías que toleraban las múltiples irregularidades de sus locales o legalizaban a posteriori todos los abusos y obras sin licencia.

Mossos, GC y PN recibieron la alerta de la CIA el 25 de mayo
Jueves, 25 de mayo. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos contactaron con los Mossos d’Esquadra para transmitirles una información confidencial y muy relevante: los indicios recabados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en sus siglas en inglés) que apuntaban a que el Estado Islámico (ISIS) planeaba atentar este mismo verano en «zonas turísticas muy concurridas» de Barcelona, y «específicamente en la Rambla».

Vicenç Navarro: La politización del dolor de las víctimas del terrorismo
A raíz del ataque terrorista en Barcelona y en otros centros urbanos y pueblos de Catalunya, hemos visto durante estos últimos días varios hechos que merecen destacarse. Uno es el espíritu de solidaridad, auténticamente ejemplar, entre las distintas culturas existentes en Catalunya, que alcanzó su máxima expresión cuando en Ripoll se pidió que fuera Hafida Oukabir, la persona musulmana hermana de dos de los terroristas (uno muerto y el otro en prisión), la que resumiera el sentir del dolor y del rechazo hacia el terrorismo que la población de Ripoll sentía.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada