divendres, 1 de setembre de 2017

EEUU confirma que alertó a los Mossos

El 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, y el 'major' de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, se han visto forzados este jueves a reconocer que la policía catalana sí recibió el 25 de mayo una alerta sobre el riesgo de que el Estado Islámico (EI) atentara este verano contra zonas turísticas de Barcelona, «específicamente en la Rambla». Ambos negaron, en cambio, que esta advertencia procediera de la CIA, con el conocido argumento de que los Mossos no tienen relación con los servicios de inteligencia. Pero el documento adelantado este jueves por EL PERIÓDICO, cuyo original se reproduce íntegramente en esta misma página, pone de nuevo en tela de juicio la versión oficial de la Generalitat: EEUU confirmó por escrito el pasado 21 de agosto, solo cuatro días después del atentado, que el 25 de mayo había informado a los Mossos de que la Rambla era objetivo del terrorismo yihadista este verano.

Como relatábamos, el autor de este comunicado es el National Counterterrorism Center (NCTC), creado en EEUU tras los atentados del 11-S en Nueva York y Washington para coordinar la información sobre la amenaza yihadista que recopilan los agentes de la CIA, el FBI, la NSA y muchas otras agencias federales de información. Este mando antiterrorista canaliza además el intercambio de información confidencial con los servicios análogos de otros países, que en el caso de España son el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

El CITCO fue justamente el órgano que, a través de un correo electrónico cifrado y fechado a las 14.49 horas del 21 de agosto, recibió esta comunicación del NCTC. El documento, clasificado como «secreto», viene precedido por un enunciado muy elocuente: «Texto de la nota enviada a los Mossos el 25 de mayo». En una breve introducción, el NCTC expone al CITCO que «lo que sigue es el texto de la nota que nuestro servicio envió a los Mossos el 25 de mayo del 2017».

Y, a renglón seguido, el mando antiterrorista de EEUU reproduce textualmente la nota que, a partir de la información recabada por la CIA, remitió a la policía catalana en la citada fecha. Un aviso que, citando «información no corroborada de veracidad desconocida», indicaba que «el Estado Islamico de Irak y ash-Sham (ISIS) estaba planeando «llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra zonas turísticas muy concurridas en Barcelona, España, específicamente en la calle La Rambla».

La comunicación del NCTC con el mando antiterrorista español constituye, así, la prueba irrefutable de que la CIA sí era la fuente original del aviso sobre la Rambla que los Mossos finalmente reconocen haber recibido el 25 de mayo, aunque sigan negando que procediera de la inteligencia estadounidense. Por lo demás, fuentes de la lucha antiterrorista española confirmaron ayer que ese mismo informe, obra de EEUU, les llegó también el 25 de mayo. ¿Cómo se puede sostener, sin caer en el absurdo, que el CITCO y los Mossos recibieron dos informes calcados, exactamente el mismo día, pero que el primero partía de la CIA y el segundo no?

Era lógico que la policía de la Generalitat recibiera la advertencia sobre la Rambla, pues suya es en exclusiva la responsabilidad sobre la seguridad ciudadana en Catalunya. Ahora bien, ante la pertinacia con la que los Mossos niegan tener contacto con las agencias de inteligencia, cabe la duda de si fue una excepción. Pero dos comunicados precedentes que obran en poder de este diario demuestran justamente lo contrario.

Al día siguiente del atentado yidahista del pasado 22 de marzo en Londres, que se saldó con cuatro muertos y decenas de heridos, EEUU alertó a las autoridades españolas de «un posible ataque planeado en Barcelona». La nota del NCTC consignaba una serie de mensajes sospechosos captados en Twitter y concluía que, «como este memorándum incluye información de una posible amenaza en Barcelona», iba a ser proporcionado al CNI, la Guardia Civil, la Policía Nacional, el CITCO y, en el original en inglés, «the Mossos d’Esquadra».

Si así figuraba en el cable remitido el 23 de marzo, en otro enviado el día siguiente se hacía una referencia a información recopilada por el FBI y a ciertos hechos acontencidos en torno a la estación de Sants de Barcelona. La conclusión del documento del NCTC era la misma que el de la víspera: al poder entrañar alguna amenaza para Barcelona, el contenido de esta información sería compartida con los Mossos d’Esquadra. Todas estas evidencias relativizan el aislamiento internacional de la policía catalana que denuncian algunos mandos y el Govern. Y revelan que no son infrecuentes los contactos de los Mossos con las agencias de inteligencia internacionales, informa El Periódico.

El Govern admite alertas sobre la Rambla pero no de la CIA
“No tenemos relación con la CIA”, así de contundentes se han mostrado tanto el conseller de Interior, Joaquim Forn, y el Major dels Mossos, Josep Lluís Trapero, en una comparecencia para desmentir que la agencia de inteligencia norteamericana avisara a la policia catalana de un atentado en la Ramblas. Ahora bien, Forn sí que ha reconocido alertas de atentado en las Ramblas de “baja credibilidad” que provenían de “otras fuentes”.

Satty fue vigilado por radical en prisión
El seguimiento que se realizó a Abdelbaki Es Satty, presunto cerebro de los atentados en Barcelona y Cambrils, en el centro penitenciario de Castellón I, donde cumplía condena por tráfico de drogas, se confirma ahora con una nota interna de prisiones informando que el imán de Ripoll había sido investigado por su supuesto «carácter radical salafista». El preso figuraba en los ficheros FIES, concretamente al grupo C, donde se incluye a los presos susceptibles de radicalización. El juez que evitó su expulsión desconocía esta información.

Un inspector captador de confidentes es asesor de Zoido
El inspector del Cuerpo Nacional de Policía que se reunió con el ministro del Interior 48 horas después de los atentados de Barcelona y Cambrils reveló su agenda de reuniones a un potencial confidente. El ex secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) José Manuel Sánchez Fornet afirmó el pasado 21 de agosto "el imán huele a confidente policial o del CNI que apesta", en referencia a Abdelbaki Es Satty quien, según los Mossos d'Esquadra, sería el jefe de la célula salafista que atentó en Barcelona y Cambrils y murió en la explosión de Alcanar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada