dissabte, 26 d’agost de 2017

Los curas con hijos deberán responsabilizarse de ellos

"El bienestar del niño es primordial. El sacerdote debe asumir sus responsabilidades personales, legales, morales y financieras". Esta frase forma parte de una normativa aprobada en mayo en Irlanda que se acaba de hacer pública. Con ella, los obispos de este país rompen uno de los techos de cristal más polémicos en la secta católica a lo largo de más de un milenio: los hijos secretos de los curas. Y es que el celibato sacerdotal no es, ni mucho menos, una norma creada por el inexistente y ficticio Jesusito o sus imaginarios apóstoles de los cuentos de la secta. De hecho, once de los doce apóstoles (todos, salvo Juan), estaban casados, según los falsos relatos de sectas gnósticas, 4 de los 220 conocidos por Ireneo de Lyon (c.180 dne.) y seleccionados en Nicea hacia el año 325 dne. por la secta, y que son los evangelios "ortodoxos" con sus debidas falsificaciones y manipulaciones. Foto: Reunión en 2010 del criminal Ratzinger con los obispos irlandeses en el Vaticano.

Con el paso de los siglos, cuestiones patrimoniales y de poder llevaron a la institución a prohibir el matrimonio de los sacerdotes. Pero no fue hasta el Concilio de Trento, en 1563, cuando se vetó la ordenación sacerdotal a personas casadas mientras la secta asumía el poder administrativo del reino y los curas hacían de registradores como de médicos, quemando a la competencia por hechicería y requisando sus propiedades.

Eso solo en la Iglesia católica, la más criminal, degeneada y anacrónica de las sectas 'cristianas': ortodoxos, anglicanos y buena parte de las iglesias protestantes permiten a los sacerdotes formar una familia. Un cura ha de ser célibe y negarse a mantener relaciones sexuales durante toda su vida. La teoría, sin embargo, no ha impedido que durante siglos hayan nacido millones de hijos de sacerdotes en todo el mundo. Durante el franquismo, se hablaba mucho en España de los "sobrinos" del párroco, pero en la mayor parte de los casos los hijos de los curas en activo eran abandonados en instituciones de caridad o simplemente escondidos.

Tras el Concilio Vaticano II, cuando se estuvo a punto de hacer voluntaria la norma del celibato –una promesa, no un voto, como en el caso de los religiosos y frailes–, muchos clérigos abandonaron el sacerdocio y formaron una familia. Según la Federación Española de Curas Casados, en la actualidad existen alrededor de 450.000 sacerdotes casados, que han formado una familia y que, en su práctica totalidad, han debido abandonar el sacerdocio.

Sin embargo, la situación más complicada es la de aquellos sacerdotes que, sin dejar el clero, incumplen el sexto mandamiento ("no cometerás actos impuros") y mantienen relaciones, algunas de las cuales culminan con el nacimiento de un bebé. Hasta la fecha, al menos en público, ninguna diócesis había hecho nada por el futuro de esos hijos y sus madres.

Ahora, los obispos irlandeses han creado pautas detalladas para asegurar "el bienestar" de los hijos de los sacerdotes y las madres de los pequeños. En la normativa, aprobada en mayo pero que ha visto la luz tras la publicación de un informe del Boston Globe (el diario que destapó el escándalo Spotlight sobre abusos sexuales), se insiste en que "el sacerdote debe asumir sus responsabilidades personales, legales, morales y financieras". El documento también afirma que "es importante que la madre y el niño no queden aislados o excluidos".

La nueva normativa ha sido aprobada gracias el empeño de un psicoanalista irlandés, Vincent Doyle, quien siendo adulto descubrió que era hijo de un cura. Con la ayuda del arzobispo de Dublín, Diarmud Martin, Doyle lanzó la web Coping International, que ofrece recursos jurídicos y civiles para los hijos de los sacerdotes y sus familias. "Nuestro objetivo es eliminar el estigma que nos acompaña y educar a ese grupo de la población sobre los problemas emocionales y psicológicos que con frecuencia acompañan el silencio sobre su situación", apunta Doyle. En apenas unos meses, la web ha sido visitada por decenas de miles de personas en 175 países.

Sin embargo, para Doyle, la prioridad no es determinar cuántos hijos de curas existen en el mundo, sino "la salud mental de los niños que están sufriendo". "Si yo hubiera sido el único, la Iglesia debió haber hecho algo al respecto. Obviamente no soy el único, ¿y qué ha hecho la Iglesia?", sostuvo. Aunque Bergoglio no se ha pronunciado sobre este tema en concreto, siendo arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio aseguró en 2010 que si uno de sus sacerdotes le confesaba que tenía un hijo, le respondería que sus obligaciones "superaban su vocación". En consecuencia, escribía en el libro Sobre el cielo y la Tierra, el clérigo "debe dejar el ministerio y cuidar del hijo, aun si decide no casarse con la mujer".

En la famosa exhortación Amoris Laetitia, publicada en 2016, Francisco recuerda que "si un niño viene a este mundo en circunstancias indeseadas, los padres y otros miembros de la familia deben hacer todo lo posible por aceptar a ese hijo como un regalo de Dios, y deben asumir la responsabilidad de aceptarlo con ternura y afecto". El dictamen de los obispos irlandeses resulta especialmente relevante, dado que Francisco presidirá en Dublín el próximo verano el Encuentro Mundial de las Familias, donde probablemente el papa pueda encontrarse con algunos hijos de sacerdotes.

En este punto, monseñor Martin reconocía la responsabilidad de los sacerdotes católicos con hijos. En una entrevista con Independent.ie, el arzobispo de Dublín afirmaba que estos curas "deben asumir la responsabilidad" de sus hijos y, refiriéndose a su encuentro con algunos vástagos de esos sacerdotes, afirmó "entender que están pasando por la búsqueda normal de su propia identidad y por la necesidad de saber algo sobre su propia identidad personal", informa eldiario.es.

EEUU: Uno de los curas depredadores, en libertad
Era el prototipo de cura moderno según beatas idiotas y clerigalla degenerada. Guapo, carismático, con melena. Ayudaba a los drogadictos y defendía a los homosexuales. Nadie hubiera podido imaginar que Paul R. Shanley era uno de los depredadores de menores más terribles de la Iglesia católica. Su nombre fue uno de los primeros en ser descubiertos cuando The Boston Globe publicó una investigación que acabó implicando a centenares de sacerdotes en el escándalo Spotlight.

Vídeo completo de “No abusarás. El mandamiento negado en la Iglesia de Francisco”
El documental argentino “No abusarás. El mandamiento negado en la Iglesia de Francisco”, que revela la política hipócrita y la complicidad del Estado del Vaticano en el encubrimiento de las denuncias contra los sacerdotes que cometieron abusos sexuales contra niños y adolescentes. En apenas media hora, el documental No Abusarás expone no sólo los testimonios de víctimas que fueron sometidas a vejaciones sexuales por parte de curas, sino que se adentra en los mecanismos de doble filo desplegados por los altos jerarcas de la iglesia, con el papa Francisco a la cabeza, para que las denuncias no lleguen a la justicia y así no tengan repercusión pública.

El boicot informativo a los Mossos, obra del nazi Fernández
La descoordinación entre los cuerpos policiales que ha salido a la luz tras los atentados yihadistas en Catalunya tiene su origen en el bloqueo informativo al que Interior sometió a las fuerzas de seguridad durante el mandato de Fernández Díaz. De esa época de 'brigada política' y Operación Cataluña queda un protagonista: José Luis Olivera, actual director del CITCO y antes jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista que bloqueó el acceso de los Mossos a las bases de datos. Foto: Olivera, en la entrevista en el que anunció el próximo fin del Daesh (Estado Islámico).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada