dijous, 14 de setembre de 2017

Cursach sobornó con dinero y champán a funcionarios de Cort

El juez Penalva investiga si el empresario Bartolomé Curach, privado de libertad desde hace más de seis meses, sobornaba a funcionarios del área de Urbanismo de Cort, pagándoles billetes de 500 euros y regalándoles lotes de botellas de champán francés, en concreto de la conocida marca Moët Chandon. Según la investigación, no era el empresario quien personalmente realizaba estos regalos, supuestamente para conseguir un trato de favor dentro de este área municipal, sino que para ello utilizaba a sus dos ejecutivos, Bartolomé Sbert y Tolo Vergas. El enlace era un celador municipal jubilado, encargado de revisar obras, que era quien presuntamente entregaba el dinero y el champán a sus compañeros, que tenían muy claro que estos regalos los enviaba el Grupo Cursach.

El empresario, junto a sus dos ejecutivos y el celador, han sido incluidos en un nuevo caso, hasta ahora secreto, que deriva de la pieza principal sobre la trama de corrupción en la Policía Local. El juez Penalva ha abierto dicha pieza por un presunto delito de cohecho, porque entiende que estas maniobras para conseguir manejar a los funcionarios de Cort nada tienen que ver con las actuaciones supuestamente corruptas de los policías locales investigados.

Para sostener la afirmación de que el empresario sobornaba a estos trabajadores del Ayuntamiento de Palma los investigadores cuentan con varias confesiones. Una de ellas es especialmente significativa. Una jefa de sección del área de disciplina urbanística de Cort, que se encarga de controlar las obras que se realizan en Palma, confesó ante el magistrado y el fiscal Subirán que había aceptado un sobre con un billete de 500 euros y varias botellas de Moët Chandon. Ha devuelto el dinero y el champán, y debido a la colaboración que ha mostrado en la investigación, se le levantó la condición de investigada para pasar a ser testigo.

Esta trabajadora de Cort explicó que quien le entregó el dinero fue un celador de obras, ya jubilado, que era la persona de enlace entre Cort y el Grupo Cursach. Este funcionario aparece en numerosas conversaciones telefónicas intervenidas a los implicados en la investigación. El juez citó a declarar hace varias semanas al celador jubilado. Aunque negó todas las acusaciones, no pudo dar una versión razonable del motivo por el que Cursach, Sbert y Vergas disponían de su número telefónico particular. En las conversaciones se habla de sobres y de dinero, y también se nombra a la funcionaria que ha confesado que aceptó este soborno. La trabajadora municipal señaló que fueron varias las veces que le ofrecieron dinero, pero que una única vez aceptó el soborno.

Los investigadores han recogido, además de la confesión de esta funcionaria de Urbanismo, la declaración de otros trabajadores municipales que han relatado los regalos que se ofrecían desde el Grupo Cursach. Una administrativa de Cort ha declarado que le ofrecieron dinero para acelerar las gestiones a favor de los negocios del empresario. Ella dijo que nunca aceptó estos sobres, pero sí un pase VIP, a nombre de su marido, para que acudiera gratis al gimnasio Megasport.

Por otra parte, varios mandos policiales también han relatado a los investigadores que Cursach enviaba cada final de año cestas de Navidad, llenas de productos de primera calidad, valoradas en unos 500 euros. Ningún responsable de la Policía la devolvió, informa Diario de Mallorca.

Caso Cursach: "Tú eres un presidente comprado y yo te marco"
El Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional ha aportado al juez Manuel Penalva el testimonio de varias personas y un rosario de pinchazos telefónicos que acreditarían la total dependencia orgánica y económica del Grupo Cursach de la patronal de salas de fiestas de Balears-Abone, presidida por el imputado Jesús Sánchez Riutort. En una de las conversaciones intervenidas a Bartolomé Sbert, en prisión y número dos del Grupo Cursach, le espeta a Sánchez que es un "presidente comprado", a sueldo del holding y que él le va marcar de cerca sus actividades.

La mafia del PP valenciano: empresas, instituciones y billetes de 500
El PP de València era una verdadera mafia, recaudando dinero para la campaña electoral y el beneficio personal de la banda fascista y criminal monárquica. Siguiendo la máxima de que las elecciones en la Comunitat Valenciana se ganan por la capital, la agrupación municipal se convirtió en una verdadero polo de atracción de recursos para la candidata Rita Barberá.

Lezo: La Fiscalía pidió imputar a Gallardón y Moix lo frenó
La ‘operación Lezo’ implica a Alberto Ruiz-Gallardón. No se trata de investigaciones periodísticas, sino de las peticiones de la Fiscalía Anticorrupción. Este organismo pidió el pasado mes de noviembre la imputación del expresidente de la Comunidad de Madrid por la compra en 2001 de la filial del Canal de Isabel II Inassa.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada