dimecres, 13 de setembre de 2017

8 años de prisión para un monitor de los Maristas

La Audiencia de Barcelona ha condenado a ocho años de prisión y ocho de libertad vigilada a Terenci Gabernet Zapata, monitor de comedor de la escuela de los Maristas de Sants-Les Corts acusado de abusar sexualmente de cuatro menores pero juzgado ahora por difusión de pornografía infantil. Gabernet está a la espera de ser juzgado también por el abuso a las alumnas del colegio donde hizo practicas y en el que se enfrenta a otros 16 años de cárcel. Foto: Libertad provisional para el cura de la diócesis de Tortosa Juan Alonso Bonals acusado de abuso sexual y prostitución de menores.

El acusado reconoció durante el juicio, celebrado el pasado mes de julio, haber descargado fotos y vídeos de menores desnudas y en actitudes de sexo explícito, aunque precisó que era para “consumo propio”. El tribunal ha impuesto a Gabernet la máxima pena prevista por este delito, no sólo por la "abrumadora" cantidad de pruebas contra él, sino también, por la gran cantidad de material informática incautado y porque en los archivos difundidos aparecen menores de 16 años practicando sexo, usando la "violencia física explícita" y, en definitiva, revisten un "caráter particularmente degrandante o vejatorio". De ahí que se le imponga la pena reclamada por el Ayuntamiento de Barcelona, que ha ejerce de la acusación popular.

Los Mossos d’Esquadra hallaron en diciembre del 2015 en el ordenador de Gabernet un total de 4.302 fotos y 195 vídeos en los que aparecen menores de edad, en su mayoría niñas de entre 12 y 15 años, desnudas, mostrando los genitales, en actitud erótica o incluso atadas o practicando sexo con animales. Un juzgado de Barcelona ya estaba investigando por abusos sexuales este monitor de comedor, de 31 años, que trabajaba en la sede que el colegio de los Maristas tiene en la calle Antoni Capmany de Barcelona, dedicada a la enseñanza infantil y primaria. El acusado había estudiado para ser monitor en la Fundació Pere Tarrés cuando se le asignaron prácticas en esa escuela.

La policía lo detuvo poco después, a finales del 2015, por presuntamente haber abusado de algunas alumnas menores de edad. Durante la investigación se descubrió que guardaba en el ordenador fotos de menores y fue arrestado de nuevo en julio del 2016. Tras su segunda detención en un camping nudista, se le incautó un lápiz de memoria con 640 fotos de naturaleza sexual.

La sentencia declara provado que el acusado “participó” entre el 2014 y el 2016 en una red de intercambio de archivos fotográficos y vídeos en el que aparecían menores, en gran parte niñas de entre 12 y 15 años, en desnudos o en “actitudes sexuales explícitas”, en algunos casos, incluso, con adultos. Gabernet, además, mantuvo con otras personas conversaciones en la que trataba el tema y realizaban intercamhio de archivos de contenidos pornográfico. Los investigadores han contabilizado que mantuvo conversaciones con más de 180 usuarios de la red.

Denuncias contra los Maristas

Los Mossos detuvieron a Terenci Gabernet a finales del 2015, pero el caso no salió a la luz hasta febrero del 2016, al destapar EL PERIÓDICO el escándalo de pederastia en los Maristas. Exalumnos de tres escuelas presentaron 43 denuncias contra 12 docentes y el monitor. Aunque tres de los denunciados confesaron a este diario, casi todos los casos se han archivado por la prescripción del delito. Queda abierto el del exprofesor Joaquim Benítez.

Libertad provisional para el cura de la diócesis de Tortosa acusado de abuso sexual y prostitución de menores

El juzgado de instrucción número 4 de Amposta ha dejado en libertad provisional al cura de la diócesis de Tortosa que fue arrestado en Honduras por los presuntos delitos de abusos sexuales y prostitución de menores. Tras tomarle declaración durante cerca de una hora este miércoles, la juez ha acordado diversas medidas cautelares como la retirada del pasaporte, la prohibición de salir del país y la prohibición de comunicación y aproximación a menos de 500 metros del menor durante un año, según informó el TSJC.

Juan Alonso Bonals, de 52 años, está investigado por los presuntos delitos de abusos sexuales a menor de 16 años, prostitución de menores y contacto con menores a través de medios telemáticos con fines sexuales. Además de Alonso, hay otros diez investigados por esta causa. El cura fue detenido el pasado 31 de agosto en Honduras, donde estaba de misionero desde el verano pasado. Los hechos habrían ocurrido hace dos años en las Tierras del Ebro, cuando era sacerdote de la parroquia de Alcanar

Este miércoles por la mañana, Juan Alonso ha llegado en un coche patrulla de los Mossos procedente de la prisión de Mas d'Enric, en El Catllar (Tarragona). El sacerdote fue arrestado hace dos semanas en Honduras, donde hacía de misionero desde el verano pasado, después de que el juzgado de instrucción número 4 de Amposta emitiera una orden de búsqueda y extradición contra él. El juzgado recibió una denuncia el pasado mes de abril y ya ha tomado declaración a diez investigados más en el caso, seis de los cuales fueron detenidos.

Actualmente, todos se encuentran libertad. En julio, se archivó provisionalmente la causa contra uno de los investigados, que es agente de los Mossos. Todo apunta a que algunos de estos individuos habrían contactado con el menor, que ahora tendría dieciséis años, a través de webs de contactos, informa La Vanguardia.

Detenido en Honduras un cura de Tortosa acusado de abuso sexual
Un sacerdote de la diócesis de Tortosa ha sido detenido por la policía de Honduras en cumplimiento de una orden internacional de búsqueda, captura y extradición hecha por el juzgado número cuatro de Amposta. El detenido es Joan Alonso Bonals, quien se encontraba en el país sudamericano desde hacía un año haciendo de misionero. Los delitos que se le imputan al religioso de 52 años son abuso sexual, prostitución y corrupción de menores. Bonals llevaba un año en Honduras haciendo de "misionero", es decir, violador con bula y aura de hipócrita santidad.

El panfleto nazicatólico de Bergoglio que justifica a sus pederastas: 'Le perdono, padre'
El cura capuchino Joël Allaz, como tantos otros mafiosos degenerados de la secta criminal vaticana, abusó sexualmente de un niño durante cuatro años, cada semana, y ese niño, que entonces tenía ocho años, ha escrito un panfleto financiado por la propia secta en que Daniel Pittet no ajusta cuentas con su verdugo, sino todo lo contrario: Le perdono, padre supone una absolución del violador y de todos los pederastas de la Iglesia católica, que trata de limpiar su imagen criminal con esta porquería indecente y el soborno a la entonces víctima y hoy un pederasta más.

Víctima de abusos en un seminario: "No voy a permitir que la Iglesia se ría de mí otra vez"
F.J. denuncia que el Obispo de Astorga no ha hecho cumplir la condena por pederastia del sacerdote que abusó de él y varios menores. José Manuel Ramos Gordón, condenado en mayo de 2016 a un año de expulsión, ha seguido oficiando misa y recibió un homenaje (foto) de la mafia nazicatólica.

4.500 víctimas de pederastia de la Iglesia católica en Australia
Casi 4.500 personas han denunciado abusos sexuales a menores perpetrados por miembros de la secta criminal vaticana en Australia entre 1980 y 2015, según un informe presentado este lunes en el inicio de una nueva tanda de audiencias de la comisión que investiga los delitos de los abusadores protegidos y ocultos por la organización mafiosa fascista.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada